La pesadilla de ser "un ángel de Victoria's Secret"

Una modelo contó los niveles de exigencia "casi inhumanos" que impone la marca
Durante casi cinco años la modelo profesional Erin Heatherton formó parte del staff de Victoria's Secret, la reconocida marca estadounidense de lencería. En 2013, la modelo se desvinculó de la compañía sin motivos aparentes y no fue sino hasta hace algunos días atrás que decidió contar la verdad acerca de su renuncia: la pesadilla de ser "un ángel" (como se las llama comúnmente a estas mujeres).

En una entrevista a la revista Motto, Heatherton contó que el nivel de exigencia que les pedían los productores del desfile era casi inhumano. "En los dos últimos desfiles que hice para Victoria's Secret me dijeron que tenía que perder peso. Y yo me los quedé mirando como diciendo, ¿esto es en serio?", explicó en la entrevista con Motto y según publicó el diario español El País.

Ahora, con 27 años, y todavía trabando dentro del mundo de la moda, la modelo no se guardó nada y es de las primeras que cuenta parte de la interna de la marca que mantiene cierto secretismo para evitar críticas, aunque en 2011 la modelo Adriana Lima fue de las primeras en exponer los patrones de dieta de estas modelos y generó un escándalo.

"Me deprimí muchísimo porque estaba trabajando muy duro y sentía que mi cuerpo se estaba resistiendo”, dice Heatherton en la entrevista. Y relata que cuando se enfrentaba a un plato de comida se decía a si misma: “Quizá lo mejor será no comer y punto".

"No podía salir ahí fuera, mostrando mi cuerpo y a mí misma a todas esas mujeres que me ven como un referente, y decirles que se trata de algo muy fácil y simple y que todo el mundo puede hacerlo", dijo también.

Según El País de Madrid, la dieta de estas modelos en las semanas previas al desfile anual de Victoria's Secret se reduce a una base debatidos de proteínas, vitaminas, suplementos dietéticos y cuatro litros de agua al día.