La polémica por las ocupaciones se coló inesperadamente en la OIT

PIT-CNT defendió el derecho de huelga y los empresarios respondieron

Nada hacía esperar que la polémica por el ejercicio del derecho de huelga y las ocupaciones de los lugares de trabajo, un tema que divide a empresarios y sindicatos, fuera planteada en la 106° asamblea de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que tiene lugar en Ginebra.

Ello porque a principio de mayo se había acordado una tregua entre el gobierno, las cámaras empresariales y el PIT-CNT justamente para que la situación uruguaya no fuera tratada por el organismo internacional. El acuerdo fue que los empleadores dejarían en espera la queja presentada ante la OIT para que Uruguay no fuera incluido por el momento en la llamada "lista negra" de países que no respetan derechos laborales y libertades sindicales.

A cambio, el gobierno aceptó convocar a expertos de ese organismo para que analicen y emitan un diagnóstico sobre el reclamo de los empresarios que se mantiene en la órbita de la organización internacional.

Este lunes el presidente Tabaré Vázquez defendió la negociación tripartita en los Consejos de Salarios "como instrumento fundamental para construir un mundo del trabajo que sirva a todos".

Además, el mandatario destacó que en las negociaciones tripartitas que se celebran en Uruguay se definen los salarios, la salud laboral, las condiciones de trabajo y cuestiones referidas a la formación profesional. También sostuvo que gracias a esa forma de negociación "ha mejorado el salario real de los trabajadores (...) mejoró la calidad del empleo y su formalización, especialmente entre las mujeres", al tiempo que "creció en 60% la afiliación a la seguridad social".

Ese discurso fue avalado por el representante del PIT-CNT, Fernando Gambera, que el lunes pidió la palabra en la reunión de la Comisión de Aplicación de Normas. Pero el dirigente fue un poco más allá y también defendió el derecho de huelga. "No va a haber una gobernanza tripartita si no se reconoce el derecho de huelga como la única herramienta de los trabajadores para dar su lucha frente a las fortalezas que tienen los gobiernos y los empleadores", dijo el representante del PIT-CNT.

Si esa medida sindical no se reconoce, afirmó Gambera, "va a ser muy difícil que se construya democracia", haciendo referencia a las diferencias con los países de la región. Rápidamente el sector empresarial salió al cruce. Este martes el asesor de la Cámara de Comercio Juan Mailhos dijo a radio Carve que el discurso del presidente Vázquez fue "correcto".

"Me pareció que el presidente estuvo a la altura de las circunstancias", comentó Mailhos.

Sin embargo, no cayó bien que Gambera hablara de que Uruguay "cumple con todos los convenios internacionales". Eso llevó a que Mailhos también pidiera la palabra en Ginebra y recordara que Uruguay tiene un caso abierto por incumplir el convenio 98 (sobre negociación colectiva) y recomendaciones del Comité de Libertad Sindical.

"Acá se trajo una discusión que nosotros no queríamos tener ni queríamos explicitar y tuvimos que reaccionar a ello", afirmó Mailhos. En sus declaraciones a Carve, añadió que en otros países no existen ocupaciones porque se ven como una "afectación" al orden público y al derecho de propiedad. "No hay ninguna ocupación que no sea con violencia, por lo menos habrá violencia psicológica o intelectual. Es como si yo me meto en el living de cualquier casa a ver el partido y me sirvo un whisky. No hay violencia, ¿pero será bueno que yo entre como perico por mi casa, me siente y prenda la tele en el canal que me gusta?", se preguntó Mailhos.

Del mismo modo, Sonia Regenbogen, representante de la Organización Internacional de Empleadores (OIE), recordó que si bien el caso uruguayo no fue incluido, es de interés del sector empleador mundial que el asunto se solucione. De lo contrario, se impulsará que el caso vuelva a considerarse en el ámbito internacional.


Populares de la sección