La Policía asegura el uso legal del nuevo sistema de espionaje

Interior centralizará las intervenciones telefónicas, de redes y de email

La compra por parte del Ministerio del Interior de tecnología para realizar escuchas telefónicas, revisar email e intervenir redes sociales, desencadenó la sospecha sobre el uso que se le pueda dar por su capacidad para espiar a ciudadanos. Sin embargo, desde esa secretaría de Estado se aseguró a El Observador que “no hay riesgo” de que haya interceptaciones ilegales ya que todas se realizan con autorización judicial.

El sistema adquirido en forma directa y dentro del rubro de gastos reservados, tendrá capacidad para vigilar, en tiempo real, las conversaciones de 800 celulares y 200 teléfonos fijos. Habilita a crear cuentas espejo de hasta 100 usuarios de email y puede monitorear hasta tres redes sociales.

El diario El País, informó ayer que la compra de “El Guardián”, por casi US$ 2 millones, fue adquirido a la compañía brasileña Digitro Tecnología que hará el mantenimiento por otros US$ 200 mil anuales. Según la web de esa firma, el sistema dispone de diversas funciones que facilitan el proceso de una investigación. Entre ellas está la capacidad de almacenar información y hacer una búsqueda inteligente de los datos recabados. Puede cruzar información. Su uso es seguro y posibilita la realización de auditorías para controlar su utilización.

La resolución presidencial que autorizó la compra, afirma que “el nuevo sistema permitirá desarrollar con eficacia una tarea de importancia en la investigación de delitos complejos, logrando así una mejor gestión en la Seguridad Pública”.

Desde el Ministerio del Interior, se informó a El Observador que hay 21 unidades ejecutoras capaces de hacer interceptaciones legales. La idea es centralizar las pesquizas en un sólo lugar, a dónde lleguen todas las órdenes judiciales.

Otras fuentes del Ministerio del Interior consultadas por El Observador, lo más importante a la hora de registrar una llamada, no es necesariamente escuchar todo lo que se está hablando, lo que requeriría de un enorme esfuerzo humano porque son cientos y cientos de horas de grabación las que deben ser escuchadas. Por eso, los especialistas afirman que hay que concentrarse en palabras clave.

La fuente destacó que todas las intervenciones telefónicas que realiza la Policía, cuentan con la autorización de la Justicia y la participación de técnicos de las empresas telefónicas. Y se realizan controles. De hecho, un funcionario de una empresa de telefonía celular fue procesado por avisarle a un narcotraficante que estaba siendo interceptado. A cambio le cobraba con droga, de la cual era consumidor.

Sobre el nuevo sistema, el director de LACNIC, el registro de direcciones de internet para América Latina, Raúl Echeberría, dijo a El Observador, que la adquisición de ese tipo de tecnología debe realizarse, con transparencia, informando a la ciudadanía que tiene derecho a saber de las herramientas con que cuenta la autoridad para sus investigaciones.

Echeberría opinó que “está bien” que la Policía cuente con tecnología para investigar en las redes pero alertó sobre “la importancia de controlar la tentación de que se investigue sin límites o sin autorización judicial”. Agregó que se debe educar a los jueces sobre estas herramientas. 

El senador y presidente del Directorio del Partido Nacional, Luis Alberto Heber criticó la adquisición. “Hace poco los presidentes del Mercosur declararon su condena al espionaje cibernético de EEUU. ¿Está mal que lo hagan ellos, pero está bien que lo hagan aquí?”,preguntó en Twitter.


Populares de la sección

Comentarios