La política argentina se dirime en los juzgados y en la televisión

El kirchnerismo y el macrismo se tiran con todo en tribunales y medios de comunicación
"Se robó hasta los scones", decía ayer el gráfico del canal de noticias TN, perteneciente al Grupo Clarín, al recordar la noche en que el exsecretario de Obras Públicas argentino durante el kirchnerismo, José López, trató de esconder bolsos con casi US$ 9 millones en un convento de General Rodríguez, una localidad a 50 kilómetros de la ciudad de Buenos Aires. Mostraban un informe del domingo del programa Periodismo para todos, conducido por Jorge Lanata, que había entrevistado a una monja del monasterio, Sor Inés, quien dijo que el exfuncionario se llevó unos scones de la cocina cuando fue a dejar el dinero.

A la misma hora, y por el canal de corte kirchnerista C5N, la expresidenta Cristina Fernández se despachaba contra todas las acusaciones en su contra en la primera entrevista que da tras dejar el poder el 9 de diciembre del año pasado. "No es una sensación térmica, es claro y es evidente. Yo soy perseguida", dijo la exjefa de Estado en alusión a las diversas causas que enfrenta en la Justicia, que se suman a los casos que están siendo investigados y que involucran a funcionarios que eran de su confianza.

"Lo de José López lo comparé con una trompada en el estómago. Repudio y rechazo no alcanza para definir lo que sentí por ese hecho", dijo Fernández, en un intento por despegarse del mayor escándalo que involucra a uno de los suyos. También está siendo investigado quien estaba por encima de López, el exministro de Planificación Julio de Vido. Y por ello, la expresidenta pidió una auditoría general sobre las licitaciones de obra pública.

El Ministerio Público Fiscal informó ayer que rechazó una solicitud de excarcelación solicitada por López, procesado por presunto enriquecimiento ilícito.

Fernández llegó el sábado de noche a Buenos Aires desde El Calafate, donde vive en el sur, donde miles de militantes la esperaban en el aeropuerto, informó la agencia EFE. Es la segunda vez que va a la capital desde que terminó su mandato por una convocatoria del juez federal Claudio Bonadio, que la investiga por operaciones cambiarias a futuro del Banco Central que perjudicaron al Estado en los últimos meses de su gobierno, y frente a quien deberá presentarse mañana.

Y mientras la líder del kirchernismo decía esto, en otro canal, América, el ex valijero de la denominada "ruta del dinero K", Leonardo Fariña, prendía fuego todo lo que se le cruzaba en su camino. "Cristina sabía, De Vido sabía, (el extitular de la AFIP, Ricardo) Echegaray sabía (...) Todos sabían y todos se hicieron ricos", escupió al ser entrevistado en el programa La Cornisa. Fariña cumple prisión domiciliaria por haber formado parte de una red de lavado de dinero, presuntamente proveniente de licitaciones de obra pública concedidas al empresario kirchnerista Lázaro Báez. En esa causa es testigo protegido.

En la entrevista televisiva, Cristina Fernández intentó desligarse de las acusaciones que recaen sobre sus espaldas y apuntó al gobierno de su sucesor, Mauricio Macri. "Yo puedo tener todo el aparato mediático a mi favor. Puedo tener todos los jueces persiguiendo y estigmatizando como si pertenecer a un gobierno que tuvo la responsabilidad de conducir el país de 2003 a 2015 haya venido únicamente a cometer delitos. Parece que el único acto limpio y transparente entre 2003 y 2015 fue haber aprobado la fusión de Cablevisión y Multicanal. Salvo eso, que no está cuestionado por el monopolio, todo lo demás se hizo mal. Podés tener fueros mediáticos, judiciales, pero hay una realidad que a mí me apena, y creo que el gobierno debería prestarle atención. La gente no va a poder pagar ni la luz ni el gas", dijo en alusión a las subas en las tarifas públicas dispuestas por la administración actual.

A Comodoro Py

El presidente Macri evadió comentar las declaraciones de la expresidenta y dijo que el pasado se resolverá en los tribunales federales de Comodoro Py.

"Acá no sintonizábamos C5N, así que no lo vimos", señaló el presidente argentino en una rueda de prensa en Bruselas, adonde viajó para reunirse con representantes de la Comisión Europea (CE) y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk. "Mi intención es seguir ocupándome del futuro. Las cosas que tienen que ver con el pasado y el tema de la gestión y transparencia se dirimen en la Justicia", agregó.

Pero de todas formas, el macrismo salió ayer a responderle a Cristina Fernández. El administrador general de Vialidad Nacional, Javier Iguacel, dijo que se hicieron auditorías de obra pública de las concesiones otorgadas durante el período que la expresidenta gobernó y que los sobreprecios fueron de 50% en promedio.

"Nuestros cómputos van desde el 30% al 70%, con un promedio del 50%", dijo Iguacel a Radio Nacional, y añadió que existía una "maquinaria" para otorgar estas licitaciones con precios inflados.
Mientras tanto, Macri está tranquilo. El escándalo de los Panamá Papers todavía no lo golpeó demasiado y en estos días en Europa está haciendo amigos.

Obtuvo el respaldo de la Unión Europea para afianzar los lazos con el bloque del viejo continente y el Banco Europeo de Inversiones le dio el visto bueno a las políticas que pretende aplicar.

Populares de la sección

Acerca del autor