La política desde la música electrónica

El chileno-estadounidense Nicolas Jaar presenta su último disco hoy en La Trastienda
Hijo de chilenos que emigraron a Nueva York luego del golpe de Estado de Pinochet, Nicolas Jaar (nacido en 1990) vivió entre ambos países. En Estados Unidos comenzó a desarrollar su carrera musical, transformándose en un artista y productor de electrónica de relevancia mundial, mezclando referencias –tanto latinas y anglosajonas como africanas– e idiomas de sus dos países de origen.

Comenzó pasando música en fiestas a los 17 años, y a los 21 editó su primer disco, aunque algunos de sus temas más conocidos –como Mi mujer– datan de años antes. Space Is Only Noise (2011 lo consolidó como un joven artista a seguir y lo colocó en muchas de las listas de mejores discos del año.

Desde entonces ha tenido un bajo perfil dentro de la electrónica, trabajando sobre temáticas más experimentales y el minimalismo tecno, alejándose del EDM que comenzó a conquistar primero las fiestas y luego las radios. Sin embargo, Jaar se hizo su lugar entre el público, haciendo tanto sets improvisados de cinco horas en el museo Moma o tocando en festivales como Coachella o Glastonbury.

En el medio lanzó un disco con Darkside, proyecto junto al multiinstrumentalista Dave Harrington, además de EPs y bandas sonoras de películas.

Sirens, editado el año pasado, es su último álbum y el primero que presentará en Montevideo, con un show que ofrecerá esta noche en La Trastienda.

El sí en el no

En Sirens, Jaar intenta por primera vez acercarse a un arte político, combinando su propia experiencia personal con la dictadura chilena, y la actualidad estadounidense. "Es difícil para mí no hacer un disco sobre Estados Unidos en este momento", afirmó en entrevista con el sitio Pitchfork. "Quise tomar mi experiencia personal y llevarla a este contexto político específico", agregó.

Nicolas Jaar - No

Ya desde el arte, Sirens demuestra su intención. En él, Jaar recuperó una fotografía de una obra que su padre, el artista visual Alfredo Jaar, exhibió en Times Square en 1987. Titulada A Logo for America, se trataba de una marquesina que mostraba la silueta de Estados Unidos debajo de una frase: "This is not America" ("Esto no es América"). Asimismo, cita una frase: "Ya dijimos no pero el sí está en todo", que forma parte de la canción neurálgica del disco, No, inspirada en el plebiscito de 1988. Asimismo, lleva una advertencia ominosa que hace eco hasta el día de hoy: "No hay que ver el futuro / Para saber lo que va a pasar".

Jaar creó un disco semi conceptual con muchos matices –políticos y bailables–, que repasará hoy con el resto de sus éxitos.

Apunte

Nicolas Jaar
Viernes 3, 21 horas
La Trastienda
Fernández Crespo 1763
Entradas a la venta en Red UTS y boletería de la sala a $ 1.360 y $ 1.660.

Populares de la sección