La raza Hereford exhibió un excelente comportamiento en campos de Rocha

La gira visitó lugares con paisajes espectaculares desde el punto de vista estético, pero donde es difícil producir
De su viaje a Rocha

Los lugares más agraciados desde el punto de vista paisajístico no necesariamente son los más generosos para la producción. Dos de los cuatro establecimientos visitados por la Gira Hereford 2017 –La Laguna y La Rinconada–, ambos de la firma Tropicalia SA, están ubicados donde se encuentran la Laguna de Rocha y el océano Atlántico.

Se trata de un área ubicada dentro del espacio que abarca el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, donde hay que tener especial cuidado con los recursos naturales y pedir permiso oficial para realizar muchas intervenciones que normalmente se realizan en cualquier otro predio productivo ubicado en otra región del país.

Ambos establecimientos son de muy baja productividad, con un índice Coneat promedio de 44, y extremos de 70 y 0.

Eso se debe a la cercanía al océano y la alta salinidad en el ambiente. El ganado se maneja básicamente sobre el tapiz natural, donde la gramilla –a pesar de ser una especie foránea se instaló y se naturalizó– aporta mucho. "Eso conlleva manejos diferentes, para lograr al menos producciones razonables", señaló Martín Segredo, administrador de Tropicalia SA.

Allí el Hereford demostró sus bondades y adaptabilidad en condiciones extremas. Cuando la laguna crece, quedan 1.000 de las 10 mil hectáreas del establecimiento bajo agua.

Sobre el ganado, Segredo señaló que se logró llegar a un animal que "conforma y da una productividad razonable. Tampoco se puede pretender en un campo con índice Coneat 44 lograr demasiado. La producción es relativa a lo que manejamos".

Aún así las cargas son altas o muy altas para la media de campos naturales; es un sistema bastante sensible donde a veces las productividades caen.

Gira Hereford Tropicalia
Martín Segredo explicando el sistema de Tropicalia
Martín Segredo explicando el sistema de Tropicalia

Durante primavera, verano y otoño se tienen 1,4 unidades ganaderas por hectárea. Como la gramilla es un componente muy importante del tapiz y produce mucho volumen de pasto, en esas tres estaciones el sistema demanda mucha carga, y lo difícil es volver a recomponerla después de haberla bajado en invierno.

"Fuimos aprendiendo a agarrarle el punto a determinados manejos que nos llevan a tener productividades razonables", expresó. La productividad promedio de este sistema criador es de 120 kilos de carne por hectárea.

Se trata de un sistema criador, que hace invernada de vacas y novillos en un predio de Colonia –que le pertenece a otra firma pero que está relacionado con esta empresa–, pero las vacas a veces se invernan en Rocha. Por lo tanto, el coeficiente de variación de esos kilos también es bastante alto: va de 70 kilos a 140 kilos de carne por hectárea.

En la última parada de la recorrida de campo de la mañana del viernes 2 –segunda jornada de la gira– se observaron 750 vacas de cría, un tercio de lo que maneja la firma. El año pasado la empresa entoró 2.850 vacas, en ese predio fueron 2.100 y 750 en otro de sierra. Tropicalia llegó a tener 3.100 vacas entoradas en 2015. "La idea es volver a 3.100 para estabilizarnos, cambiando las estrategias de la empresa", explicó Segredo.

El principal cliente de los toros de Tropicalia es la propia firma.

Don Jacinto, Bella Vista y EPD

Los datos objetivos de Diferencia Esperada en la Progenie (EPD, por su sigla en inglés) son una herramienta fundamental en la selección genética de los establecimientos que se visitaron en la Gira Hereford 2017.

La primera cabaña del programa fue Don Jacinto, de la familia Shaw Rodríguez. Tiene su origen en la cabaña del mismo nombre, que le pertenecía a Daniel Durán del Campo, en Paysandú. "Daniel fue un padre y un maestro, tuve la oportunidad de trabajar y aprender con él", recordó Nicolás Shaw, director de la cabaña anfitriona.

Shaw explicó que cría Hereford porque es una raza noble, la raza mayoritaria del país, que tiene todas las condiciones para adaptarse de la mayor cantidad de suelos.

"La cría se realiza en campos de fertilidad media y baja; la Hereford es una raza rústica, que responde bien a esos campos, que se desenvuelve bien en cualquier terreno. Y cuando queremos apretar el acelerador en crecimiento, buena terminación para producir las carcasas que requiere la industria y el mercado exportador se puede lograr. Es muy versátil, se desempeña bien en cualquier lugar del país y por eso estamos tan contentos", dijo.

Gira Hereford Don Jacinto
Don Jacinto mostró toda su escalera de ganados
Don Jacinto mostró toda su escalera de ganados

Además, Shaw destacó que la Sociedad de Criadorse de Hereford del Uruguay (SCHU) generó muchos instrumentos, herramientas que facilitan la tarea, para encontrar los mejores animales, apoyados en la ciencia, en las tecnologías que se desarrollaron para ubicar la mejor genética.

"Utilizamos los datos de EPD para estimar el potencial de un animal. No concebimos la selección sin esa herramienta. Lo que permite el EPD es estimar cuál será la producción de un animal, cómo serán sus hijos, y eso es lo que queremos. Buscar animales que desteten bien, que tengan buena calidad carnicera, que sean madres con buena leche, todas características que son importantes tanto desde el punto de vista productivo como desde el económico", sostuvo.

Los objetivos de la cabaña apuntan a una línea moderada, por eso se ubica en el promedio de la raza en peso adulto. Vacas con peso adulto de 460 kilos, un animal muy eficiente en el campo, que puede destetar bien un ternero, que se pueda volver a preñar, y a su vez produzca las carcasas y cortes que demanda la industria para exportar. "Los pesos de faena de 480 o 500 kilos son suficientes para cumplir con los requerimientos de la industria. Ese es el Hereford que buscamos", afirmó.

Además, Don Jacinto busca facilidad de parto, muy buen crecimiento desde el nacimiento y muy buen área de ojo de bife, que lo da la calidad carnicera.

Gira Hereford Bella Vista
Los planteles Hereford de Bella Vista
Los planteles Hereford de Bella Vista

La otra firma visitada por la gira fue Bella Vista, de la familia Pagés, empresa que hace ciclo completo de vacunos, con un pie de cría de 1.300 vientres y que, al tener incorporadas tres represas para regar 340 hectáreas de arroz, permite una rotación de arroz-pasturas. "Esto nos permite hacer un ciclo completo, abierto a invernada, diversificando con un área forestal y semillero de lotus Rincón", comentó una de las directoras de la firma, Laura Pagés.

Bella Vista cuenta con un plantel Hereford que suministra toros al rodeo. Durante algunos años, debido a problemas de parto, la firma incorporó otra raza, pero cuando la SCHU comenzó a proporcionar datos de EPD, que permitieron elegir toros con bajo índice de peso al nacer, se volvió a la base Hereford, entorando con Hereford, aunque algún animal de otra raza quedó en el rodeo.

Desde 2007, con algunos datos de resultados de cría e invernada, la empresa resolvió disminuir el pie de cría y abrir el ciclo completo a compras, aumentando la extracción del establecimiento, que es de entre 2.000 y 2.500 cabezas al año. La gran mayoría se vende a frigorífico a través del grupo de productores Vaquería del Este.

Ese planteo permitió alcanzar un mejor resultado económico, a través de una mayor producción de carne. "Cuando teníamos el ciclo completo la producción en kilos de carne por hectárea se ubicaba entre 135 y 140, y cuando se abrió el ciclo la producción dio un salto a 170 y 180 kilos de carne por hectárea", destacó Pagés.

Populares de la sección

Acerca del autor