La reacción de Metrópolis Films para salir de las cenizas

A tres semanas del fuego que consumió gran parte del edificio, su director ejecutivo cuenta cómo fue el manejo de esa situación
El jueves pasado Andrés Rosenblatt, el director ejecutivo de Metrópolis Films, tenía sobre su escritorio un jarabe, ya que se encuentra en tratamiento por una úlcera de laringe. Esa es la consecuencia visible del estrés que atravesó junto a su equipo a raíz del incendio que devastó el edificio de la productora audiovisual uruguaya, ubicado en la calle Américo Ricaldoni en el Parque Batlle. El fuego en una de las islas de edición ocurrido en la noche del sábado 4 de marzo, llevó a la empresa a reaccionar en forma rápida, volver a trabajar "normalmente" al lunes siguiente, con los proyectos que estaban en plena etapa de producción o realización, y evitar el caos entre los casi 30 trabajadores que la componen.

Rosenblatt lideró, tomó decisiones rápidas y trató de tranquilizar a la gente, dándoles respuesta ante la pregunta ¿En dónde vamos a trabajar mañana?

"Nuestra preocupación fue el desastre del edificio que estaba consumiendo nuestras herramientas de trabajo, nuestros papeles, documentos y archivos de proyectos en proceso, las máquinas de edición. Todo fruto de nuestro trabajo de 13 años que tenía el edificio, que estaba hecho a la medida de Metrópolis", contó Rosenblatt.

Ese domingo, el productor comenzó a buscar alternativas de espacios para el día siguiente. Para su alegría, la disposición de colegas y amigos, de ofrecerles lugares para poder instalar la productora de forma temporal, le hizo pensar en la imagen de Metrópolis Films y que su presencia "no pasa desapercibida" en el mercado.

"El domingo me llamaron varios amigos que me ofrecieron soluciones. (Carlos) Lecueder, (Néstor) Sztryk, (Alberto) Taranto, gente de agencias, la gente de Sinergia. Todos me ofrecieron lugares para trabajar", recordó. Sin embargo, instalarse en un nuevo lugar no iba a darse con la inmediatez deseada.

El lunes siguiente al incendio comenzaron a trabajar desde hoteles en Montevideo, redistribuyendo los lugares físicos para comenzar a operar.

A partir de ese momento, en Metrópolis coexistieron tres equipos: el que se encargó de localizar lugares para instalarse y seguir trabajando, el de trabajo que continuaría con las producciones, y uno encargado de hacer el seguimiento del estado de situación del edificio incendiado, que se estima que esté pronto para mudarse en un año.

Metrópolis Films se mudó la semana pasada a una casa de dos plantas en Parque Rodó, en la calle Mariscal Estigarribia. "Nosotros ocupamos el piso de arriba y arreglamos con el dueño que mientras tanto, podía arreglar la planta baja, así podíamos mudarnos rápidamente", comentó Rosenblatt.
Al no contar con un estudio de filmación en esa casa, tercerizan ésto en caso de necesitarlo.

El daño aún no está contabilizado económicamente, pero materialmente se prendieron fuego las islas de edición, donde había archivos, las oficinas, y lo que no se incendió, quedó inutilizable por el hollín y el humo. "El vestuario se destruyó, la escenografía también. Y el estudio de Metrópolis, en donde se filmaron varios proyectos en los últimos 13 años, estaba con el techo colapsado", recordó el director.
Algunos materiales fueron enviados a un lugar especializado de Estados Unidos, que se encarga de recuperar discos incendiados.

Puntos fuertes

A Rosenblatt nunca se le pasó por la cabeza lamentarse durante mucho tiempo por lo sucedido. Al día siguiente, ya estaba buscando soluciones para ponerse a trabajar. "Tenemos un equipo muy bueno, que no se encargó solo del proyecto en que estaba cada uno, sino que buscaban soluciones ante la situación por la que estábamos pasando", resaltó el ejecutivo.

"Tuvimos un buen equipo de trabajo, sólido, que siguió adelante pese a las circunstancias". Andrés Rosenblatt, director ejecutivo de Metrópolis

Otra de las claves que el director de Metrópolis entiende que fue importante para salir de esa situación de crisis, fue tomar decisiones rápidas y correctas. "Nosotros como productores estamos programados para crear cosas que no existen y resolver problemas. Por eso no nos quedamos quietos y salimos a buscar cómo podíamos ponernos a trabajar", explicó.

Además, crear un área de "damage control" que sirviera para enfocarse exclusivamente en eso, logrando que el resto del equipo se concentrara en culminar las producciones que se estaban desarrollando, fue otro de los aprendizajes que Rosenblatt destacó.

Aunque la nueva casa evidencia los signos de una reciente mudanza, con vestuario en la planta baja y habitaciones casi sin muebles en el primer piso, además de las secuelas del incendio -con algunas cajas de discos con olor a humo-, el ritmo de trabajo se percibe como natural en Metrópolis, a dos semanas del incendio.


Dar el ejemplo a empresas

Al haber pasado dos semanas del incendio, y poder adaptarse a una mudanza, Andrés Rosenblatt tiene en mente la creación de una página web que sirva de guía y ayude a las empresas que pasen por situaciones de crisis similares, para que puedan salir adelante.

"Nosotros pudimos superarnos porque estamos acostumbrados a resolver problemas, pero otras empresas de otros sectores pueden no saber salir de una situación de crisis y podríamos aconsejarlas", explicó.

Otra de las aspiraciones de Rosenblatt es trabajar junto a Bomberos, para colaborar y que puedan resolver el asunto "en el menor tiempo posible". "El incendio se terminó de apagar a la una de la mañana. Yo llegué a las 20:30 y ya estaban trabajando en él. El personal de Bomberos hizo lo mejor que pudo, pero se les terminaba el agua y no tenían en donde cargar de nuevo; tenían que esperar a que llegaran otros camiones que no estaban en las mejores condiciones", explicó. Aclaró que no se queja del trabajo que hicieron, pero consideró que con más recursos la gestión podría haber sido mejor.

Populares de la sección

Acerca del autor