La Rendición y un debate sobre tijeras y motosierras

El FA y la oposición discutieron durante horas si habrá o no un recorte en el presupuesto educativo

Esta colcha de retazos va a seguir unida y abrigando a su gente y al gobierno". La frase del diputado astorista José Carlos Mahía, dicha ayer en sala de la Cámara de Representantes, resume el alivio de la bancada del Frente Amplio por haber llegado a un acuerdo para votar el ya famoso artículo sexto de la Rendición de Cuentas con su recorte presupuestal a la educación.

En el debate, la bancada del oficialismo destacó la vocación de la fuerza política de discutir a más no poder cuando no hay consenso, pero luego acordar y votar juntos. La oposición, por su parte, se encargó de subrayar que ese artículo de la Rendición viene a consumar el accionar de una "motosierra" en el presupuesto educativo.

Tanto blancos como colorados, además, advirtieron que el acuerdo político anunciado por el oficialismo violará la Constitución. Según el FA, se encomendará al Poder Ejecutivo a que busque y otorgue luego los incrementos que la Rendición no les da. Para la oposición, eso atenta contra varios artículos de la carta magna.

El diputado comunista Gerardo Nuñez, uno de los cuatro legisladores del FA que habían amenazado con no votar el artículo 6, aseguró que el acuerdo era producto de una "síntesis política superior" del Frente Amplio que involucra la "lucha social". Según dijo, su rebeldía inicial a la postura del gobierno -que compartió con otros tres diputados del FA- era para evitar una "erosión de los gastos" educativos.

Jorge Pozzi, diputado del Nuevo Espacio, invitó a la oposición a ir a la Suprema Corte de Justicia si entendía que se estaba violando la Constitución.

El nacionalista Pablo Abdala consideró en el debate que la solución anunciada por el oficialismo era "engañosa" y tenía "pies de barro". "Esto parece que no es parte del ajuste ni del recorte, y lo es. Que el recorte va, va", dijo.

La temperatura del debate subió cuando empezó a hablar la diputada blanca Graciela Bianchi. En una intervención muy encendida, acusó al Frente Amplio por los resultados educativos. "Tenemos hipotecado el futuro y ya se gastaron la plata". Aludió a la Unión Soviética y a Corea del Norte. También criticó a las autoridades de la educación que estuvieron en los organismos durante los gobiernos de la coalición de izquierda, mientras varios legisladores del FA gesticulaban y murmuraban respuestas sin pedir la palabra. El socialista Roberto Chiazzaro le salió al cruce para decir que no tenía derecho a decirles tantos "disparates", y el asunto se terminó cuando el diputado del MPP, Alejandro Sánchez, le pidió al presidente de cámara que aplique el reglamento e impida a los legisladores hablar de asuntos ajenos al articulado, como según él lo estaba haciendo Bianchi.

Antes de ese entrevero dialéctico, el diputado Martín Couto (Ir) aludió al diputado blanco Jorge Gandini, quien había dicho que por las discusiones en el FA se sentía olor a pólvora. "A Gandini le falla el olfato. La izquierda no discute a medias, por suerte. La gente no es tonta y no se le puede vender espejitos de colores", lanzó.

Eduardo Rubio (Unidad Popular) dijo que con el recorte "ganó (Danilo) Astori y Vázquez". "Ganó la motosierra", insistió.

Finalmente el diputado Carlos Coitiño (suplente de Luis Puig, del Partido Por la Victoria del Pueblo) dijo que había algo de "atrevimiento" en los cuestionamientos de la oposición hacia el acuerdo del FA. A su juicio, nadie reclama ni cuestiona la forma de llegar a acuerdos de los otros partidos, y por eso no corresponde cuestionar la constitucionalidad del funcionamiento de su partido.


Populares de la sección