La representación de Nissan y Renault cambia de dueño y de estrategia

El nuevo director de operaciones de Santa Rosa, Pablo Ramos, habla del cambio de posicionamiento previsto para estas marcas y la incorporación de motos italianas y camiones JMC
Desde que le regalaron sus primeros juguetes Majorette, Pablo Ramos soñaba con diseñar y hasta correr autos. Como ingeniero mecánico, a los 25 años ingresó en General Motors para dar soporte técnico a los nuevos vehículos de inyección electrónica, sin saber que pasaría en esa empresa casi 20 años.

Ocupó puestos técnicos por casi seis años, hasta que una reestructura –producto de la crisis de 2002– le permitió probarse como gerente comercial. "Para mí la crisis fue la oportunidad que me abrió las puertas al mundo comercial", reconoce Ramos a Café & Negocios.

Desde entonces pasó por distintos puestos en esa misma multinacional, tanto en Uruguay como en la región: fue gerente de Marketing en Argentina, gerente general para Uruguay y Paraguay, y director ejecutivo para esos dos países hasta abril de este año, cuando decidió aceptar una propuesta del representante de Nissan y Renault, Santa Rosa Motors, para ser director de Operaciones.

Ramos se suma a esta compañía tras haber sido adquirida a comienzos de este año –por una cifra no revelada– por el grupo CarOne, del argentino Manuel Antelo. Ese empresario fue el propietario de la representación en Argentina y Brasil de Renault entre 1992 y 1997, hasta que vendió esa compañía a la propia filial de esa marca francesa. En setiembre de 2015 repitió una operación similar, al venderle la representación de Nissan a la compañía nipona.

Actualmente el grupo posee la compañía de venta de autos nuevos y usados, CarOne, que comercializa vehículos de marca Chevrolet, Fiat, Nissan, Renault, Peugeot y Volkswagen, entre otros en Argentina.
¿Por qué decidió dejar General Motors?
Si bien llevaba 20 años en GM, cada tres tomaba otra responsabilidad, y eso me mantenía muy atento y motivado. Después de ocupar el puesto de director para Uruguay y Paraguay por seis años ya no tenía otra posición a la que acceder, y aunque hubo ofertas en el exterior, por decisión familiar, preferimos continuar en el país.

¿Cómo llega a Santa Rosa?
Mi decisión viene muy de la mano con el cambio de propietario.Entro con el equipo nuevo. Me entusiasmó el proyecto del grupo para el país. No es sencillo encontrar empresarios de la magnitud de Manuel Antelo, que viva en Uruguay y quiera invertir en el país. No es solo comprar una empresa y tener un retorno sobre la inversión, sino que hay un proyecto para invertir en el país.

¿Qué tipo de inversiones proyecta el grupo en Uruguay?
Estamos pensando en una inversión en el sector inmobiliario y automotriz. Es un proyecto similar al que CarOne tiene en Argentina, donde posee un predio (en el kilómetro 40 de la autopista Panamericana) en el que se venden autos usados y nuevos con concesionarias Chevrolet, Fiat, Renault y Nissan, todas dentro del mismo predio. Es inmobiliario porque cualquier grupo puede alquilar un salón en el predio para determinada marca. Esperamos comenzar con ese proyecto en un plazo de tres años.

¿Cómo encontraron los nuevos dueños a las marcas Nissan y Renault?
Nuestros estudios de mercado nos daban que a Nissan le faltaba recordación y un posicionamiento claro. Estaba bien conceptualizada por su calidad, pero los clientes no la recordaban. Para revertir eso, decidimos ser espónsor de Peñarol y Nacional. En tanto, Renault no tenía los problemas de posicionamiento y recordación de Nissan, pero creemos que tenemos la oportunidad de mejorar el porfolio de productos, con vehículos más europeos. Queremos que recupere el leitmotiv francés, de refinamiento. Por eso elegimos esponsorear al rugby, ya que encontramos muchos paralelismos entre este deporte y la marca: es un producto francés delicado en cuanto a diseño, pero también es robusto. Además, a partir de agosto vamos a comenzar a comercializar la marca de camiones JMC, y recientemente sumamos cuatro marcas de motos Premium del Grupo Piaggio (Piaggio, Vespa, Aprilia y Moto Guzzi).

Según datos de la Asociación del Comercio Automotor del Uruguay, en el primer semestre de 2016 la venta cayó 22% respecto a igual período del año anterior. ¿Cómo analiza la situación actual del mercado?
Es un mercado muy chico que ha sufrido con la desaceleración económica. Pero esa caída en las ventas hizo que se redujera también la cantidad de competidores. Pasamos de las 70 marcas de 2012, a las 50 de hoy. También hay un montón competidores que hoy están vendiendo sus stock más antiguos pero no van a reponer producto y en la medida en que se deshagan de ese stock no va a haber reposición.

Populares de la sección

Acerca del autor