La salud de Hillary

La candidata demócrata ayer se mostró notoriamente mal y crecen las dudas sobre su estado
"Varios rumores han circulado. El nuevo es que estás mal de salud, que tuviste una conmoción cerebral. Rudy Giuliani estuvo en Fox News el domingo 11 y hoy y dijo que parecés estar enferma, que se te ve cansada. ¿Estás en buen estado de salud?", le preguntó el comediante Jimmy Kimmel a la candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton. "Bueno, esto se ha convertido en uno de sus tópicos. Tomame el pulso mientras hablo con vos. Asegurate de que estoy viva", respondió la política. "Oh por Dios. No hay nada ahí", retrucó con ironía el presentador, a lo que la exsecretaria de Estado reafirmó en broma: "No hay nada ahí".

Hillary Clinton Jimmy Kimmel

Enseguida, Kimmel buscó debajo de su escritorio y la retó a una prueba. "¿Podés abrir este frasco de pickles?", le preguntó. Clinton estalló en una carcajada y tras hacer fuerza durante cuatro segundos logró destapar el jarro, con lo que consiguió la ovación de un público acostumbrado a festejar cada gag en este tipo de programas nocturnos.

"En octubre del año pasado The National Enquirer dijo que iba a estar muerta en seis meses. Así que cada vez que respiro tengo una nueva oportunidad en la vida. No sé por qué están diciendo esto. Creo que por un lado es parte de la estrategia chiflada. Solo hay que decir estas locuras y capaz que consiguen que alguna gente les crea. Por otro lado, no tiene ningún sentido en absoluto. Yo no voy por la vida cuestionando la salud de Donald Trump", expresó Clinton en esa entrevista, televisada el 22 de agosto pasado.

A pesar de que la candidata trató de capitalizar a través del absurdo las crecientes preguntas de su rival republicano, Donald Trump, respecto a su estado de salud, ayer se volvió un tema real de campaña luego de que tuviera que abandonar un acto conmemorativo del atentado a las torres gemelas ocurrido hace 15 años tras descomponerse.

"Durante la ceremonia, ella padeció un golpe de calor y se retiró al apartamento de su hija (Chelsea), y se está sintiendo mucho mejor", dijo el comando de campaña en un comunicado publicado un rato después del incidente y antes de que la doctora Lisa Bardack le hiciera un chequeo en su casa de Chappaqua, una localidad en las afueras de Nueva York.

Pero la realidad, que se conocería horas más tarde, era que a Clinton se le había diagnosticado una neumonía el viernes.

Hacer reposo

"Clinton había estado sufriendo tos relacionada con alergias. El viernes, luego de una evaluación de control por su persistente tos, se le diagnosticó una neumonía. Se le recetaron antibióticos y se le aconsejó descansar y cambiar sus horarios", escribió Bardack en un comunicado. De esta forma, la candidata deberá modificar su calendario de campaña rumbo a los comicios del próximo 8 de noviembre.

El lunes pasado, mientras hablaba en un acto en el estado de Ohio, un fuerte ataque de tos la obligó a interrumpir su discurso. Trató de salir nuevamente del paso a través del humor, al decir que cada vez que pensaba en Trump le daba alergia, pero su voz se volvió ronca y el mensaje de alerta que dejaba en el público no era alentador.

Clinton tos Ohio salud
La doctora añadió ayer que durante el acto por el 11S que se celebraba en la Zona Cero de Nueva York, Clinton se deshidrató por el calor y por la propia neumonía, pero que se estaba recuperando bien.

En el hemisferio norte todavía es verano, pero la temperatura ayer en el distrito financiero de la isla de Manhattan –donde se encontraban las torres gemelas– se ubicaba en unos soportables 27 grados, aunque con un alto porcentaje de humedad.

Además, si bien la doctora le bajó el perfil al incidente, un video difundido ayer a través de diversos medios mostraba a Clinton tambaleándose y a punto de desmayarse al tratar de entrar a una camioneta que la esperaba fuera del memorial del 11S. El personal que la acompañaba debió asistirla para que pudiera subirse al vehículo.

Desmayo Clinton 11S

Una candidata de tercera edad

Clinton cumplirá 69 años dos semanas antes de las elecciones y en caso de ganar los comicios sería –además de la primera mujer en llegar al mayor cargo en la Casa Blanca– la presidenta de mayor edad en la historia después de Ronald Reagan, quien asumió en 1981 con casi 70 años.

A diferencia de Uruguay, Estados Unidos está acostumbrado a tener un promedio de presidentes más jóvenes, que al momento de ser electos rondan los 50 años. Barack Obama, el actual mandatario, llegó a su primer período de gobierno con 47 años y el esposo de la actual candidata, Bill Clinton, asumió el cargo con 46.
En 2012, cuando todavía era secretaria de Estado del gobierno de Obama, Clinton se desmayó y sufrió una conmoción cerebral. En ese momento, su asistente, Philippe Reines, había manifestado una razón similar a la de ayer: "La secretaria Clinton estaba deshidratada y se desmayó, por lo que sufrió una conmoción".
Trump ha tomado el tema del estado de salud de su rival como uno de los caballitos de batalla en la campaña electoral, diciendo que ella no está bien. Y cada vez que el republicano o sus aliados salían públicamente con declaraciones de este tipo, el comando de Clinton respondía que solo eran disparates que el magnate inmobiliario lanzaba para desprestigiarla sin fundamento.

"¡Hillary Clinton no tiene la fortaleza ni la resistencia para HACER A ESTADOS UNIDOS GRANDE DE NUEVO!", había tuiteado Trump el 1° de setiembre, aludiendo al eslogan de su campaña.
Embed

"¿Dónde está Hillary? ¡¡¡Durimiendo!!!", había exclamado 10 días antes a través de la misma red social.
Embed

El exalcalde de Nueva York Rudolph Giuliani, también republicano, fue más lejos al decir que la prensa no había "destacado algunas señales de enfermedad en ella". "Basta entrar a internet (...) busquen Hillary Clinton enfermedad y miren los videos", había dicho.

El sitio conservador Breitbart, comandado por el nuevo jefe de campaña de Trump, Steve Bannon, se había sumado a la preocupación y había echado más leña al fuego al afirmar que la salud de Clinton se estaba "convirtiendo en un tema mayor" en la carrera por la Casa Blanca.

Como Trump suele soltar varios dislates en sus discursos, al principio la mayoría del electorado confió en que Clinton decía la verdad. Pero ahora, con esta neumonía diagnosticada, la duda queda instalada.

Populares de la sección

Acerca del autor