La soja operó levemente a la baja en Chicago

Argentina mantuvo la proyección para la cosecha en 56,5 millones de toneladas.

Por Blasina y Asociados, especial para El Observador

El mercado de soja en Chicago operó en un rango acotado de precios, aunque con una tendencia levemente bajista con referencias para el contrato julio en torno a US$ 350 por tonelada.
Desde el lado de los fundamentos irá ganando más fuerza lo que suceda con el clima en Estados Unidos para la siembra.

Los fondos especulativos están ahora con una posición bajista en soja, lo que podría dar algún margen para una recuperación, aunque eso debe estar atado a algún problema climático o logístico.

La producción sudamericana de la oleaginosa está consolidada con un ritmo de comercialización de los productores que es lenta debido –especialmente en el caso de Brasil– a un valor del dólar que hace poco atractivos los precios en reales.

Este jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires mantuvo su proyección para la cosecha argentina en 56,5 millones de toneladas.

Luego de las lluvias de una semana atrás, el clima ha sido mayoritariamente favorable para la recolección de los cultivos.

Mercado doméstico

En el mercado local, los valores se mantienen con un piso sobre US$ 320 por tonelada, con una cosecha que va confirmando altos rendimientos que ya consolidan una productividad récord.

Para algunos analistas es posible pensar en un rinde promedio cercano a los 3.000 kilos por hectárea, aunque todavía restan varias semanas para cerrar la cosecha de esta zafra 2016/2017.
Por otra parte, la actividad comercial es casi nominal, con escasa oferta y con los compradores básicamente recibiendo en las plantas.

Hay diversas estimaciones sobre cuál es el costo asociado al protocolo fitosanitario de exportación con China en la medida que se tiene que pasar obligatoriamente por plantas y es mayor el porcentaje de la oleaginosa que debe pasar por prelimpieza.

A esto se suma –aseguran los productores– un descuento mayor para la soja uruguaya, respecto a lade los países de la región, por el efecto del protocolo con el gigante asiático.