La start up cucaracha: una apuesta más resistente para inversores

Un negocio de este tipo se construye día a día, vigilando la cuenta de resultados y pendiente de los clientes. Es una cautela que garantiza la rentabilidad y que atrae cada vez a más inversores

Se dice de las cucarachas que serán de los pocos seres vivos que sobrevivan a un ataque nuclear. Algunos creen que serán los únicos. La resistencia y la resiliencia de estos insectos es lo que define a las cockroach -cucaracha- start up, un nuevo concepto que se incorpora al ecosistema emprendedor porque está en el punto de mira de muchos inversores.

La cucarachas son el contrapunto a las unicornio, empresas que alcanzan una valoración de US$1.000 millones o más, y que aún hoy captan la atención de los grandes fondos de venture capital. Como dice el fundador de Startup-Xplore (comunidad de inversión de startups), Javier Megias, "cuanto mayor es el fondo, más grande tiene que ser el retorno, por eso tienen que invertir en proyectos muy ambiciosos. Sin embargo, los fondos más pequeños son más sensatos y tratan de buscar starts ups resistentes, que sean sostenibles en el tiempo. Un fondo de US$ 20 millones no tiene las mismas aspiraciones que uno de US$ 200 millones".

Las compañías que cuentan con cierta madurez empiezan a ser mejor acogidas por el mercado

Los expertos afirman que las unicornio están tocando techo y que son las cucarachas las que se están convirtiendo en objeto de deseo. Mientras Megias apuesta por un equilibrio entre ambos modelos, la presidenta de la Asociación Española de Economía Digital, Elena Gómez del Pozuelo, explica que se respira cierta cautela en la valoración de las empresas: "Los inversores aprietan bastante esas cifras. Antes de meter dinero en una nueva compañía prefieren esperar un poco a que se cumplan las previsiones". Inversora en 12 compañías, Gómez del Pozuelo asegura que las start up con cierta madurez que ya cuentan con recorrido son mejor acogidas en el mercado.

Hace más de un año Caterina Fake, fundadora del sitio web que permite almacenar, ordenar, buscar y vender fotografías o videos (Flickr), anunciaba en su blog la llegada de una plaga que acabaría con las unicornio. Mencionaba que las valoraciones infladas son insostenibles en un mercado inestable y que, como siempre, serán las cucarachas las que sobrevivan en este ecosistema incierto. Explica que las empresas que quieran superar la crisis de financiación tendrán que moverse rápidamente, recortar gastos y planear un futuro sin mucho dinero.

El fundador de La Nevera Roja, José del Barrio, dirige ahora Samaipata Ventures, que financia start up en fases iniciales. Cree que más allá de la financiación es importante apoyar la creación de modelos de negocio sostenibles. Una opinión que comparte José Luis Vallejo, cofundador de BuyVip y presidente de Sngular: "Muchas empresas se quedan por el camino en busca de una gran valoración; y aquellas que lo logran en sus fases iniciales no sobreviven porque, aunque consiguen ser rentables, el primer año no se acercan a los números previstos".

Megias afirma estar harto de las unicornio y "de su supuesta gloria y majestuosidad. Son criaturas míticas y los números así lo demuestran, hay como mucho 200 en todo el mundo". Y lanza una de las preguntas que alientan el crecimiento de las cucarachas: "¿No te vale con tener un negocio rentable, que crece y ayuda a miles de clientes?".


Fuente: Expansión - RIPE

Populares de la sección