La tercera guerra mundial

La batalla de los países en el campo de las noticias ha recrudecido en los últimos años, con acusaciones a Rusia de crear nuevos órganos de propaganda para conquistar a la opinión pública
El gobierno de Estados Unidos reforzó los recursos para expandir la propaganda en ruso, así como ampliar el servicio de "video y nuevos medios en ruso". Esto, que bien podría ser tomado de un texto publicado durante la guerra fría, es la directriz que surgió en este 2016 desde Washington, de acuerdo al sitio web del Consejo de Administración de Radiodifusión de ese país, un organismo público dependiente del Departamento de Estado.

Del otro lado, Rusia promueve un mensaje claro: "La tercera guerra mundial ya está en marcha, y es una guerra informativa". Esa frase fue publicada en Twitter por RT en español, uno de los canales de televisión que lanzó el presidente Vladímir Putin en los últimos años y que conforma una cadena que tiene ocho canales en cinco idiomas –inglés, francés, alemán, árabe y español–, y que se puede ver gratuitamente a través de la web.
Entre los nuevos medios de comunicación rusos también está la agencia de noticias Sputnik, cuyo servicio fue lanzado a fines de 2014 con el objetivo de dar una visión alternativa de la realidad.
Tanto RT como Sputnik fueron acusados a mediados de noviembre por el Parlamento Europeo de ser medios de desinformación y propaganda de Moscú. De acuerdo a una resolución aprobada por ese Congreso, "el Kremlin ha incrementado su guerra propagandística, con Rusia jugando un creciente rol en los medios europeos, creados con el fin de generar apoyo político desde la opinión pública europea hacia las acciones rusas, y socavando la coherencia de la política exterior de la Unión Europea".

"El gobierno ruso está empleando agresivamente (...) cadenas de televisión multilingües (por ejemplo, RT), pseudo agencias de noticias y servicios multimedia (por ejemplo, Sputnik)" porque "el régimen quiere presentarse a sí mismo como el único defensor de los valores cristianos tradicionales", señala el texto, que luego concluye que Europa debería reforzar sus mecanismos de propaganda para proteger la visión de ese continente sobre la realidad.

La respuesta

Patricia Lee Wynne
Patricia Lee Wynne, jefa de Redacción de Sputnik Mundo
Patricia Lee Wynne, jefa de Redacción de Sputnik Mundo
"Tener distintas noticias o dar distintas opiniones no se puede llamar ni desinformación ni propaganda. Hay visiones del mundo que no coinciden, hay posiciones políticas que no coinciden. Pero esa es la libertad de prensa", dijo a El Observador Patricia Lee Wynne, jefa de Redacción de Sputnik Mundo.

"Contamos lo que otros callan, es decir, aquellas noticias que los grandes medios no te presentan, lo cual es muy evidente en algunas agendas globales, por ejemplo con el conflicto en Medio Oriente", agregó la periodista, de origen colombiano. Lee Wynne consideró que esta resolución es un "muy grave atentado a la libertad de expresión", al tiempo que negó cualquier acusación de ser un órgano de propaganda porque existe "un apego a la más absoluta veracidad de la información".
Este no fue el único choque reciente entre medios de comunicación rusos y gobiernos occidentales del primer mundo. Hace algunas semanas, el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, John Kirby, dijo que no iba a "poner a RT en el mismo nivel que los medios independientes", ante una pregunta de la periodista Gayane Chichakyan, corresponsal de ese canal, sobre la guerra en Siria. "Vaya a preguntarle a su gobierno", le soltó el funcionario.
El objetivo de los medios rusos es dar la visión que Occidente no ve, dijo Lee Wynne. Y eso incluye publicar la versión de Moscú. "Los gobiernos son gobiernos, y Sputnik es una agencia estatal. Si hay una declaración de Serguéi Lavrov, canciller ruso, o Vladímir Putin, la publicamos como publicaría France Presse las declaraciones de François Hollande. Es una agencia del Estado", recalcó. "La agenda de Rusia, o el otro punto de vista, es muchas veces distinto que el que pueden dar las agencias como Reuters, AP, o France Presse", ejemplificó.

"La agencia, como agencia estatal, quiere mostrar (que Rusia) es una gran potencia que se ha sentido maltratada y considera que tiene su lugar en el mundo, un lugar más que respetable", aseguró la periodista.

El periodismo y otros medios

En otras agencias de noticias se plantean el trabajo de otra forma. "La idea no es dar una visión francesa, sino dar información según los criterios editoriales de la agencia de veracidad, equilibrio e imparcialidad", dijo a El Observador Juliette Hollier-Larousse, directora para América Latina de la Agence France-Presse.
"Tenemos la necesidad de dar información basada en hechos, que no esté bajo presión política, económica o religiosa, o de ningún otro tipo", añadió la periodista francesa.
De todas formas, existe un sesgo marcado en esa agencia respecto al mundo francés, y las noticias relacionadas a algo de ese país tienen mayor destaque, así como existe un énfasis en lo español en la agencia EFE.

Hollier-Larousse, sin embargo, dice no creer que exista una "visión francesa" en la información. "Si vas por la región y ves la gente que trabaja con nosotros son 180 periodistas colombianos, uruguayos, argentinos, mexicanos, brasileños, norteamericanos, británicos, españoles", advirtió, y aclaró que la mayor parte de su financiamiento proviene de los contratos con sus clientes.

Desde una visión académica, "el periodismo profesional tal cual se ha entendido desde fines del siglo XIX procura brindarle información a su público desde ciertos criterios de independencia y rigor", dijo Tomás Linn, periodista y profesor asociado del Departamento de Comunicación de la Universidad Católica.

Y en la discusión sobre los diferentes puntos de vista sobre los temas, Linn puso de ejemplo un hecho histórico: "A un ex primer ministro francés le preguntaron cómo empezó la segunda guerra, sus causas y consecuencias, dijo: 'Mire, las causas y las consecuencias podemos discutirlas y opinar. Ahora, que Alemania invadió Polonia, Alemania invadió Polonia'. Los hechos son los hechos. Hay muchas maneras de verlos e interpretarlos, sin duda, pero los hechos ocurren de una manera".

Uruguay, centro de operaciones

Dos agencias tienen su base de operaciones en Montevideo: la francesa AFP y la rusa Sputnik. La primera está ubicada frente a la plaza Independencia. La segunda está desde octubre en una enorme casa a metros del puertito del Buceo, donde trabajan tres servicios: el de agencia de noticias, el de Sputnik Mundo –su página web– y el de Sputnik radio. Tienen un convenio con la estatal radio Uruguay para emitir un programa de producción propia, GPS Internacional, que conduce el periodista Fabián Cardozo y se emite jueves y sábados de 1 a 2 de la mañana. Además, están preparando otro ciclo, de dos horas diarias, que se emitirá por internet y para el que también están buscando estaciones en América Latina que lo retransmitan.

778

millones de dólares gastó el gobierno de EEUU en 2016 en sus medios de propaganda. El de mayor presupuesto es Voice of America (US$ 211 millones).

380

millones de dólares destinó el gobierno ruso este año a los canales de RT y a la agencia de noticias Sputnik. De esa cifra, US$ 277 millones correspondieron a la TV.

267

millones de dólares es el presupuesto anual de France Médias Monde, la compañía pública que administra France 24, Radio Francia Internacional y MCD.

Populares de la sección

Acerca del autor