La triste historia de un bebé que salvará vidas

El pequeño de 15 meses murió tras ser atropellado; sus padres decidieron donar sus órganos

El pasado sábado, Liam Mikael Kowal, un bebé nacido en Estados Unidos de tan sólo 15 meses, fue atropellado por una mujer de 72 años, mientras cruzaba la calle con su tía de 15 años. Se presume que la conductora del vehículo, Donna Marie Higgings, habría estado bajos los efectos de alguna droga. La mujer no respetó un cruce peatonal e intentó escapar de la escena. Sin embargo, testigos presentes la persiguieron y lograron bloquear su vehículo con sus propios automóviles hasta que la policía llegó al lugar.

Sin embargo, la historia de Liam se viralizó en las redes gracias al emocionante gesto de sus padres, quienes decidieron donar sus órganos para salvar la vida de otro niño que lo necesitara, según informó la revista Time. Cuando los doctores declararon la muerte cerebral del bebé, Marcus Kowal y su esposa optaron por desconectarlo del respirador artificial.

Embed

"Tenemos el corazón roto y un gran vacío en el alma pero lo superaremos", puso la pareja en redes sociales. Los padres del niño decidieron donar el corazón de su hijo para que pudiera permitir "que otro niño viva" y prevenir que otra familia atraviese la misma situación. "Duele escribirlo pero Liam amaba compartir y la persona que nosotros criaríamos hubiese estado encantada de ayudar a alguien más", publicó Kowal en su Facebook. El padre del niño pidió a sus seguidores que lo contactaran de urgencia en caso de conocer algún chico que pudiese necesitar el corazón de Liam.

Embed

Una foto publicada por Marcus Kowal (@mackowal) el

La esposa de Kowal, Mishel Eder, lamentó su pérdida en una emocionante publicación en Facebook y recordó a Liam compartiendo con sus amigos cuánto le gustaba comer, nadar, contar en ruso, perseguir perros y hasta ayudar a sus padres a lavar los platos. Escribió sobre su inolvidable sonrisa y sobre cuánto la alegraba llevar silenciosamente a su hijo a su cama, todos los días, luego de que se hubiera dormido en los brazos de su padre.

"Estoy destrozada. Marcus también. Nuestra pequeña familia se quebró", dijo Eder. "La última vez que estuvimos en el hospital fue cuando Liam nació. Me quitaron la luz de mi vida".

El dolor de la familia ha tocado los corazones de muchos a lo largo del mundo. Más de 1.000 personas donaron dinero en una página web que invita a colaborar con las deudas que la familia debe pagar al hospital y al servicio fúnebre. En tan sólo tres días, se han recibido más de US$ 81.000 en donaciones.


Fuente: Time

Populares de la sección