La UE cumple con las primeras condiciones por refugiados

Turquía gozará de visado extendido dentro del bloque europeo
Parte de las condiciones detrás del acuerdo firmado por la Unión Europea (UE) y Turquía relativo a los refugiados comenzaron a implementarse en la jornada de ayer, cuando la Comisión Europea dio su aval a la exención de visados para Turquía y propuso, en el marco de una revisión del sistema de asilo para refugiados, instaurar multas para los países que rechacen cumplir con sus cuotas de solicitantes de asilo.

La exención de visados aún debe ser debatida en el Parlamento Europeo por los estados miembros, y está sujeta a que Ankara, capital de Turquía, cumpla con los 72 criterios que Bruselas le exige.

Esta medida permitiría a más de 80 millones de turcos efectuar viajes, de turismo o por razones familiares, en el espacio Schengen inferiores a 90 días. Esta extensión de visados era una de las condiciones de Turquía para implementar el controvertido acuerdo migratorio que firmó en marzo con la UE, que estipula la expulsión de todos los refugiados que lleguen a Grecia luego de cruzar el mar Egeo de vuelta a Turquía.

De todos modos, Ankara todavía debe cumplir los puntos mencionados anteriormente antes de junio, para que este acuerdo de visados se firme bajo los preceptos acordados por ambas partes. Entre los puntos a cumplir se encuentran el endurecimiento de la lucha contra la corrupción, la negociación de un acuerdo extra con Europol y la revisión de la legislación del país sobre el terrorismo. En cuanto a este último punto, Bruselas, capital de la Unión Europea, espera que el país de una definición menos amplia de la noción de "terrorismo", para evitar que cualquiera pueda ser calificado de "terrorista", algo que ha sucedido varias veces con periodistas.

Según Frans Timmermans, vicepresidente de la Comisión Europea, el acuerdo "dio claramente resultados", ya que se registran "menos de cien llegadas por día a las islas griegas, en vez de los miles que hubo durante el pasado otoño".

El sistema de asilo en la UE se rige por el reglamento de Dublín, que establece que el primer país del bloque al que llega un solicitante de asilo es el que debe encargarse de tratar su solicitud. Desde hace años, varios países miembros piden una revisión del reglamento, y el registro de 1,25 millones de solicitudes de asilo en 2015 expuso sus fallas. Italia y Grecia, adonde llegan la mayor cantidad de solicitantes de asilo han denunciado desde hace meses la injusticia del sistema.

El acuerdo firmado en marzo fue el último movimiento para cambiar ese sistema, mediante un reparto de cuotas por país cuando un estado registre una cantidad desproporcionada de solicitudes de asilo en relación a los otros miembros. Si un país rechaza recibir en el marco de este mecanismo de a un solicitante, el organismo propone que haga una "contribución de solidaridad" de 250 mil euros por cada refugiado. Este monto será entregado al país que reciba al solicitante de asilo.

Fuente: Basado en AFP

Populares de la sección