La UE rechaza que el Reino Unido se integre solo en plano comercial

Descartaron la idea de Cameron de dejar de lado el intercambio de personas
Los líderes de la Unión Europea (UE) advirtieron ayer al Reino Unido que el acceso al mercado común supone el respeto de las cuatro libertades, incluida la del movimiento de personas. Los mandatarios europeos empezaron ayer a marcar los lineamientos para unas eventuales negociaciones con el Reino Unido sobre su marcha del bloque, en una primera reunión sin el primer ministro británico, David Cameron, en la que subrayaron su unidad.

En su último Consejo Europeo, el jefe de gobierno británico había solicitado tiempo para comunicar a sus socios europeos la voluntad del Reino Unido de abandonar el bloque, pero había subrayado que, aunque se marcharan, querían mantener "una relación económica lo más cercana posible" dentro del mercado único.

Para ello pidió que la UE reformara primero "la libertad de circulación" de personas, uno de los temas clave de la campaña del referéndum británico en el que venció la opción de abandonar el bloque.

La respuesta de sus socios ayer fue contundente. "No habrá un mercado único a la carta", afirmó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en una rueda de prensa luego de la reunión de los 27 jefes de Estado.

El mercado único comunitario supone un espacio en donde se garantiza la libre circulación de bienes, servicios, capitales y personas.

"Los líderes lo dejaron claro como el agua. El acceso al mercado único necesita que se acepten las cuatro libertades, incluida la de movimiento", dijo.

Esa posición fue reafirmada en declaraciones públicas por la canciller alemana, Angela Merkel, y por el presidente francés, François Hollande.

El mandatario galo había advertido el martes por la noche, luego de la primera jornada de cumbre, que Londres debería respetar las cuatro libertades si quería tener acceso al mercado común. Hollande insistió ayer en conferencia de prensa que el Reino Unido deberá "contribuir financieramente" si quiere seguir comerciando sin trabas con los países de la UE.

Los 27 miembros del bloque reiteraron que no habrá "ningún tipo de negociación" mientras Londres no notifique formalmente su intención de marcharse en virtud del artículo 50 de los tratados europeos, y urgieron a Londres a hacerlo lo más rápidamente posible.

Merkel dijo que todos los líderes coinciden en que sería un "error" abrir ahora el debate sobre cambios en los tratados y negó que esta postura tenga que ver con el "miedo" a referendos similares al británico en otros países. Además, descartó revisar o cambiar legislaciones fiscales o bancarias porque son "suficientemente flexibles para responder a las especificidades de países individuales".

Cameron, quien renunció tras el resultado del referéndum al defender la opción europeísta, no notificará el brexit sino que, a su juicio, esta responsabilidad corresponde a su sucesor al frente del gobierno y del partido a partir de setiembre.

En el segundo día de cumbre, que llamaron informal por la ausencia del jefe de gobierno británico tras los resultados del referéndum, los 27 mandatarios europeos mantuvieron una "reflexión política" sobre el futuro del bloque, agregó Tusk. Habrá una próxima reunión el 16 de setiembre en Bratislava para continuar la discusión.

Fuente: Agencias

Populares de la sección