La última llamada de una joven que murió en el incendio de Londres

"Mamá, me estoy muriendo; gracias por todo lo que has hecho por mí", dijo Gloria Trevisan

Gloria Trevisan y su novio, Marco Gottardi, de 26 y 27 años, respectivamente, se habían trasladado a Londres hacía tres meses por trabajo. El miércoles pasado estaban en la Torre Grenfell, donde se desató un incendio que, según la Policía, dejó a 58 víctimas.

Consciente de lo que iba a suceder, Gloria llamó a su madre para despedirse. "Mamá, me estoy muriendo; gracias por todo lo que has hecho por mí". Estas fueron las últimas palabras de la joven a sus padres, según dijo la abogada de la familia.

Y siguió hablándole a su madre: "De aquí no podemos salir, estamos bloqueados. Me duele mucho el no poder abrazarlos nunca más. Tenía toda la vida por delante. No es justo. No quiero morir. Yo quería ayudarlos. Les doy las gracias por lo que han hecho por mí. Mamá, me doy cuenta que estoy muriendo. Iré al cielo. Los ayudaré desde allí". En ese momento se cortó la conexión.

Según relató La Vanguardia, Gloria y Marco emigraron para conseguir un mejor salario. "Londres le supo ofrecer lo que merecía por sus capacidades", contó la madre a la prensa italiana.

Sus padres tienen un solo tienen un deseo: "Que se encuentren los restos mortales de su hija y de su novio para darles sepultura y un digno adiós".

La BBC ha hecho un recuento de personas desaparecidas en el que las eleva a 70, mientras el diario The Sun calcula que son precisamente 58. Un total de 16 cuerpos, de los 30 localizados en la torre de 120 apartamentos, han podido ser recuperado de la torre calcinada y han sido trasladados a la morgue de Westminster.

Cerca de 600 personas vivían en ese inmueble de 120 apartamentos, que fue devastado completamente por un incendio en la madrugada del pasado miércoles.


Populares de la sección