La última ovación para José Carreras

El tenor español se presentó anoche en el Auditorio Adela Reta en el marco de su gira despedida; el sábado cantará en Punta del Este
El tenor español José Carreras se despidió ayer de la audiencia montevideana en el Auditorio Nacional Adela Reta con un espectáculo en el que repasó varios clásicos de la ópera y canciones de otros géneros en el contexto de su última gira mundial, A life in music.

A las 21 horas el escenario fue ocupado por la Orquesta Sinfónica del Sodre, que bajo la conducción del director catalán David Giménez comenzó con la suite L'Arlessiene, de Bizet. Tras esa introducción finalmente apareció en escena Carreras, que se llevó una de las ovaciones más largas de la noche en ese momento.

El público que estuvo cerca de llenar la sala del Auditorio (apenas quedaban unas pocas localidades vacías en el sector más caro) aplaudió y aclamó cada pieza a rabiar, incluidas dos largas ovaciones de pie sobre el final del espectáculo. Quien también se ganó varios elogios fue la soprano argentina Jaquelina Livieri, que intercaló sus actuaciones con las del español, aunque compartieron también varios destacados duetos.

A pesar de la edad y del hecho de que se trate de su retirada de los escenarios, Carreras demostró que su voz sigue en un óptimo nivel, emocionando con cada nota y haciendo gala de su potencia, a la vez que recibiendo agradecido cada uno de los aplausos.

A lo largo de la presentación se mostraban en una pantalla algunos de los logros, papeles destacados de Carreras en su trabajo como cantante de ópera, colaboraciones con músicos de diversos géneros, y un destaque para su etapa junto a Plácido Domingo y Luciano Pavarotti en Los Tres Tenores.

Carreras se ganó también algunos aplausos extra al interpretar el tango de Gardel y Le Pera Lejana tierra mía, así como una versión de El día que me quieras. La única ausencia para el público (que se animó a pedirla en voz alta) fue Granada.

José Carreras

El final fue otro de los momentos más destacados, con un repaso por obras de musicales de Broaway, piezas de clásicos de la ópera como Carmen o La Traviata, y un cierre a dúo entre Livieri y Carreras con Amigos para siempre, la canción escrita por Andrew Lloyd Webber e interpretada por Carreras y Sarah Brightman para los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992.

Con un sólido espectáculo, la despedida de Carreras estuvo a la altura de la trayectoria de uno de los tenores más destacados de las últimas décadas. Su gira continúa ahora por Punta del Este, donde se presentará el sábado en el hotel Conrad.


Populares de la sección

Acerca del autor