"La universidad tiene que repensarse si quiere sobrevivir"

El rector de la UCUDAL, Julio Fernández Techera, dice que en Uruguay todavía no se es consciente de este desafío
Julio Fernández Techera es un apasionado de la educación. Está preocupado por la situación que atraviesa el país en este aspecto, pero también es optimista. Asegura que cuando volvió a Uruguay en 2002, los uruguayos seguían convencidos del excelente nivel de enseñanza y no querían tocar ni una pieza del sistema. Ahora son más conscientes y muchos se han puesto el desafío en los hombros. A su entender, los problemas sin resolver en la enseñanza básica han impedido mirar a futuro el sistema universitario, que también necesita renovarse. En su nuevo despacho, el flamante rector de la Universidad Católica recibió a El Observador. Aquí un extracto de la conversación.

¿Qué metas se puso para su gestión?
Una idea que tengo es darle una unidad mayor a la universidad. Los uruguayos tenemos un modelo, donde cada facultad tiene una gran autonomía y a veces es difícil juntarse para dialogar, pensar, organizar cosas juntos. Otro aspecto que me interesa mucho es seguir fortaleciendo los vínculos internacionales. También me interesa la vocación de servicio social muy fuerte que tiene la universidad. La educación, creo que es un área prioritaria de servicio de la universidad. Mi idea es convertirnos en una usina de innovación en este sentido.

¿Qué percepción tiene del sistema terciario universitario?
El gran reto de la educación terciaria –creo que todavía no lo hemos sentido- tiene que ver con el impacto de la tecnología en la formación. El modelo francés del siglo XIX, de aprender técnicas y adquirir conocimientos, hoy con internet está en serio riesgo. Entonces, la universidad se tiene que reposicionar. Hay cosas que hoy se pueden aprender con tutoriales. La universidad no es solo para formar profesionales o enseñar técnicas. Tiene que ver con la formación de toda la persona, la búsqueda de la verdad y generación de pensamiento crítico. Creo que está ante un reto muy grande y tiene que despertar.

¿Hacia dónde se debe ir?
Creo que va por recuperar la universidad como centro de formación integral, que es el modelo norteamericano e inglés, donde no se entra para hacer una carrera profesional. Es el modelo de college americano.

¿Cómo funciona exactamente?
En el college casi un tercio de las asignaturas son de todo tipo, desde filosofía hasta ciencias. Son materias que tienen que ver con la formación de la persona y a donde asisten estudiantes de todas las orientaciones. Luego hay dos tercios de asignaturas que son más específicas. Si al terminar el college, el estudiante quiere estudiar abogacía, tiene que ir a una escuela de leyes. El college tiene mucho más que ver con una experiencia intelectual, humana que con una carrera profesional. De la parte más técnica ya no se puede tener el monopolio. Todavía no hemos caído en la cuenta de este desafío porque no hemos logrado cambiar primaria y secundaria. La universidad tiene que repensarse si quiere sobrevivir como institución.

¿Y tiene que repensar su rol, pensando en las falencias con las que llegan los estudiantes ?

Creo que las universidades más allá de colaborar mucho para que mejore la enseñanza básica, nos tenemos que hacer cargo de la realidad y la realidad son los alumnos que llegan. No podemos pensar todo para un alumno que no existe. Si tiene problemas en el manejo del lenguaje, habrá que ayudarlo para que lo desarrolle. Es posible.

¿Cómo ve a Uruguay en 30 años?

La situación es una tragedia, pero en los últimos 15 años ha habido un movimiento de innovación desde la sociedad civil, también en lo público. En algún momento esto va a tener que hacer click y modificarse. La sociedad uruguaya muy recientemente ha tomado conciencia del drama en el que estamos, supongo que en algún momento la gente va a reaccionar y le va a exigir al sistema político que tome decisiones. Eso va a ser bueno porque hoy al sistema político le cuesta tomar decisiones por el costo que eso pueda tener. Cuando vean que el costo político va a ser el no hacer, supongo que reaccionarán. Espero que en los próximo 10 años haya un click, sino esto va a ser terrible.

¿Qué papel debe desempeñar la educación católica en Uruguay?
La educación católica lleva 336 años en Uruguay. Somos una parte de la sociedad civil, aunque muchas veces se nos niegue el lugar como ciudadanos de pleno derecho.

¿A qué se refiere?
En Uruguay todavía pasa que hay autoridades que cuando se las invita a una institución católica no van y cuando se las invita a una que no es católica, si van. Esto lo digo porque me ha pasado. Y no se los invita a un acto religioso. Eso es triste porque estamos regidos por la legislación uruguaya y segundo, porque somos ciudadanos uruguayos igual que el resto. Lo mismo pasa entre lo privado y lo público. Hay llamados del Estado, donde solo se admiten personas egresadas de la Universidad de la República (Udelar). Eso en cualquier país del mundo se llama discriminación. Acá parece que lo público es una ciudadanía de primera clase y lo privado es una ciudadanía de segunda.


Populares de la sección

Acerca del autor