La virgen María desató polémica sobre la disciplina en el Frente

Reclaman que los temas relevantes sean discutidos en profundidad
El mandato impuesto a los ediles del Frente Amplio para que votaran contra la instalación de una estatua de la virgen María en la rambla de Montevideo generó un nuevo debate en el oficialismo sobre el alcance de la denominada disciplina partidaria. El tema fue planteado este lunes en la reunión de la Departamental de Montevideo de la coalición de izquierdas, donde integrantes de ese organismo cuestionaron que la bancada de ediles haya fijado posición sin consultar a lo que comunmente llaman "orgánica partidaria".

Dirigentes y ediles del Frente Amplio de Montevideo dijeron a El Observador que, durante el encuentro, integrantes de la Departamental, el órgano de conducción del Frente Amplio en la capital, plantearon la necesidad de que los temas relevantes sean debatidos en la interna partidaria antes de que los curules resuelvan por sí solos. El Frente Amplio acordó discutir las potestades de la bancada y su vínculo con la Departamental en próximos encuentros.

Tras meses de debate, la Junta Departamental de Montevideo rechazó el 11 de mayo la instalación de la virgen en la rambla. El proyecto tuvo 14 votos a favor y 17 en contra.

Antes de la votación, la mayoría de los ediles frenteamplistas habían decidido que el asunto era lo suficientemente importante para declarar la "disciplina partidaria" y obligaron a rechazar la propuesta a aquellos curules del FA que estaban a favor de instalar la estatua de la virgen María en la rambla.

El propio intendente Daniel Martínez había avalado el pedido de la Iglesia Católica.
Antes de la votación, la mayoría de los ediles frenteamplistas habían decidido que el asunto era lo suficientemente importante para declarar la "disciplina partidaria" y obligaron a rechazar la propuesta a aquellos curules del FA que estaban a favor de instalar la estatua de la virgen María en la rambla.

El arzobispo de Montevideo, Daniel Sturla, consideró que la decisión de la Junta representa un "claro retroceso en la laicidad entendida como apertura, pluralidad y posibilidad de manifestar".

La última palabra.
La coordinadora de la bancada de ediles del Frente Amplio en Montevideo, Adriana Barros (Vertiente Artiguista) explicó a El Observador que el reglamento interno de las distintas bancadas del Frente Amplio consagra que "se mandata (la disciplina partidaria) por dos tercios".

"En la bancada del Frente Amplio la votación fue 64,7% en contra (de la instalación de la imagen) y 35% a favor. Los que marcamos que votábamos por disciplina o unidad de acción fuimos Mariano Arana y yo. El resto votó callado. Pero no fuimos los únicos dos que votamos en contra (en la bancada)", admitió Barros.

"En los temas complejos la fuerza política siempre tiene la potestad de la última palabra si el asunto es debatido en la Departamental. Y en este caso no fue así", agregó la edila.

La edila de la Vertiente reconoció la unidad de acción como un instrumento válido pero advirtió que antes de tomar decisiones los temas deberían pasar por la orgánica partidaria y no ser resorte exclusivo de los representantes en la Junta Departamental.

"Para mí está saldado que se vota por unidad de acción. Pero creo que hay temas que, si hay tiempo, más vale que la fuerza política los discuta", dijo Barros

El edil del MPP Martín Nessi reconoció a El Observador que "algunos compañeros" plantearon analizar en la Departamental "qué temas son resorte de discusión de la fuerza política". El representante mujiquista señaló que el tema será resuelto en próximas reuniones.

Otro dirigente del MPP deMontevideo, que pidió reserva, señaló que una Departamental puede marcar si los ediles se están apartando del programa pero la gestión y las leyes las define la bancada y el gobierno de forma independiente.


Populares de la sección