La visita de Eric Trump a Punta del Este le costó US$ 97.000 a su gobierno

El alojamiento y recursos de su seguridad son pagados con fondos públicos
En enero, apenas días antes de la asunción presidencial de Donald Trump, su hijo Eric visitó Punta del Este. El motivo de su estadía en el balenario uruguayo fue la Torre Trump, un edificio de apartamentos que se está construyendo sobre la rambla de la playa Brava, y en el que la empresa de su familia da el nombre en concesión a YY Development Group.

El viaje representó un gasto de US$ 97.000 en fondos del gobierno (por lo tanto, pagados por la población), según publicó el Washington Post. El diario estadounidense señala que el gasto responde al alojamiento del personal diplomático y a los agentes del Servicio Secreto (la guardia presidencial estadounidense) que se encargaron de la protección del hijo del actual mandatario.

En su visita, el nuevo responsable de la empresa fundada por su padre se reunió con agentes inmobiliarios, realizó eventos de promoción de la Torre y aprovechó para recorrer algunos puntos de Punta del Este y sus cercanías, como el parador La Huella de José Ignacio.

Según el Washington Post, esta factura muestra que, por más que Trump lo niegue, su empresa termina cruzando caminos con sus responsabilidades como gobernante, ya que la protección de su familia en viajes de negocios se pagó con fondos públicos.

De lo gastado, US$ 88.000 corresponden a los guardias del Servicio Secreto, que por ley protegen al presidente y a su familia, incluso desde antes de que asuman el cargo, como sucedió en este caso. Los US$ 9000 pertenecen a personal de la embajada estadounidense en Montevideo, que destinó personal a asistir a Eric Trump en su visita.



Populares de la sección