Lácteos, domésticas y transporte de carga sin acuerdos salariales

Esta semana habrá nuevas reuniones para buscar entendimientos
El servicio doméstico, la industria láctea y el transporte de carga nacional e internacional son tres sectores importantes de actividad que se encuentran negociando actualmente la renovación de su convenio colectivo, sin que todavía empresarios y trabajadores lleguen a acuerdos.

Una de las negociaciones que viene más dilatada en el tiempo es la del sector de las trabajadoras domésticas, donde se llevan más de 10 reuniones. Si bien la fórmula salarial está encaminada para que se apliquen ajustes nominales correspondientes a la franja intermedia (8,5% en el primer año del convenio, 7,5% en el segundo y 7% para el tercero), el principal obstáculo para cerrar el convenio pasa por la definición de categorías salariales por tarea.

En diálogo con El Observador la dirigente del Sindicato Único de Trabajadoras Domésticas Lucía Gandara explicó que si bien es una recomendación incluida en el convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que Uruguay ha firmado, desde el 2008 se viene postergando su aplicación. Gandara indicó que en la actual negociación la Liga de Amas de Casa se niega a contemplar el planteo por entender que "no están dadas las condiciones" para hacerlo.

El Poder Ejecutivo se apresta a presentar una fórmula salarial que incluiría este punto, pero que en principio no sería acompañada por la representación patronal. Aunque el gobierno y el sindicato podrían votar juntos y dejar en minoría a la Liga de Amas de Casa, la intención es que se alcance un acuerdo entre las tres partes. Las autoridades dieron plazo hasta fin de marzo para culminar las negociaciones.

En el caso de la industria láctea, los obreros nucleados en la Federación de Trabajadores la Industria Láctea (FTIL) presentarán hoy una nueva fórmula salarial que será puesta a consideración de las empresas. En diálogo con El Observador, el dirigente sindical, Jorge Beschizza indicó que la idea del sindicato es negociar un acuerdo a 12 o 18 meses de extensión. Hasta ahora la Cámara de la Industria Láctea (CILU) manifestó interés por un convenio a 24 meses. La propuesta que la FTIL colocó como punto de partida semanas atrás proponía la firma de un convenio a tres años con ajustes semestrales o anuales por inflación, más 5% de crecimiento real que fue rechazado por las empresas.

En el sector de transporte de carga terrestre la idea de la gremial pasa por modificar el régimen habitual de remuneración por otro "más flexible" basado en incentivos por desempeño, cambio que no acepta el sindicato.

Populares de la sección