Lady Gaga para toda la familia

La artista famosa por sus extravagancias y sus canciones pop se presentará este domingo en el mayor escenario televisivo: el entretiempo del Super Bowl
Los Video Music Awards de 2009 fueron icónicos. No solo porque sucedió el ya infame momento en que Kanye West interrumpió a Taylor Swift para afirmar que el video de Single Ladies de Beyoncé era el mejor de "todos los tiempos", sino también porque mostró por primera vez la grandilocuencia pop de Lady Gaga al mundo.

Para ese entonces Just Dance y Poker Face ya eran hits consolidados, y la cantante se encontraba en plena transformación de su look platinado con cerquillo romo a una figura excéntrica, atrevida y vanguardista en lo que moda se refería. Esa noche –tenía nueve nominaciones y se llevó tres estatuillas, incluyendo Mejor artista nuevo– hizo cinco cambios de vestuario.

La cantante ya había hecho numerosísimas entrevistas (explicando sobre todo las letras más picantes de Poker Face, por ejemplo) y se había presentado en vivo en transmisiones televisivas. Pero fue ahí, en MTV, donde quedó demostrado que Lady Gaga sería una estrella diferente.

Se subió al escenario para interpretar en vivo Paparazzi, tema de su disco debut The Fame. Siguiendo la trama de su excelente video ambientado en una mansión opulenta, Gaga, vestida de blanco, interpretó el tema con su estrafalaria coreografía. Todo parecía normal hasta que, luego de un intervalo en el que tocó el piano, la cantante se levantó del taburete tambaleando y con la voz temblando. Un chorro de sangre comenzó a deslizarse por su vientre al aire. El público vitoreaba mientras Gaga se contorneaba en brazos de los bailarines y se pasaba la sangre por la cara. Terminó su presentación colgada del techo desde la muñeca, tirando el micrófono al piso, mientras sonaban flashes atronadores.

Lady Gaga - VMA 2009 "Paparazzi"

Ver eso en vivo fue impresionante, en el sentido de que dejó una impresión indeleble en la memoria. Lady Gaga había llegado en el momento justo para conducir al pop hacia la vanguardia, salvarnos de la monotonía y de las estrellas que jugaban a la segura. Su imagen, sus canciones y sus palabras en entrevistas eran una bocanada de aire fresco y entretenimiento puro.

Ocho años pasaron de ese gran momento (años luz en términos del pop), y Lady Gaga, la "Mother Monster" (madre monstruo) de una legión de fanáticos –muchos outsiders, LGBT, víctimas de abusos, a los que la cantante les prestó su voz– se presentará en el mayor escenario que la televisión estadounidense puede ofrecer: el show del entretiempo del Super Bowl. Y como en aquel 2009, tiene cosas para demostrar.

La nueva y renovada Gaga

Desde hace unos años Lady Gaga comenzó a transitar otro camino en su carrera. Aquellas extravagancias que llegaron a cansar al público (desde el vestido de carne hasta su entrada a los Grammy en un huevo gigante) quedaron atrás. Cambió de estilista (el ahora celebrado diseñador Brandon Maxwell) y su imagen dio un giro de 180°. Probó con la actuación y se ganó un Globo de Oro por su rol en American Horror Story. Y luego del decepcionante ARTPOP (2013) volvió el año pasado con un disco introspectivo y personal, inspirado en su fallecida tía Joanne. Ahora luce más como una cantante de country que como un alien de otra dimensión.

Todo esto sin dudas ayudó a que Gaga consiguiera este codiciado puesto en una transmisión que el año pasado llegó a capturar a 111 millones de televidentes solo en Estados Unidos.

En esta ocasión Gaga demostrará que lo suyo ahora es apto para todo público. La cantante puede tanto desfilar para Marc Jacobs como tocar en pubs venidos a menos vistiendo un sombrero de cowboy rosado; o sonar en los boliches gay hasta el hartazgo y hacer una balada como Million Reasons, a guitarra y voz, sin brillos ni disfraces.

Lady Gaga - Million Reasons

Su objetivo en ARTPOP era hacer convivir la alta cultura con la baja, el pop con el arte. Tal vez en esta nueva etapa eso quede todavía más claro, ahora que se permitió darle cabida a un público que podía verse alienado por sus anteriores extravagancias o simplemente se cansó de su pomposidad. Como otras estrellas antes que ella, se supo transformar cuando lo necesitaba.

Se espera que Gaga siga el manual de los artistas que la antecedieron en el Super Bowl y repase sus hits, así como también se guarde algunos ases bajo la manga para apelar al viejo y querido shock. Lo que es seguro es que Gaga sabe cómo dar un show para el recuerdo, y que al tratarse de una presentación familiar, seguro es que no habrá sangre de por medio.

Los shows más recientes

Super bowl

2012

Madonna Super Bowl

En su presentación inspirada en la iconografía romana y egipcia, Madonna contó con invitados y cerró por lo alto con Like a Prayer.

2013

Beyonce - Super Bowl

Con coreografías y una escenografía de primer nivel, Beyoncé no solo sacó a relucir sus hits sino que también reunió a Destiny's Child.

2014

Bruno Mars super bowl

Bruno Mars, animador nato, se presentó junto a su banda de uniforme dorado, canciones conocidas y los Red Hot Chili Peppers como invitados.

2015

Katy Perry - Super Bowl

Katy Perry llevó sus mundo acaramelado al Super Bowl con un show que tuvo al "tiburón de la izquierda" como segundo protagonista.

2016

Coldplay Super Bowl

Coldplay tuvo la oportunidad para lucirse con sus hits, aunque fue opacado por sus dos invitados: Beyoncé y Bruno Mars.

Populares de la sección

Acerca del autor