Lali Espósito: la gran bestia pop

Con una puesta en escena destacable, algunas molestias entre el público y la presencia de su pareja, Mariano Martínez, la artista puso a bailar a Punta del Este y demostró su versatilidad
Conferencia de Lali Espósito en el Conrad
Histeria. No solo es uno de los hits de Lali Espósito, sino que es el ambiente que se vive en sus presentaciones en vivo, como la que la cantante argentina realizó en la noche del sábado en el hotel Conrad de Punta del Este. Ya desde la previa, cada prueba de luces, cada movimiento sobre y bajo el escenario y cada descarga de las máquinas de humo era recibida con una cascada de gritos y alaridos agudos, aunque el caos se desató con el ingreso al salón del actor Mariano Martínez, actual pareja de Espósito y su compañero protagónico en la novela televisiva Esperanza mía.

Momentos después la banda de acompañamiento (integrada por tres de sus productores musicales) subió al escenario, mientras en las entradas laterales, cinco bailarinas se movían, preparándose para saltar a escena. Tras ellos llegó Lali, desatando el fervor de los presentes, que además del público juvenil –que conoce cada palabra de cada canción– incluía a varios padres, repartidos entre los que solo estaban allí para acompañar y los que también conocían y disfrutaban de las canciones de Espósito. Con un repertorio aún breve (solo cuenta con un disco, A bailar, aunque ya está trabajando en otro) la cantante y actriz muestra varias influencias y estilos, más allá de englobarse principalmente en el pop.

La música de Espósito incluye guitarras distorsionadas, beats electrónicos, rap y hasta pasajes que remiten al jazz, aunque también hay tiempo para las baladas románticas. Su show en el Conrad también incluyó uno de los temas que la artista grabó para Esperanza mía (y que dedicó a Martínez, lo que condujo a más alaridos del público y el inicio del cántico "¡Lali y Mariano!"), así como una tríada de covers, entre los que se incluyeron Wake me up del DJ sueco Avicii, y una buena versión de Don't stop me now de Queen, que hizo bailar a padres e hijos por igual.

También es destacable la puesta en escena de Espósito. Cinco cambios de vestuario, pantallas led con imágenes y videos de la artista, y la presencia frecuente de su cuerpo de baile le agregaron espectacularidad al show, en el que Lali cantó y bailó hasta el agotamiento, lo que demostraba cada vez que interactuaba con el público, agitada.

En esas interacciones, Espósito muestra su carisma y actitud, bromeando con los miembros de la seguridad ("Vos estás moviendo la patita aunque te hacés el serio", le dijo a uno de ellos), y con el público en sí ("¿Están esperando el segundo disco? ¿Saben que va a ser de cumbia, no?" lanzó, generando confusión entre las niñas).

La histeria también llevó a algunos inconvenientes entre los asistentes y la seguridad. La edad del público generó que cuando las personas se levantaron de sus asientos para bailar, taparon la visión de las fanáticas y los fanáticos más pequeños, que acompañados por sus padres comenzaron a bajar hacia el escenario, exigiendo una mirada más clara de lo que sucedía sobre el escenario. Eso terminó con la organización solicitando el retorno a los lugares y los niños parados sobre las sillas o sobre los hombros de sus padres. Espósito se refirió al hecho luego cuando al arengar a la tribuna para bailar, reconoció que "rompía las reglas" del lugar, pero era necesario.

Y así fue. Con la histeria en su punto máximo, Espósito cantó A bailar, el tema que le da nombre a su disco y a la gira, para finalizar poco después con Asesina, canción que también abrió el espectáculo.

El fin de una etapa

El show de Lali Espósito mostró su estatus como estrella musical adolescente, pero quizá esto no se prolongue por demasiado tiempo. En la previa del show, Espósito dijo a El Observador que, por una parte, su trabajo en Esperanza mía (su primer protagónico como adulta, tras su pasaje por las series juveniles de Cris Morena) incrementó su popularidad tanto hacia un espectro de público más adulto como incluso más joven, mientras que a nivel musical estima que con el paso del tiempo comenzará a dirigirse sobre todo a un público más adulto, incluso por una cuestión de crecimiento personal.

"No es un deseo, no estoy deseando gustarle a un público más grande, sino que por la edad que tengo, los gustos naturalmente cambian. Entonces, con la libertad que tengo para hacer mi música, creo que naturalmente hará que el público más grande del que me sigue hoy se sume, de hecho, lo noto. En estos últimos shows noté a un público incluso más grande que yo cantando las canciones. Pero por Esperanza mía también se sumó un público más pequeño que a veces me da vergüenza, porque uso un body sugerente que me da vergüenza usarlo hasta a mí, y es alguien que viene a verte porque te ve en la tele, y no tiene mucho que ver. Pero creo que el pop también permite ese juego de lo sensual con lo más naif".

En referencia a su segundo disco, prometió una "mayor madurez", en comparación al primer disco, con un sonido más "denso", vinculado a la experimentación con nuevos géneros y temáticas en las letras.
Mientras tanto, el público más fervoroso, pasional (y también de los más redituables económicamente) que sigue a Espósito son en su mayoría niños y adolescentes, como demostró con una nueva presentación en Uruguay. Por el momento, Lali es la histeria pop es su máxima expresión.

El 2016 con diferentes facetas

Tras un año en que se produjo su despegue absoluto, el 2016 incluye varios proyectos para Espósito, en sus diferentes facetas. Además de la grabación de su segundo disco, realizará dos películas: una biográfica en la que interpretará a la cantante Tita Merello, y otra llamada Permitidos, una comedia que protagonizará junto a Martín Piroyansky, que comenzará a filmar en febrero. "Es un embole la vida del artista", dijo en Punta del Este en referencia a su ritmo de vida, que actualmente incluye las presentaciones de la gira A bailar, y que aparenta continuar durante todo el año. "Vengo a lugares como este y me dan ganas de matar a los que están en la playa de la envidia", bromeó al respecto.

Populares de la sección

Acerca del autor