Lanzan ofensiva en uno de los principales feudos yihadistas

El ejercito iraquí entró en la ciudad de Faluya, que es controlada por el EI
El ejército iraquí inició una ofensiva para recuperar uno de los principales bastiones del grupo terrorista Estado Islámico (EI), la ciudad de Faluya, donde están atrapados decenas de miles de civiles. Con apoyo áereo de Estados Unidos, una unidad militar de elite tomó sobre el mediodía de ayer el control de la estación policial del distrito de Naimiya, en la zona sur de esa ciudad, en una acción destacada por las fuerzas de la coalición internacional contra los yihadistas.

El avance en esta ciudad situada a apenas 50 km al oeste de la capital iraquí, Bagdad, se lleva a cabo por tres frentes, después de una semana de asedio y de toma de control por parte de las fuerzas de seguridad de las aldeas y las zonas rurales cercanas.

"Las fuerzas iraquíes penetraron en Faluya con cobertura aérea de la coalición internacional, de la fuerza aérea iraquí y de la aviación del ejército y con apoyo de la artillería y de tanques", dijo el comandante general Abdelwahab al Saadi, al frente de la operación. El avance encuentra "resistencia de parte de Dáesh", refirió el militar, usando el acrónimo árabe del EI.

La ofensiva para retomar el control de Faluya se perfila para ser una de las mayores en contra del grupo Estado Islámico, en la ciudad donde fuerzas estadounidenses libraron los más duros enfrentamientos desde su ocupación entre 2003 y 2011 contra los precursores del grupo militante musulmán suní.

Faluya es además el bastión del grupo Estado Islámico más cercano a Bagdad y se cree que es la base desde donde el grupo yihadista ha conspirado para llevar adelante una serie de ataques suicidas con bomba contra civiles chiíes y blancos del gobierno al interior de la capital de Irak.

A medida que fuerzas del gobierno intensificaban su arremetida, más de 20 personas murieron y más de 50 resultaron heridas en tres distritos de Bagdad luego de que atacantes suicidas con bomba detonaron un automóvil y una motocicleta, y tras la explosión de un coche bomba, dijeron fuentes médicas y policiales.

Además, fuerzas de seguridad kurdas anunciaron avances contra el grupo Estado Islámico en el norte de Irak, capturando aldeas en manos de militantes a las afueras de Mosul, la ciudad más grande bajo el control de milicianos.

Por otra parte, en Siria, los combates se intensificaban en los alrededores del bastión rebelde de Marea, en el norte de la provincia de Alepo, donde decenas de miles de desplazados se ven amenazados por una ofensiva del EI.

Civiles

Solo un puñado de civiles lograron huir de Faluya y Naciones Unidas (ONU) teme que las cerca de 50.000 personas privadas de alimentos, agua potable y medicamentos que permanecen en la ciudad puedan ser usadas como escudos humanos.

Un alto responsable de la Policía afirmó que las fuerzas de seguridad habían ayudado ayer a unos 800 civiles que huían de la zona de combate. Las familias que consiguieron escapar fueron instaladas en campos de zonas periféricas.

Se calcula que en Faluya, uno de los principales centros urbanos de Irak que está todavía en manos del EI, hay actualmente unos 1.000 combatientes yihadistas, pero se ignora cuáles son sus dispositivos para defender esta ciudad con alta carga simbólica.

Faluya, conocida en otros tiempos como "la ciudad de las mezquitas", fue un importante centro del islam sunita y foco de la rebelión de 1920 contra la dominación colonial británica.

En 2004, las tropas estadounidenses que habían derrocado al dictador Sadam Husein sufrieron allí algunos de sus peores reveses desde la Guerra de Vietnam.

Fuente: Agencias

Populares de la sección