Larrañaga y Astori: Otros mundos paralelos

El ministro defendió las decisiones económicas y aseguró que el gobierno está "firme"; el senador Larrañaga lo acusó de mentir y de haber fracasado
Como si estuvieran en dos mundos distintos, el senador Jorge Larrañaga (Alianza Nacional) y el ministro de Economía, Danilo Astori presentaron en el Parlamento sus visiones enfrentadas sobre la situación actual del país.

Astori reconoció por primera vez durante la interpelación que las decisiones tomadas por el gobierno constituyen "un ajuste" necesario por el cambio de la realidad y los blancos se afirmaron en los micrófonos para acusarlo de haber faltado a la verdad y "trampear".
.
"El Dream Team dejó US$ 2.000 millones de déficit", dijo Larrañaga en una primera intervención de tres horas, de corte técnico y leída, que luego complementó con otra de tono político donde le dijo a Astori que "fracasó", que "perdió el control", que "se le fue el gasto", que "benefició a los bancos" y que ayer "perdió la oportunidad de pedir disculpas a la ciudadanía".

Le dijo que era "el responsable" del ajuste, por lo que hizo y lo que dejó hacer, y en alusión a una vieja frase del presidente Tabaré Vázquez – "podremos meter la pata pero no la mano en la lata"–, reclamó: "¡No metan más la pata, no metan más la pata!".

La bancada de izquierda se movió molesta en sus asientos cuando Larrañaga leyó el mensaje que, según dijo, le envió una vecina de un barrio humilde. "Mañana no vas a ser un senador más. Vas a ser la voz de miles de uruguayos que estamos cansados de que nos metan la mano en el bolsillo y nos mientan".

Pero Astori, acompañado del subsecretario Pablo Ferreri, el director de la OPP, Alvaro García y Mario Bergara, presidente del Banco Central, además de otros jerarcas de Economía, refutó uno a uno los cuestionamientos. "No acepto que se diga que perdimos el control de la Economía", afirmó y pidió que no se entrara en "un torneo de agravios".
En la sesión de ayer, Astori habló de "ajuste" y no de "consolidación fiscal" como se hizo cuando se presentaron los aumentos de impuestos, postergación de inversiones y recorte de gastos. Para el ministro el "ajuste fue moderado" y lo comparó con la década en la que gobernaron los blancos.
En medio de acusaciones por haber prometido que no aumentaría los impuestos, Luis Lacalle Pou (Todos) solo intervino para advertir al ministro que en campaña "faltó a la verdad" y Luis Alberto Heber, presidente del directorio blanco, subió la apuesta y le dijo que "no fue honesto". Eso motivó la intervención del vicepresidente Raúl Sendic, quien pidió "respeto".

El ministro reconoció que el anuncio electoral "no se cumplió". "¿Pretendimos mentir con Tabaré Vázquez? No, en absoluto" se respondió. "No queríamos subir impuestos". "No hubo intención de mala fe, en absoluto", afirmó Astori en medio del silencio del Senado. Los impuestos se subieron porque cambió la realidad, explicó.

La primera pregunta de las 29 que le formuló Larrañaga a Astori fue si asumía "el compromiso ante el Senado de no volver a modificar el sistema impositivo y en particular de no volver a subir los impuestos".

Astori respondió que no aceptaría "emplazamientos", y apeló de nuevo a su "buena fe" para señalar que "no quiere volver a modificar impuestos".

Larrañaga no sólo le hizo notar que había incumplido una de las principales promesas electorales sino que en otra época, recordó, si un ministro incumplía una promesa así, "se tenía que ir".

El gobierno mostró gráficas en las pantallas del Parlamento en las que se apoyó para asegurar que los números van bien a pesar del escenario global adverso.

Los primeros cuadros mostraron el magro desempeño de la economía del mundo con caída del comercio y los precios.

Además el equipo económico espera para la región "a corto plazo un escenario recesivo en los vecinos" Argentina y Brasil.

El senador colorado Pedro Bordaberry , de los últimos en intervenir, hojeaba en su banca el libro "El engaño populista". "El problema es que no escuchan cuando se hacen advertencias", dijo.
.
Astori informó que el salario real seguirá creciendo, que la inflación subyacente en descenso es un buen anticipo de que se está en el camino correcto y que la inversión proyectada de la pastera UPM "es fundamental". "El timón de la economía sigue firme", afirmó.

Mientras aún había varios anotados para hablar, la bancada nacionalista firmó una moción que declaraba insatisfactorias las explicaciones del ministro, e intentó incluir un párrafo que ponía en duda su confiabilidad, pero ese punto, según supo El Observador, fue rechazado por el senador Pablo Mieres, del Partido Independiente.

La interpelación terminó como se sabía. El Frente respaldó a al ministro como ocurrió en todas las interpelaciones desde el año 2005.
La bancada de izquierda se prepara ahora para recibir el proyecto de Rendición de Cuentas, en el que hay diferencias al menos sobre el artículo que eliminó a las universidades privadas de la lista de beneficiarias que pueden recibir donaciones de empresas. Astori dijo que está "orgulloso" de esa ley, a diferencia de lo que votaron los diputados del Frente, incluidos los de su sector.

La enésima vuelta a los 90

Como en cada interpelación, la referencia a la década del '90 se hizo presente. Astori comparó su ajuste "moderado" con el ocurrido durante el gobierno de Luis Alberto Lacalle (1990 - 1995).

"El ajuste que hizo el Partido Nacional en 1990 fue de 5 puntos del producto. Este es de un punto", dijo, lo que generó la reacción de varios legisladores de la oposición, incluido el interpelante.

"¿Este ajuste se explica por lo que pasó en los '90? ¿Hasta cuándo?" se quejó Larrañaga.

Populares de la sección

Acerca del autor