Las alternativas que tiene el BCU para atacar el descenso del dólar

Expertos dieron su punto de vista sobre los caminos que puede seguir la autoridad monetaria
La activa participación que ha tenido el Banco Central (BCU) en el mercado cambiario durante las últimas dos semanas para dar soporte al dólar no ha podido con la presión bajista de la divisa estadounidense, que hoy se ubica en el nivel más bajo desde julio de 2015.

Expertos consultados por El Observador dieron su punto de vista sobre lo que está ocurriendo con la moneda en la plaza local y coincidieron en que la intervención del BCU (de manera directa e indirecta) y la baja de las tasas en moneda local, aparecen como los dos mecanismos más claros a utilizar.
Otra herramienta –a la que podría apelar la autoridad monetaria– es la implementación de encajes para los no residentes que demanden títulos locales, con el objetivo de frenar la llegada de capitales especulativos del exterior. Estos fondos venden sus dólares en el mercado local para hacerse de pesos y comprar los títulos, debido a las altas tasas en pesos que pagan con una cotización del dólar a la baja o estable.

El analista de la corredora y gestora de patrimonios Puente, Felipe Herrán, explicó que en el mercado doméstico hay "mucho extranjero" que está vendiendo dólares para hacer negocios en moneda doméstica, por ejemplo mediante la compra de letras de regulación monetaria (LRM) o bonos del Tesoro y eso está presionando al tipo de cambio. También consideró que los avances anunciados por el gobierno y la empresa UPM respecto a la tercera planta de celulosa "ya dejan ver que habrá flujos de entrada de dólares bastante grandes durante la etapa de construcción" en 2018 y 2019, y eso empieza a jugar en las expectativas de los distintos agentes.

Para el experto, las herramientas que hoy tiene el BCU son las compras en el mercado spot y la baja de tasas de LRM. De hecho esto último ya se ha observado de manera gradual en las últimas licitaciones. La colocación de letras realizada el viernes pasado a un plazo de 180 días rindió 11,8% anual frente a 12,4% de una semana atrás, mientras que la última licitación a un año de plazo cortó en 12,45% cuando una semana antes había sido de 12,7%.
De todas formas siguen siendo tasas muy atractivas para los inversores que se refleja en la alta demanda de esos papeles. Esta semana la demanda por esos instrumentos llegó hasta quintuplicar los montos ofrecidos.

Sobre la implementación de encajes que obliguen a los no residentes a dejar inmovilizado un porcentaje del monto invertido, como ya ocurrió entre 2012 y 2015, Herrán consideró que en este momento no sería una "buena medida". Eso porque la Unidad de Gestión de Deuda del Ministerio de Economía (MEF) prepara una emisión de bonos en pesos nominales y a su juicio una medida de esas características podría "desalentar" la llegada de inversores desde el exterior.
De todas formas, las autoridades también podrían implementar el encaje solo para los títulos del BCU y dejar sin penalización a la tenencia de instrumentos del MEF, como ocurrió en el pasado.
Por su parte, para el analista financiero Andrés Escardó, la baja del dólar responde más que al ingreso de capitales del exterior, a la coyuntura internacional y a las señales de la economía estadounidense que hacen pensar en que la recuperación ha ingresado en una especie de "meseta".
Eso pesa en los planes de la Reserva Federal, que esta semana dejó incambiadas las tasas de interés y aplazó una suba que podría contribuir en algo al fortalecimiento global de la divisa.
Según Escardó, son varios los fondos de inversión extranjeros compradores de deuda en pesos que han bajado la posición en este tipo de activos uruguayos, aunque sigue habiendo demanda.
De todas formas consideró que si el BCU no lo observara del todo conveniente con sus objetivos ya hubiera recurrido a la medida de los encajes.

La visión del BCU

El presidente del BCU, Mario Bergara, dijo el viernes al semanario Crónicas que el banco y el gobierno "están asegurando un tipo de cambio y son conscientes de que tienen que absorber un ingreso de capitales que está volviendo al país". De todas formas, aclaró que "eso no quiere decir asegurar un número. El martes fue $ 28,10, mañana quien sabe", apuntó.

Además, el jerarca reconoció que existe riesgo de atraso cambiario. "Por eso intervenimos. Si no lo hiciéramos y el dólar bajara, nos desalinearíamos de manera significativa de nuestra capacidad competitiva", reconoció.

La autoridad monetaria compró la semana pasada US$ 136,6 millones sobre un total operado de US$ 263,3 millones. Esa medida no fue suficiente para evitar que la moneda estadounidense cayera 1,06% y se ubicara levemente por debajo de los $ 28, un piso que las autoridades se han mostrado decididas a defender.

El BCU también interviene de forma indirecta y da la opción a los inversores que se vuelcan por títulos en moneda local a que los integren en dólares. Así busca evitar que el inversor que tiene dólares pase por el mercado de cambio para venderlos y hacerse de pesos para pagar los títulos, presionando a la baja el precio del billete verde. En lo que va de 2017, se hizo de casi US$ 1.000 millones que no pasaron por el mercado cambiario.

Populares de la sección