Las carencias sanitarias de la nueva morgue de Montevideo

Un asesor del sindicato de forenses señaló que los fluidos y parte de órganos se vierten al saneamiento general sin previo tratamiento

El Poder Judicial inauguró en noviembre del año pasado en Montevideo una nueva morgue. "Se mejoró la parte edilicia pero la cantidad de médicos y auxiliares sigue siendo la misma: insuficiente", indicó a El Observador el presidente de la Asociación de Médicos Forenses del Uruguay, Álvaro Zabaleta, quien señaló que "la situación edilicia de las morgues del interior es calamitosa".

El abogado Hermann Leis, asesor del sindicato, planteó este lunes en Informativo Sarandí que en la morgue de Montevideo "la situación es espantosa y va de mal en peor". "Se cambió el edificio pero la nueva morgue también tiene problemas. Hay gravísimas carencias. ¿Usted sabe dónde van a parar las aguas servidas de la morgue, donde salen los fluidos corporales de los cuerpos podridos? Al saneamiento general, eso va directo a los caños y termina en el mar. Y la intendencia callada la boca, Medio Ambiente callada la boca. El día que haya una de esas enfermedades inmundas nos la comeremos los montevideanos", dijo el abogado. Habría que tener "una planta específica de tratamiento de desechos de morgue", propuso.

Consultado el escribano Jorge Kluver, director administrador del Departamento Forense del Poder Judicial, este dijo a El Observador que se trata de "un tema que se va a estudiar porque no fue previsto antes de la construcción del edificio". "Es un tema a resolver", señaló.

Kluver informó que una empresa privada recoge cada semana residuos orgánicos (restos de órganos que fueron estudiados, por ejemplo) pero cuando se lavan las mesas de autopsias, los fluidos y residuos orgánicos arrastrados por el agua no tienen un procesamiento especial.

Reclamos salariales

La Suprema Corte de Justicia (SCJ) resolvió que los médicos forenses del interior del país deberán concurrir a los juzgados al menos dos horas por día, lo que generó molestia en el sindicato.

La Asociación de Médicos Forenses del Uruguay planteó a la SCJ en una carta que la medida "modifica unilateral e inconsultamente las condiciones de trabajo de los forenses del interior (...) desconociendo en forma burda y despectiva tanto la dignidad de los forenses como la dinámica de trabajo real en el interior de la república". "Esta actitud implica una ruptura del diálogo solicitado por los señores ministros a nuestra asociación", agrega la carta a la que accedió El Observador. Ante esta situación, los forenses resolvieron "realizar una asamblea con paro total de actividades" este lunes 12 y martes 13 de setiembre.

El régimen que existía hasta que la SCJ comunicó la nueva medida establecía que donde había dos forenses, como en Paysandú, "uno está a disposición de la sede durante 15 días, las 24 horas, y asiste al juez penal en materia médica, que no es solo autopsias sino también en casos de violencia doméstica, y los otros 15 días está el otro médico a disposición", informó el presidente de la asociación, Álvaro Zabaleta, a El Observador.

Por estar a la orden 15 días al mes, 24 horas la día, un médico forense percibe un salario que ronda los $ 70.000 nominales.

El cambio resuelto por la SCJ establece que el médico "que está durante 15 días a disposición ahora tiene además que ir dos horas todos los días a la sede", advierte Zabaleta, que considera "absurdo" y "aberrante" el cambio.

"En los lugares donde hay un solo forense está 24 horas a disposición de la sede y teóricamente descansa sábado y domingo. Como no tiene subrogante, muchas veces también trabaja los fines de semana", se quejó el presidente de la asociación. "Si tiene un levantamiento del cuerpo, tiene que ir a hacer la autopsia y después, aunque no tenga nada específico en el juzgado para hacer, tiene que ir dos horas al juzgado", agregó.


Populares de la sección