Las causas que llevaron al cierre de Raincoop

Esta tarde habrá una reunión en la IMM con las empresas interesadas en absorber las líneas
El cierre de la cooperativa de transporte Raincoop era una posibilidad que se venía manejando desde hacía varios meses, aunque este domingo los socios terminaron por concretarla. No fue de un día para otro. La crisis financiera que atravesaba la cooperativa venía de años, a raíz de una disminución de la venta de boletos que afectó a todo el sistema de transporte.

Sin embargo, en diciembre de 2015 la situación se volvió más compleja dado que el Banco República decidió cortar el sobregiro de $ 13 millones con el cual la cooperativa hacía frente al pago de adeudos.

Ese mismo mes, los socios de Raincoop empezaron a barajar la posibilidad del cierre. La propuesta de la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM) era en ese momento que el resto de las cooperativas de transporte absorbieran tanto las líneas como a los trabajadores, aunque el sindicato no estaba de acuerdo porque había una parte de los socios que se quedaría sin empleo.

El 20 de diciembre del año pasado, los trabajadores se reunieron en asamblea para definir su futuro. Estaban a punto de concretar el cierre definitivo de la cooperativa cuando, de repente, apareció Lourdes Carbajal, una mujer que los socios no conocían hasta entonces y que trajo consigo un plan de trabajo para sacar a flote a Raincoop.

La aparición de esta mujer dividió a los socios de la cooperativa: por un lado estaban quienes creían en su propuesta salvadora y por otro estaba el sindicato, con una postura más escéptica que sostenía que la mujer tenía otros intereses detrás. Sin embargo, la asamblea votó por mayoría darle una oportunidad a Carbajal, quien a partir de entonces iba a desarrollar un plan de trabajo con su equipo asesor.

Pero el paso del tiempo hizo que los problemas aumentaran y dejaran de ser solo económicos. La crisis llevó a una división más profunda entre los trabajadores, que en enero dejaron de percibir sus salarios.

Eso llevó a que 130 trabajadores (de un total de casi 600) presentaran licencias por enfermedad. Mientras el sindicato aseguraba que muchos de ellos estaban con problemas de estrés por la situación, directivos de la cooperativa sospechaban de que era un mecanismo de los socios para cobrar al menos parte de sus sueldos, dado que de otro modo no lo harían.

La ausencia del personal hizo que se ocasionaran retrasos en el área de mantenimiento de las unidades, ya que la mayoría de los trabajadores certificados cumplían tareas en esa área. En el último tiempo, unos 40 ómnibus de un total de 150 habían quedado fuera de circulación, lo que obligó a la cooperativa a espaciar los horarios de recorridos de sus líneas.

Ante esta situación de incertidumbre, un grupo de socios pidió una asamblea a la comisión directiva de la empresa donde nuevamente se llevarían diferentes propuestas para cambiar el rumbo de la cooperativa. Entre ellas, se presentaría también Lourdes Carbajal.

La convocatoria se realizó este domingo en el cine Maturana y participaron más de 400 socios. La situación cambió radicalmente en comparación con la asamblea que habían tenido a fines de diciembre, y en esta oportunidad los trabajadores decidieron por mayoría sacar de las negociaciones a Carbajal, quien se terminó retirando del encuentro.

Finalmente, los socios de Raincoop decidieron cerrar y que tanto sus líneas como sus trabajadores sean tomados por otras empresas de transporte de Montevideo. A diferencia de la propuesta que había presentado la comuna capitalina meses atrás, en esta oportunidad los socios aseguran que el objetivo es que ningún trabajador se quede sin empleo.

Esta tarde mantendrán una reunión en la IMM junto con el Ministerio de Trabajo y con las empresas interesadas en absorber las líneas.


Lea también: Copsa quiere adquirir líneas de Raincoop en Montevideo


Populares de la sección