Las cinco causas de la crisis española

Los inversores encuentran varias debilidades por las que les cuesta devolver la confianza al gobierno español

La deuda pública jaquea al gobierno español, que se encamina a pedir un rescate financiero a la Unión Europea. Hay analistas que estiman que el gobierno de Mariano Rajoy necesitará 300 mil millones de euros.

Hay cinco motivos por los cuales los inversores encuentran debilidades para devolver la confianza al gobierno español:

 

1) Gobiernos regionales están en apuros

Durante la burbuja inmobiliaria en España, las 17 regiones semiautónomas del país recibieron la mayor suma de ingresos de ese sector, pero el mercado se derrumbó, el país cayó en recesión y esas zonas ya no pueden pagar sus facturas ni solventar sus deudas a corto plazo. Nadie sabe cuánto dinero necesitarían las regiones, aunque se estima que tienen deudas por € 140.000 millones y que  € 36.000 millones deben ser refinanciados este año. España podrá contar con € 18.000 millones, pero si necesita más habrá de emitir deuda con tasas perjudiciales para Madrid.

 

2) Economía atraviesa un ciclo recesivo

España sufre su segunda recesión en tres años y uno de cada cuatro habitantes está sin empleo, aunque la tasa llega al 52% entre los jóvenes menores de 25 años. El ministerio de Finanzas reveló que la contracción económica en 2013 será más pronunciada que la prevista, lo cual demora la recuperación del empleo. En lugar de una expansión económica de 0,2% para el año próximo, el gobierno pronostica ahora una contracción de 0,5% del PIB.  Por su parte, para este 2012 espera una reducción menor de 1,5%  del PIB respecto al 1,7% calculado inicialmente.

 

3) Incertidumbre sobre rescate de la banca

El gobierno español no indicará antes de setiembre una cifra precisa sobre cuánto necesitarán los bancos, y hasta entonces se sabría si son suficientes los € 100.000 millones aprobados por las otras 16 naciones de la eurozona para ese fin. Los ministros de Finanzas de la zona del euro anunciaron el viernes que aprobaron los términos del rescate millonario, pero persistió el desasosiego en los mercados de la región debido a que el gobierno es el responsable de pagar el rescate. La posibilidad de que esa responsabilidad sea transferida a los bancos podría tardar años.

 

4) La indignación social  juega su papel

El presidente español, Mariano Rajoy, ha recrudecido la austeridad con la intención de evitar que el país llegue a pedir un rescate financiero. Las nuevas medidas de Rajoy fueron las más controversiales: un aumento pronunciado en el impuesto al consumo y la eliminación de uno de los 14 pagos anuales que reciben los servidores públicos. Mineros, policías, bomberos y población en general han participado en las concurridas manifestaciones realizadas en varias partes del país contra la austeridad.  Un eventual aumento en la violencia ahondaría el nerviosismo de los inversores.

 

5) Dependencia de los bancos para emitir

El salvamento de la banca sólo ha intensificado la inquietud de los inversionistas sobre la situación financiera de España. Las dos terceras partes de los bonos del gobierno español están en manos de bancos, fondos de pensión y empresas aseguradoras. Ese incremento drástico es una clara señal de una rápida reducción en la demanda externa de deuda española. España ha colocado este año € 59.000 millones en bonos de un total de  € 86.000 millones programados para 2012. Los observadores del mercado temen que el país y su banca contraigan una dependencia mutua.


Fuente: AP

Populares de la sección

Comentarios