Las claves para el cobro de jubilaciones con tarjetas

Cerca de 22 mil pasivos deberán elegir entre un banco o un emisor de dinero electrónico para percibir su remuneración
Hasta el próximo 30 de abril alrededor de 22 mil jubilados tienen tiempo para realizar el trámite obligatorio que les permita empezar a cobrar sus prestaciones por medios electrónicos (tarjeta de débito o prepaga que otorgan los emisores de dinero electrónico), de acuerdo a lo establecido por la ley de Inclusión Financiera.

Se trata de beneficiarios de jubilaciones y pensiones con alta posterior al 1° de noviembre de 2015 y que actualmente cobran en efectivo. El pasivo o pensionista tiene dos opciones: optar por un banco o un emisor de dinero electrónico. La reglamentación establece que si el interesado no elige dónde quiere cobrar en el plazo fijado, será el Banco de Previsión Social (BPS) el que deberá elegir por él, previa notificación a cualquier banco o emisor.

De todas formas y para evitar que haya personas que se queden sin cobrar, el BPS decidió que por esta vez los pagos que se realizarán en mayo (corresponden a abril) se continuarán realizando en efectivo y en los lugares habituales.

En el caso de los jubilados y pensionistas que al 30 de octubre de 2015 ya cobraban en efectivo en BPS, instituciones bancarias o en locales de redes de cobranza descentralizadas (Abitab, Redpagos, Anda y Supermercados El Dorado) podrán continuar haciéndolo en esta modalidad. También tienen derecho a elegir cobrar a través de una cuenta bancaria o en un instrumento de dinero electrónico si desean hacerlo.

Lo que sigue es una guía con los pasos que lleva el trámite para cambiar la forma de cobro. También se incluyen algunas claves para empezar a usar el plástico en comercios y cajeros.

El trámite para cobrar con tarjeta

El jubilado o pensionista que comenzó a recibir prestaciones luego del 1° de noviembre de 2015 debe concurrir directamente a la oficina del banco o emisor de dinero electrónico que seleccione y comunicar que desea cobrar por intermedio de esa institución. Para hacer el trámite se debe presentar cédula de identidad y el último recibo de pago, si se tiene a mano. Luego, cada institución informará al BPS la elección efectuada para que se depositen los fondos mes a mes en la cuenta personal. El trámite en todos los casos es gratuito. Las personas que se jubilaron antes del 30 de octubre de 2015 seguirán cobrando en efectivo, aunque pueden cambiar el sistema si así lo quieren.

Banco o emisor de dinero electrónico

Se puede optar entre dos alternativas para cobrar cada mes. La primera es a través de cualquier banco privado o del Banco República (BROU). En ese caso, cada jubilado o pensionista recibirá una tarjeta de débito asociada a su cuenta bancaria. Una segunda opción por fuera de los bancos son los emisores de dinero electrónico (actualmente están habilitados Redpagos y Anda) que entregan una tarjeta prepaga. Esta tipo de tarjeta tiene una operativa similar a la de las tarjetas de débito, con la diferencia de que no está asociada a una cuenta bancaria.

Tarjeta de débito

La tarjeta de débito permite retirar dinero en efectivo en la red de cajeros automáticos (Bandred y RedBrou) o realizar compras y pagos de servicios directamente con el plástico. De esa manera también se accede al beneficio de rebaja de cuatro puntos de IVA en cada operación que se realice (de 22% a 18%). Las operaciones se registran al instante en la cuenta asociada, por lo que es necesario que existan fondos suficientes para poder hacer el pago o el retiro de efectivo. Por seguridad las entidades financieras fijan un límite diario para retiro de fondos que puede variar según cada institución y que va de $ 10.000 a $ 30.000.

Tarjeta prepaga

La tarjeta prepaga es un medio de pago electrónico que reemplaza al manejo de efectivo. Permite hacer compras, pagar servicios con rebaja de IVA y hacer retiros (en los locales de la red de cobranzas para el caso de Redpagos o en los cajeros Banred y sucursales en el caso de Anda). El límite del gasto de la tarjeta está determinado por la cantidad de dinero que se le haya precargado con anticipación y es equivalente a lo que acredite automáticamente el BPS cada mes. Al igual que una tarjeta de débito, tiene una clave de seguridad (PIN) que el usuario debe digitar para confirmar cada operación que realice.

Comercios no pueden fijar mínimos

La ley de Inclusión Financiera prohíbe a los comercios establecer mínimos de compra para aceptar una tarjeta de débito o instrumento de dinero electrónico como medio de pago. Si se verifica un incumplimiento de esta disposición, se puede realizar la denuncia ante el Área de Defensa del Consumidor del Ministerio de Economía y Finanzas. Los comercios que no cumplan con la norma son pasibles de sanciones. Sí están habilitados a establecer mínimos para aceptar tarjetas de crédito.

El PIN, la clave de seguridad

Todas las tarjetas tienen un PIN (clave de seguridad) que se debe digitar para confirmar una compra, pago de servicio o retiro de efectivo. Cuando se recibe la tarjeta de débito o la tarjeta prepaga ya viene acompañada de un PIN inicial que se recomienda cambiar. Para eso es necesario marcar el PIN original en el cajero y seleccionar la opción cambio de PIN para establecer una nueva clave. En caso de extraviar la tarjeta o no recordar el PIN el usuario debe comunicarse con la institución para hacer la denuncia. La reposición de la tarjeta puede tener costos asociados para el usuario.

Consejos para operar en los cajeros

La red de cajeros Banred recomienda al momento de digitar el PIN cubrir el teclado con una mano para evitar que sea visto por alguien más. No se debe mencionar la clave en voz alta ni proporcionársela a nadie. La clave elegida debe evitar los números fácilmente identificables. Además, se recomienda guardar la tarjeta y el dinero antes de abandonar el cajero automático. También se sugiere no aceptar ayuda de terceros y seguir sólo las instrucciones que aparecen en pantalla. Al finalizar la operación en el cajero automático se debe recordar quitar la tarjeta.

Extracciones, costos y saldos mínimos

Las cuentas e instrumentos de dinero electrónico no tienen costo de apertura, mantenimiento ni cierre. Tampoco se exige saldos mínimos y se puede retirar los fondos en cualquier momento. Por ley está habilitada la realización de hasta 8 transferencias interbancarias de hasta 2000 Unidades Indexadas ($ 7.200 a valores actuales) por mes sin costo (para las cuentas bancarias). Además, se pueden hacer consultas de saldos gratuitas ilimitadas y realizar hasta cinco extracciones gratis. Las instituciones que lo prefieran pueden ofrecer condiciones más favorables.

Populares de la sección

Acerca del autor