Las claves que hacen de Rápidos y furiosos 8 un éxito de taquilla imparable

La película batió el récord local y mundial en su estreno. Estas son cinco razones por las que la saga es tan popular.
Rápidos y Furiosos 8 es oficialmente el estreno más taquillero de la historia del cine, con una recaudación de US$ 532,5 millones en todo el mundo del miércoles al domingo, ya que superó el récord que hace dos años obtuvo el séptimo episodio de Star Wars: el despertar de la Fuerza.

En Uruguay también tuvo su récord, ya que con 90.000 espectadores en su primer fin de semana, es el estreno que más público atrajo en sus primeros días en las historia del cine en Uruguay, superando en un 12,4% el récord anterior, que lo ostentaba Rápidos y Furiosos 7, según datos de la distribuidora del filme, RBS.

La octava película de la saga aún tiene un largo camino para alcanzar la facturación de su antecesora, que llegó a los US$ 1.516 millones y es la sexta película más taquillera de la historia, pero tiene el potencial como para hacerlo.

A pesar de no ser obras maestras, de un tiempo a esta parte las películas de Rápido y Furioso se convirtieron en los estrenos más redituables para el estudio Universal, que con esta saga puede competir mano a mano en taquilla con los filmes de superhéroes y con los tanques de Disney que suelen dominar la recaudación. Estas son cinco razones por las que esto sucede:

1 - La familiaridad con la saga

Rápido y furiosos dibujo

La primera Rápido y Furioso se estrenó en 2001 y fue un éxito sorpresa. Eso significa que desde hace 16 años, el público ha tenido visitas recurrentes al universo de Dominic Toretto, Brian O'Conner y el resto de la "familia" de criminales de buen corazón que protagonizan la saga. Eso genera familiaridad y también una sensación de estar ante una serie por capítulos, más que ante secuelas de una película. Es el mismo recurso que utilizan las películas de superhéroes (con sus cruces de personajes e historias que combinan el espectáculo con la evolución narrativa de sus protagonistas) y que es una de las claves de su éxito. Si bien los personajes de Rápido y Furioso son esquemáticos, son estereotipos habituales y queribles, lo que genera un apego por parte de la audiencia. Por eso quizá no sorprenda que la película que menos funcionó fue la tercera, Reto Tokio, en la que no aparecía ninguno de los personajes del resto de los filmes.

2 - Juega para afuera

A lo largo de sus ocho películas, la saga se caracterizó por contar con un elenco diverso, con actores de múltiples procedencias y etnias mezclados en una gran aventura. Eso no solo garantiza un acceso a todos los públicos en Estados Unidos, sino también una mayor identificación para audiencias de otros rincones del globo. Si a eso se suman los escenarios internacionales de la saga (Brasil, Inglaterra, Dubái, Japón, Cuba y diversos puntos de Estados Unidos, entre otros), se asegura una mayor llegada.

Además, los filmes más recientes cuentan con financiamiento chino, lo que permite la entrada al segundo mercado cinematográfico mundial. El mercado actual marca además que aunque una película no funcione en Estados Unidos, el resto del mundo puede salvar sus números, dados los gustos diferentes en el planeta. De hecho, el récord de Rápidos y Furiosos 8 se debe más a los U$S 432 millones recaudados fuera de Estados Unidos, ya que en su país de origen funcionó por debajo de las expectativas, con US$ 100 millones de ingresos, 47 millones menos que su antecesora.

3 - Espectacularidad

Rapidos y furiosos 8 clip

La cuarta película marcó un quiebre para la saga. Abandonó las carreras callejeras de autos en favor de un incremento en la acción y la espectacularidad, algo que desde entonces se ha incrementado exponencialmente. Una persecución por las calles de Río, un duelo entre un grupo de autos y un avión, vehículos "saltando" en paracaídas de un avión, un coche de lujo saltando entre edificios y un submarino nuclear ruso persiguiendo autos sobre el hielo no es algo que se vea habitualmente en el cine y es un buen llamador para el público que disfruta del espectáculo puro y duro.

4 - El carisma de sus actores

Rápidos y furiosos

Otro impulso gigante que recibió Rápido y Furioso fue cuando en su quinta entrega sumó a su largo elenco a Dwayne "The Rock" Johnson, el exluchador devenido en estrella de cine, y que es uno de los mayores atractivos en taquilla, gracias a su carisma y su estilo rayando en la caricatura del héroe de acción, que la saga de autos ha sabido explotar. A eso se suman Vin Diesel como una creíble estrella de acción y el rol fundamental que cumplía Paul Walker como eje moral y corazón del equipo, y que con su muerte marcó la mayor pérdida narrativa para la franquicia.

5 - Son entretenidas

Rápido y Furioso 7

El entretenimiento es el principio fundamental que hace que una película funcione. ¿Las acrobacias de Rápido y Furioso son poco creíbles? Sí. ¿Sus actores están lejos del Oscar? También. Pero no se puede negar que las ocho películas, en mayor o menor medida, son un buen entretenimiento cinematográfico, con sus giros narrativos de telenovela, sus explosiones mayúsculas, los físicos trabajados (tanto masculinos como femeninos) y los autos rápidos. Son exageradas y absurdas, pero son efectivas y atraen a jóvenes, viejos, hombres, mujeres y público de todo el mundo. Por eso, Rápido y Furioso es una de las franquicias más valiosas para Hollywood.

Populares de la sección

Acerca del autor