Las compras en autoservicios le pelean terreno a supermercados

Indicadores también muestran que se consolida concentración en negocio de comercio minorista

El comercio minorista está atravesando un proceso de transformación donde las grandes superficies están cediendo terreno frente a locales de menor dimensión, que están más mano del consumidor y reducen los tiempos de las compras. Asimismo, también se está consolidado un fenómeno de concentración de las empresas que dominan el negocio de supermercados.

El Índice Retail de la Alimentación (IRA), que elabora Cambadu, mostró en la medición general un nuevo retroceso en el tercer trimestre de 2016 (2,8%), arrastrado por la "recesión" que atraviesa el subsector supermercados y la baja del segmento gastronómico.

El IRA es una herramienta que busca medir la evolución del desempeño de las empresas del sector en términos de rentabilidad, activos y patrimonio. Si se observan los datos por subsectores, en el período julio- setiembre de 2016 los supermercados retrocedieron 4,7% en la comparación interanual y alcanzaron así ocho períodos de baja interanual.

Para el caso de los autoservicios, el penúltimo trimestre de 2016 mostró un crecimiento de 7,3% en términos interanuales, que contribuye a un alza acumulado de 50% desde 2009, según Cambadu. El IRA de los autoservicios tiene la particularidad de que nunca dejó de crecer desde que se tienen registros (2008).

En diálogo con El Observador, Gustavo Rodríguez de la consultora ID Retail, sostuvo que en términos de facturación todo el mercado sigue creciendo, con una tendencia "muy moderada" en los supermercados y un enlentecimiento menor en los autoservicios. Según explicó, el consumidor suele alternar entre los dos tipos de comercios y elige un formato u otro según la instancia de compra. "De repente dejan para los supermercados las compras más grandes y las compras de reposición para los autorservicios", afirmó.

Para Rodríguez, también ocurre que "la relativa holgura económica" de los últimos años ha llevado a que el atractivo del supermercado como lugar para hacer el "gran surtido" esté cuestionado en alguna forma por otro beneficio: el de la practicidad o ahorro de tiempo que consigue el consumidor al comprar en el autoservicio más cercano.

A eso se suma la mejora de los layout (diseño y disposición) de los locales que lleva a que la experiencia de compra sea más gratificante y que haya un nivel de atractivo mayor para hacer las compras en superficies más pequeñas, indicó Rodríguez.

Los números de Cambadu también dejan ver que mientras desde 2009 y hasta el primer trimestre de 2014, el subsector supermercados llegó a acumular un crecimiento de 47% –que ha venido corrigiendo a la baja–, el subsector autoservicios lo hizo hasta 27%. Según Cambadu, eso muestra que en las fases alcistas del consumo y la actividad, los supermercados capitalizan en mayor medida los resultados, pero cuando el ciclo se empieza a corregir, son los autoservicios quienes recogen más dividendos.

Menos razones sociales

El Índice de Cobertura Empresarial (ICE), que elabora Cambadu (incluye supermercados, autoservicios y gastronómicos) volvió a retroceder en el tercer trimestre del 2016 (3,8%) y completó cuatro trimestres consecutivos de caída.

El ICE es un indicador de cobertura y densidad de empresas del sector cada 1.000 habitantes que se calcula en función del número de Registros Únicos Tributarios (RUT), y su variación indica cambios en la cantidad de razones sociales (no necesariamente de puntos de venta).

Aunque la baja del trimestre julio-setiembre fue generalizada a todos los subsectores, el rubro supermercados es el que muestra la caída tendencial más notoria que el resto en los últimos años.

Tanto es así que desde 2009 a 2015 el ICE de supermercados experimenta con escasas excepciones un comportamiento contractivo en la comparación interanual. En ese período, el indicador ha caído 36% lo que refleja un proceso de concentración en el rubro, destaca el informe de Cambadu.

La situación es algo distinta en el caso de los autoservicios. Si bien acumula tres retrocesos consecutivos, desde el 2009 el indicador es apenas 5% inferior, lo que quizás refleja, según Cambadu, la existencia de menos puntos de ventas que de menor cantidad de empresas. Estos comportamientos también se reflejan en la relación entre razones sociales de supermercados y autoservicios. En 2008 cuando se iniciaron las primeras mediciones del indicador, la relación era de casi 9 autoservicios por cada supermercado (siempre en base a cantidad de RUT) y esa tasa en la actualidad es de casi 12.

En los últimos años los supermercados se han expandido con fuerza por el interior del país y también por Montevideo, aunque bajo pocas banderas. La lentitud y complejidad que insume la nueva legislación para obtener los permisos para construir una gran superficie ha llevado a que muchos casos las cadenas en lugar de hacer nuevas aperturas hayan comprado supermercados ya existentes.

"Esto es un efecto directo, supongo que no deseado por el legislador cuando hizo la ley regulatoria de grandes superficies. Seguramente esa ley estuvo inspirada en el deseo de limitar la expansión de las grandes superficies y proteger a los comerciantes minoristas de pequeña escala. Ahora, lo que no tuvo en cuenta es que las grandes superficies ya abiertas iban a cotizarse más en la medida que se limitaba la competencia y ello llevó a que se tentaran algunos minoristas que ya tenían sus superficies abiertas frente a la posibilidad de venderlas", afirmó.

El supermercadismo tampoco es ajeno al nivel de concentración que muestra la industria de bienes de consumo masivo en una gran cantidad de categorías, con compañías fabricantes e importadoras que cada vez son menos, explicó el experto. l


Populares de la sección