"Las empresas están disconformes con los cambios tributarios"

La socia directora de Impuestos de EY, Martha Roca se refirió al peligro de ahuyentar a los inversores por cambiar las reglas del juego
En 1989 Martha Roca llegó a Ernst & Young para ocupar un puesto como contadora del área tributaria e impuestos. "En aquel momento los contadores hacíamos un poco de todo y me llamó la atención que me llamaran para un área estrictamente de impuestos", recuerda.

Con el tiempo, Roca fue ascendiendo hasta que en 2006 llegó a la posición de socia y desde hace cinco años es una de los seis socios directores de la filial local de esta compañía multinacional de servicios profesionales.

El área que lidera ayuda a que las empresas sepan qué impacto va a tener una decisión desde el punto de vista impositivo, y a mantenerlas al corriente de todas las novedades del siempre cambiante mundo tributario.

Entre otros temas, Roca habló de cómo afecta a la credibilidad del gobierno los cambios impositivos de los últimos meses y por qué los uruguayos no se acostumbran al Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

¿Por qué cree que solo unas pocas mujeres sean socias de consultoras?
En EY es común porque una de las características que tiene esta empresa es la diversidad. No hay ningún tipo de discriminación, esa es una de las grandes ventajas. A mi, por ejemplo, me ascendieron a supervisora estando embarazada de mi hija, eso te demuestra que no hay ningún tipo de discriminación.

Pero de seis socios directores usted es la única mujer, y tampoco es algo frecuente en otras consultoras...
A las mujeres nos cuesta un poco más porque tenés que demostrar que sos buena. El hombre, no. Incluso los clientes ven que llega una contadora mujer y tenés que demostrar que sabes, el hombre es como que ya sabe. El mundo de los negocios es un mundo más masculino que femenino, pero cada vez se están viendo más mujeres en lugares relevantes.
Además un tema que es importante, es que las mujeres tenemos muchos temas domésticos que nos sacan del foco del trabajo, más allá de que el hombre hoy ayuda más.

¿Cómo cambió el papel del contador de impuestos desde que ingresó a la compañía?
Creció la complejidad impositiva. Cuando entré en EY en 1989, había solo dos personas en el área de impuestos, hoy somos 50. Para poder asesorar en materia tributaria necesitas un especialista.

¿El sistema tributario uruguayo es particularmente complejo?

No, no es particularmente complejo. Es intermedio. Particularmente complejos son Brasil y Argentina que tienen impuestos provinciales, mientras que acá tenemos impuestos nacionales.

¿Y la carga tributaria es mayor?
Eso sí, o es nuestro sentimiento. Desde el 2007 existe el Impuesto a la Renta de las Personas Físicas (IRPF), pero todavía no lo hemos interiorizado. El uruguayo no estaba acostumbrado a pagar impuestos más allá de la seguridad social, y cuando este impuesto salió había solo ocho países que no lo tenían, todos ellos paraísos fiscales. Además, a los uruguayos nos cuesta porque es un impuesto que tiene una parte muy personal: la DGI te va a hacer una inspección a ti como persona física y te va a preguntar cosas de tu vida personal. Somos un país con muchos secretos.

¿Cómo ha afectado el ajuste fiscal a las empresas?

Las empresas están disconformes con los cambios tributarios de los últimos seis meses. El proyecto de Rendición de Cuentas, tiene una norma que aumenta la tasa efectiva de lo que van a pagar las empresas, esto es una falta a la promesa de no cambiar las reglas de juego

¿Qué efectos cree que tendrá esto en la inversión?
Creo que no es un buen mensaje, especialmente para aquellos que están pensando en invertir en Uruguay. Lo que el inversor pide es que las reglas de juego se respeten. Creo que esto le saca credibilidad al gobierno. l


Populares de la sección

Acerca del autor