Las FARC y el gobierno ponen fin a cinco décadas de dolor y muerte

Las partes sellaron ayer en Cuba un acuerdo de paz tras de 52 años de enfrentamientos
En 1964, una sublevación campesina en las selvas colombianas marcó el nacimiento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Hoy, tras 260 mil muertos, 45 mil desaparecidos, 6,9 millones de desplazados y tres intentos infructuosos de negociar la paz, Colombia logró ponerle fin a la guerrilla más larga del continente. Los sentimientos de satisfacción y de misión cumplida fueron prácticamente instantáneos tras conocerse la noticia, algo lógico si se tiene en cuenta que los enfrentamientos entre guerrilleros, paramilitares y agentes del Estado produjeron una sangría social y económica muy grave durante más de cinco décadas en el país.

El acuerdo final, cerrado el miércoles y sellado definitivamente ayer por el presidente Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño alias Timochenko, máximo líder guerrillero, marcó el cierre de las negociaciones en las que se proclamó oficialmente el cese al fuego y el desarme bilateral y definitivo.

"Hoy es un día histórico para nuestro país: después de más de 50 años entre muertes, atentados y dolor hemos puesto un punto final al conflicto armado con las FARC", dijo el presidente Santos, quien desde que asumió el poder en 2010 impulsó la paz con las FARC.

"Que este sea el último día de la guerra", afirmó por su parte Timochenko, líder de la guerrilla desde 2011, quien encabezó junto con Santos el acto de firma del acuerdo en La Habana, sede de las negociaciones desde noviembre de 2012.

Mientras eso sucedía en la isla caribeña, en Bogotá una pantalla gigante mantenía expectantes a los colombianos, que esperaban el momento final del acuerdo para poder dejar finalmente el conflicto en el pasado. "Ha sido un recorrido dramático. Millones y millones de víctimas, de desplazados, de luchas, de sueños que han sido truncados, pero yo creo que hemos llegado al momento de la esperanza", exclamó entre lágrimas Camilo González, un exfuncionario del gobierno colombiano, en diálogo con AFP.

Esta anhelada paz fue buscada por otros tres presidentes, que fracasaron en el intento. Belisario Bentancur, que intentó terminar la guerra con las FARC en 1984, se declaró "exultante" y "muy contento" por el acuerdo, según declaró en una emisora radial colombiana.

Los puntos del acuerdo

Uno de los puntos más importantes y sorpresivos del acuerdo es la aceptación de ambas partes del mecanismo de validación del pacto final de paz que avale la Corte Constitucional (Suprema Corte de Justicia). El alto tribunal está analizando la constitucionalidad de un plebiscito para refrendar ese acuerdo.

En el documento, los negociadores llegaron a un consenso en tres puntos: "cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y dejación de armas", "garantías de seguridad y lucha contra las organizaciones criminales (...) que amenacen la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz", y "refrendación".

Para esto, decidieron establecer 23 zonas de concentración de guerrilleros para su progresiva reintegro a la vida civil, a la cual se incorporarán "sin armas y de civil". Estas zonas "no pueden ser utilizadas para manifestaciones de carácter político". En cuanto al proceso de entrega de armas, se comprometieron a elaborar una hoja de ruta para que a lo sumo "a los 180 días luego de la firma del acuerdo final haya terminado el proceso de dejación de armas".

El monitoreo y la verificación del fin del conflicto quedará a cargo de la Policía y las Fuerzas Armadas de Colombia y de las FARC, además de un componente internacional "con observadores no armados de la ONU", principalmente representantes de países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Es "un paso gigantesco", porque "la paz en Colombia es la paz (...) de toda la región", dijo el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, al llegar a La Habana, donde participó en el acto como representante de uno de los países acompañantes del proceso, al igual que su par de Chile, Michelle Bachelet, y de los países garantes: por Cuba, el presidente Raúl Castro, y por Noruega, el canciller Borge Brende. El secretario secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, estaba también presente en la ceremonia.

La firma final

Aunque las partes no dijeron cuándo se llegará al acuerdo final, Santos anunció que se firmará en Colombia. "El acuerdo final lo firmaremos en Colombia y hoy quiero agradecerle finalmente a Cuba, al presidente Raúl Castro, nuestro generoso anfitrión", dijo el mandatario, que el lunes estimó que el diálogo de paz podría concluir el 20 de julio, feriado nacional de Colombia.

La paz con las FARC no significará, sin embargo, terminar el conflicto armado en Colombia. Aún resta alcanzar un acuerdo con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), segunda guerrilla activa, y terminar con las bandas criminales remanentes de grupos paramilitares desmovilizados hace una década. "Creo que la actividad del ELN sobre todo y 'bacrim' (bandas criminales) hace que todavía no se pueda hablar de un fin completo del conflicto armado. Será el fin del conflicto armado más importante de Colombia, pero no de todos", opinó Kyle Johnson, analista del International Crisis Group para Colombia.

Fuente: Basado en AFP

Populares de la sección