Las fuerzas desfondadas

Hay 28.428 funcionarios destinados a Defensa, pero solamente el 3% del presupuesto se destina a inversiones

La trágica muerte de cuatro jóvenes pilotos militares en dos accidentes aéreos registrados con apenas cuatro días de diferencia, puso en el ojo de la tormenta el presupuesto de las Fuerzas Armadas en momentos en que el Parlamento analiza la Rendición de Cuentas que no prevé aumento de rubros para el Ministerio de Defensa Nacional.

El jueves, tras comparecer ante la Comisión de Presupuesto del Senado, el ministro Jorge Menéndez dijo que a pesar del presupuesto "de gasto cero" tiene "la certeza" de que las Fuerzas Armadas (el Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada) tienen los recursos necesarios para cumplir con sus tareas, que además de las tradicionales de la función militar, también implican acciones en eventos climáticos como inundaciones e incendios.

En Uruguay hay 28.428 funcionarios dedicados al rubro Defensa. Eso implica que cada 100 personas que trabajan para el Estado casi 10 lo hacen en esa rama, según el reporte de cierre de 2015 de la Oficina Nacional del Servicio Civil.

La ley de Presupuesto previó para el Ministerio de Defensa para 2016, 2017, 2018 y 2019 fondos por $ 14 mil millones por año, de los cuales el 79% se destina al pago de sueldos y apenas el 3% va para inversiones. Además, el gasto militar tiene otra importante fuente financiamiento que son las misiones paz, que desde 2009 a la fecha generaron US$ 386 millones.

El gasto presupuestal en defensa es del 0,95% del PBI, lo que ubica a Uruguay bastante por debajo del promedio regional. La escala salarial en las tres fuerzas, salvo algunas variantes por compensaciones específicas, va desde los $ 14 mil líquidos para los primeros escalafones hasta los $ 95 mil, que son los sueldos que perciben los tres comandantes en jefe.

"El único momento de cierta gloria para las Fuerzas Armadas fue la dictadura, porque ellos manejaban los fondos, aunque tampoco pudieron hacer grandes cosas. Pero ni antes ni después los militares tuvieron situaciones de holgura", comentó a El Observador el politólogo Julián González Guyer, experto en seguridad internacional y defensa.

El investigador sostuvo que a partir de 2005, "coincidiendo con los gobiernos del Frente Amplio", el presupuesto militar "pasó a una situación de moderado crecimiento".

Los problemas

El portal especializado globalfirepower.com, que elabora un raking (encabezado por Estados Unidos) sobre la situación de las fuerzas militares en 126 países, ubicó a Uruguay en el puesto 105 en una realidad similar a Guatemala, Paraguay, Camerún, Honduras y Mozambique. Si la comparación se hace solamente entre los países de la región, las Fuerzas Armadas uruguayas ocupan el último puesto: el 11º.

Esa ubicación tiene sus explicaciones. Por ejemplo, la Armada cuenta solamente con 13 embarcaciones que el año pasado navegaron en promedio menos de dos días por mes, según información que el Ministerio de Defensa incluyó en la Rendición de Cuentas. Eso implicó que navegó el año pasado 247 días.

La Armada asume que "los resultados obtenidos están muy por debajo de los óptimos" pero son causa de "las serias limitaciones del material que presentan las unidades con promedio de 50 años de servicio activo". El comandante Leonardo Alonso dijo el 7 de agosto en entrevista con El Observador: "La Armada hoy está enfrentada a una situación bastante crítica respecto a medios materiales y recursos humanos".

Armada


También en la Rendición de Cuentas hay información sobre la situación de la Fuerza Aérea, que de una flota de 85 aeronaves tiene en condiciones de volar 36, es decir el 42%. Las principales carencias están en los aviones de combate, debido a que están operativos apenas cuatro de 18.

González Guyer dijo que de las tres fuerzas, el Ejército "es el único que ha logrado ciertas mejoras en su equipamiento" gracias a los ingresos producidos por las misiones de paz ya que es la institución que más personal aporta a esas tareas coordinadas por Naciones Unidas.

"La situación es de las Fuerzas Armadas es la de siempre, la de toda la vida. Hay que leer lo que dijo en su discurso el comandante del Ejército en 1930 cuando se festejó la jura de la Constitución. Dijo que los militares eran 'la última escoria de la sociedad", sostuvo González Guyer, docente del curso de Seguridad Internacional y Política Exterior y Defensa de la Facultad de Ciencias Sociales.

¿Qué Fuerzas Armadas?

Luego de años de discusión, desde comienzos de 2010 está vigente la ley marco de Defensa Nacional. De todos modos, para González Guyer no se ha avanzado en establecer estratégicamente cuál es el rol que deben cumplir las Fuerzas Armadas más allá de esa normativa de carácter general.

"Lo que hay que saber es qué queremos de las Fuerzas Armadas y qué estrategia de defensa tenemos y para qué. Eso permitiría definir qué capacidades se requieren y cuánta gente se necesita", explicó el politólogo.

Sin embargo, José Bonilla, excomandante en jefe de la Fuerza Aérea y ex jefe del Estado Mayor de la Defensa (Esmade) no comparte esa visión. Al ser entrevistado ayer en Canal 12, dijo: "Siempre hemos tendido puentes para buscar esa química, esa especial circunstancia que una a la sociedad atrás de una defensa nacional, como es el cometido que tenemos ahora, luego de esas mesas temáticas que tanto se discutió. Que hoy en día parece que o hay peor sordo que el que no quiere oír. La discusión de qué Fuerzas Armadas queremos ya se hizo por dos años y luego salió una ley Marco de Defensa".


Populares de la sección