Las futuras investigadoras ya generan diferencias en el Frente Amplio

La Liga Federal dice que si se tiene "el traste limpio" no hay por qué rechazarlas

La pérdida de la mayoría parlamentaria que el Frente Amplio ostentó durante más de una década ha alborotado el avispero dentro de la izquierda, en donde crece la presión para que el oficialismo se abra a investigar las presuntas irregularidades de su gestión.

La nueva circunstancia quedó expuesta ayer durante la reunión de bancada de diputados del FA en la cual, contra la opinión de la mayoría, el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) y, particularmente la Liga Federal (LF), votaron a favor de instalar una comisión investigadora en torno a las obras de la planta regasificadora.

En el encuentro, el diputado Darío Pérez (LF) dijo que no tenía motivos para dudar acerca de la legalidad de los negocios encarados en ese asunto por parte del Estado uruguayo, pero advirtió a sus compañeros que estaban cometiendo un error al negarse a investigar.
"El que tiene el traste limpio no debe temer nada. Es verdad que la oposición hace su juego, pero nosotros no tenemos por qué sembrar dudas. Las investigadoras son buenos instrumentos para la transparencia en la democracia", dijo Pérez.

Luego, consultado por El Observador, el parlamentario adelantó que dará batalla para que los próximos pedidos para instalar comisiones investigadoras sean apoyados por toda la coalición.
"Más allá de los hechos puntuales hay que abrir la cabeza y entender que se debe tener una actitud diferente ante estos asuntos de la transparencia", agregó.

Argumentos parecidos a los de Pérez fueron los que llevaron al PVP a votar en contra de la mayoría.
Los hechos ocurren pocas semanas después de que el diputado Gonzalo Mujica –integrante del astorismo tras ser electo por el MPP– anunciara que se manejará con independencia de criterio dentro de la coalición y que votará según su entender sin tener en cuenta lo que decidan sus compañeros que, en su mayoría, ya lo consideran un ex.

En ese camino, Mujica votó primero para instalar una comisión investigadora que indagara los negocios del Estado uruguayo con Venezuela pero la idea presentada por el Partido Nacional no prosperó puesto que el voto 50 fue negado por parte de Eduardo Rubio (Unidad Popular).
El diputado de la izquierda radical Rubio votó en contra al entender que la oposición pretendía perjudicar al gobierno chavista de Nicolás Maduro.

Pero esta coincidencia ideológica de Rubio con una administración extranjera –que sirvió para sacar al FA de un apuro– no será cosa habitual.
Hoy, Mujica y Rubio votarán a favor de la investigadora sobre la regasificadora y se sumarán al Partido Nacional, al Partido Colorado y al Partido Independiente, logrando los votos necesarias para que empiece a trabajar.

Ayer, los delegados de la izquierda en la preinvestigadora, Jorge Pozzi (Nuevo Espacio) y Lilián Galán (MPP), consideraron que las preguntas realizadas por el diputado nacionalista Pablo Abdala ya fueron respondidas cuando la ministra de Industria, Carolina Cosse, concurrió al Parlamento para hablar sobre el tema tanto en régimen de interpelación como de Comisión Permanente.
Fuentes de la bancada oficialista habían dicho a El Observador que, de aquí en más, estudiarán caso por caso los pedidos de investigadoras puesto que el FA ya no tiene la posibilidad de descartarlas automáticamente.

Por otra parte, en el Frente Amplio existen diferencias acerca de la forma en la que se debe encarar la futura relación con el disidente Gonzalo Mujica.

El diputado Pérez sostuvo que buena parte de la izquierda se equivoca al cuestionar duramente el proceder de Mujica, en lugar de buscar un nuevo diálogo sobre nuevas bases.
En esta postura se encuentra también Oscar De Los Santos (Alianza Progresista), quien dijo que el Frente debe intentar que Mujica se quede del lado del gobierno en lugar de empujarlo hacia afuera.
"Mujica tiene genética frenteamplista. Si hay que dar una discusión interna acerca de la ética o de la reforma militar, no hay drama en darla. Yo no creo que una persona se pueda cambiar así sin más de la izquierda a la derecha. Yo creo que hay que seguir hablando con el compañero", dijo a El Observador el diputado y exintendente de Maldonado.
El legislador sostuvo que la coalición ha atravesado por otras situaciones similares o aún más complicadas.

"Fue mucho más grave cuando (Victor) Semproni no votó la anulación de la ley de Caducidad", recordó.
Asimismo, el propio presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, transmitió a sus allegados que quiere volver a reunirse con Mujica.

Regasificadora


En cuanto a la regasificadora, cuya situación será abordada hoy en el Plenario de la Cámara, Abdala considera que hubo irregularidades en los contratos que vincularon a la frustrada obra con una empresa brasilera involucrada en casos de corrupción.
El diputado blanco apunta contra el fallido proyecto del gobierno del expresidente José Mujica que buscaba contar con gas natural para el país y para exportar hacia Argentina, país con el que se tiene una conexión de gasoductos.

El legislador dijo a El Observador que en todo el proceso previo a la selección de las empresas que se encargarían de construir la planta regasificadora en la zona de Puntas de Sayago, "no hay presunción de irregularidades sino que lo que hay son claras irregularidades".
"El proceso está plagado de errores y decisiones polémicas que parecen difíciles de explicar con objetividad", por ejemplo las vinculadas a la elección de las empresas GNLS –que obtuvo el contrato del gobierno uruguayo–, y la constructora OAS, cuyo presidente está preso en Brasil tras una investigación por corrupción.

Además, explicó Abdala, GNLS –que fue constituida en Uruguay– surgió de la asociación de GDF Suez (sueca-francesa) y de la compañía Marubeni (Japón). Esta última fue condenada por la Justicia de EEUU por pago de coimas y lavado de activos según los documentos que presentó el legislador.
Abdala cuestionó a la ministra Cosse por no responder ninguno de los seis pedidos de informes que presentó desde el año pasado por la planta regasificadora.

El legislador sostuvo que "es claro el propósito de la ministra y por tanto del gobierno de no hablar". También recordó que la gerente general de Gas Sayago –la empresa formada por ANCAP y UTE para adquirir el gas a la regasificadora– era Marta Jara, quien hoy preside el ente petrolero.
Durante su comparecencia en el Parlamento en setiembre del año pasado, la ministra Cosse dijo que el gobierno seguiría adelante con las obras de construcción de la planta regasificadora en la bahía de Montevideo, después de haber alcanzado un acuerdo con el actual adjudicatario, el consorcio GNLS (integrado por GDF Suez y Marubeni) por el que se pagará a Gas Sayago una compensación de US$ 100 millones.

Cosse indicó que el costo del nuevo proyecto "será bastante menor" a lo que se había estimado inicialmente (unos US$ 800 millones) pero no ofreció mayores detalles. La meta es que la obra quede pronta para mediados de 2017.
Según el gobierno, el costo de la obra civil se estima en US$ 600 millones, de los cuales hasta 2014 se ejecutaron US$ 210 millones, por lo que restan ejecutar otros US$ 390 millones en el actual período. l

Populares de la sección