Las llamadas abiertas del consejero Javier Landoni

Secundaria explicó en Diputados la filtración de un debate privado
Las autoridades de Secundaria y del Consejo Directivo Central (Codicen) visitaron la comisión de Educación de Diputados para explicar a los legisladores sobre la situación de conflicto con los gremios docentes. Sin embargo, y a pesar de que no estaba previsto que se hablara del tema, los integrantes de la delegación no pudieron evitar hacer referencia a la filtración publicada por El País de un diálogo mantenido por los tres consejeros de Secundaria en una reunión en la que analizaban el tenso vínculo de la directora de Secundaria, Celsa Puente, con Fenapes.

Al ser consultados sobre el tema, el presidente del Codicen, Wilson Netto, se adelantó a decir que la situación se había clarificado y que no había habido "intencionalidad" de ninguno de los presentes durante esa conversación de hacer público lo que se estaba discutiendo.

Puente respaldó lo que mencionó Netto y agregó que se trató de una cuestión "absolutamente accidental", aunque tampoco se refirió a cómo había surgido.

Entonces, tocó el turno del consejero de Secundaria, Javier Landoni. "Yo fui el responsable de esa filtración. Dejé mal colgado el teléfono e hicieron uso de mi buena voluntad", dijo de modo directo, como una forma de "terminar con ese asunto".

Según la versión taquigráfica, a la que accedió El Observador, Landoni admitió que aunque no pretendía confesarlo en la reunión, se trató de un "error" de su parte y por tanto lo aceptaba como tal. "Se entregaron los teléfonos en ANTEL, se hicieron absolutamente todos los procedimientos y se determinó que fue un teléfono que quedó abierto, el mío, ya que en este procedimiento de manejo de las tecnologías, no corté bien", relató.

La diputada nacionalista Graciela Bianchi pareció no haber quedado conforme con la explicación de las autoridades educativas. "Yo no soy experta en tecnología, pero no entiendo –lo acepto porque no tengo más remedio, pero no nací ayer, no me caí de la cuna, tengo muchos años de experiencia política, administrativa y todo lo demás–, ¿se quedó un teléfono sin colgar y nada menos que conectado con un periodista del diario El País?", preguntó. El presidente de la comisión, Mario García, también quiso clarificar sus dudas y le preguntó si había mantenido una conversación con el periodista antes de la reunión con las autoridades. "No. Es un teléfono digital. Fui cortando, cortando, pero me quedó abierto", se limitó a responder Landoni. Bianchi se mostró nuevamente molesta por las explicaciones de la filtración, aunque luego señaló que también se había enojado con el contenido de la discusión que fue divulgado. Pero el presidente del Codicen cortó la discusión en seco y argumentó que, como el encuentro entre autoridades no se había dado en una "instancia formal", quedaban invalidadas las interpretaciones que pudieran hacerse sobre su contenido. En defensa de Landoni también habló el diputado frenteamplista Sebastián Sabini, que destacó su "valentía" al reconocer el error y desvió el debate hacia las cuestiones éticas y legales vinculadas con el trato periodístico del asunto.

La versión uruguaya de Watergate

La diputada Bianchi criticó la postura de Celsa Puente, quien el mes pasado comparó a los docentes con el síndrome de Diógenes para ilustrar la cantidad de horas docentes que acumulaban algunos. Ante el planteo, la directora de Secundaria recordó que el caso de la filtración también había sido tratado de manera exagerada por la presidenta de Fenapes, Virginia García Montecoral. "Me queda clarísimo que García Montecoral sabe la distancia que hay entre una conversación entre Jaureguy, Landoni y Puente y el caso Watergate. Lo hizo para ilustrar o dar un cariz de gravedad; yo también usé la imagen de Diógenes para dar una ilustración", concluyó.

Populares de la sección