Las lluvias definirán quién gana la pulseada

Los frigoríficos bajan los precios y los productores se resisten a vender
En lo que va del año prácticamente no ocurrieron lluvias en Uruguay. Como viene sucediendo hace ya unos cuantos meses, los principales registros se dieron en el norte, pero existen zonas del sur donde aún no ha llovido y ese panorama empieza a complicar la comodidad de la que disfrutaban los productores para negociar sus haciendas gordas.

La pulseada entre los frigoríficos y los productores está en juego y será la ocurrencia o no de lluvias lo que determine el resultado de esas negociaciones. Esta semana la industria ofrece entre US$ 3,03 y US$ 3,05 por kilo en cuarta balanza para los novillos y entre US$ 2,70 y US$ 2,75 para las vacas.

Los productores consideran que esas cifras son insuficientes, pero al mismo tiempo las temperaturas extremadamente altas y la ausencia de lluvias comienzan a preocupar. En varias zonas del país los pastos ya están muy secos, dejaron de crecer y pierden su valor nutritivo, sobre todo en las cuchillas, mientras que es algo mejor el panorama en los bajos.

Hasta el momento es muy escaso el volumen de negocios por ganado gordo. Las entradas de haciendas a las plantas de faena se concretan para una o dos semanas después de cerrado el negocio, mientras que los rendimientos son considerados normales para este momento del año, según comentó a El Observador el consignatario Mauricio Cabrera.

La merma en los rendimientos es otro factor que también incide en la negociación. Ante las altas temperaturas y la ausencia de lluvias los ganados dejan de comer y eso se traslada a la eficiencia del ganado en la faena, reconoció el titular del escritorio Tomás Cabrera Peile Negocios Rurales.

El viernes pasado la firma rematadora realizó su feria mensual en el local Hernandarias, en Risso (Soriano). Allí quedó demostrado que hay una gran diferencia entre la situación del mercado del ganado gordo y el de reposición.

En el remate hubo gran avidez por todos los ganados. A modo de referencia, las vacas de invernar cotizaron entre US$ 450 y US$ 500, los novillos de 1 año y medio se vendieron a más de US$ 2 por kilo y las vaquillonas de 1 año en el entorno US$ 1,80 por kilo.

Populares de la sección