Las lluvias fueron insuficientes y hay rubros muy comprometidos

Cae la producción de leche y hubo pérdidas en cultivos de soja de primera
Las lluvias registradas en las últimas horas fueron muy dispares. Hubo grandes variaciones entre las diferentes regiones del país e incluso dentro de un mismo departamento. En algunas zonas aún no llovió en lo que va de 2016 y varios sectores productivos atraviesan una situación muy complicada, que se suma a los problemas de precios bajos, altos costos y de mercados de exportación.

En Soriano, por ejemplo, los volúmenes de lluvias fueron muy desparejos. En Dolores llovió alrededor de 30 milímetros; en otras zonas, 60 milímetros. En la región de Palmitas entre ocho y 10 milímetros y en Corralito entre 25 y 40 milímetros, comentó a El Observador Lázaro Bacigalupe, presidente de la Asociación Agropecuaria de Dolores.

El productor señaló que la situación es muy crítica. Consideró que las sojas de primera, sembradas en campos más superficiales, están muy comprometidas. "Esas chacras ya están marcadas, se nota cuáles son las zonas que están bien y las que están complicadas. Estas pueden mejorar algo pero ya hubo abortos de chauchas y de flores. Todo indica que este será un año complicado", reconoció el agricultor.

En cuanto a los cultivos de segunda agregó que aún se pueden recuperar si ocurren lluvias más regulares. "Todos los años son diferentes; a veces llueve bien durante todo el ciclo y no se logra una buena cosecha. Este año arrancó bien, como era un año Niño se plantaron más ciclos medios y cortos, porque el año pasado anduvieron bien, y fueron esos los que se resintieron más con esta falta de lluvias", señaló.

Consultado por la aparición de problemas sanitarios e insectos, indicó que hubo arañuelas y chinches, y fue necesario aplicar algunos tratamientos.

También se detectaron trazas de roya asiática, pero la enfermedad estaba inactiva por la falta de humedad. Ahora habrá que monitorear si no rebrota en las zonas donde llovió más, aunque es poco probable que eso ocurra, ya que enseguida salió el sol y hubo altas temperaturas.

La lechería es otro de los sectores que está muy comprometido por la escasez de precipitaciones. Al sur de la cuenca lechera, en la zona de Puntas de Valdez, en San José, "no llovió nada", confirmó a El Observador el productor Eduardo Viera.

"Al sur de la ruta 1 no llovió absolutamente nada. La situación está muy complicada, porque no llueve desde el 1º de enero, cuando cayeron 35 milímetros", señaló el productor lechero.

El estrés calórico y la disminución de la calidad y volumen de los verdeos de verano generaron una caída de la producción de leche.

Además, los costos de los tambos vienen en aumento, porque hay que utilizar más reservas y concentrados para alimentar las vacas. La oferta de verdeos de verano se consumió y no rebrotó.

Viera señaló que incluso alguna pradera nueva del año pasado está peligrando perderse porque son muchos los días sin llover, muy soleados y secos. "Se están utilizando reservas y hubo que aumentar la inversión en concentrados. Además se están quemando campos para sembrar avenas y si no llueve también se atrasa todo eso", indicó.

El productor estimó que estarían faltando al menos 50 o 60 milímetros de forma urgente.

Acerca del autor