Las muertes en rutas migratorias exponen la crisis humanitaria

En los últimos tres años hubo al menos 10 mil fallecidos que intentaban cruzar el Mediterráneo
El crecimiento de la pobreza y, al mismo tiempo, el avance a partir de 2014 de los yihadistas del Estado Islámico en Asia Menor y en el norte de África generaron en Europa la mayor crisis migratoria de ese continente desde la Segunda Guerra Mundial. Pese a las normativas que impulsa la Eurozona para frenar la llegada de refugiados, uno de los mayores desafíos que genera la nueva realidad es su lado humanitario, por la tendencia ascendente en las muertes durante naufragios o travesías terrestres de los migrantes que intentan llegar a Europa.

Más de 10.000 personas murieron desde 2014 al intentar cruzar el mar Mediterráneo para llegar al viejo continente, informó esta semana un portavoz del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur). En 2014 fueron 3.500 las personas que murieron en el Mediterráneo y el año pasado 3.771, a los que se agregan los 2.814 decesos del primer semestre de 2016, según las cifras divulgadas.

Además de la crisis migratoria actual del Mediterráneo, un estudio global que toma en cuenta un período de tiempo más prolongado señala que la tendencia de muertos en intentos migratorios va en aumento.
Al menos 60.000 migrantes murieron o desaparecieron en travesías marítimas o terrestres hacia algún país desarrollado en los últimos 20 años, según señaló un informe de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) presentado también esta semana.

El documento asegura que la tendencia general va hacia un incremento de la mortalidad en las rutas migratorias, con 5.400 inmigrantes y refugiados fallecidos en el mundo en 2015 y 3.400 sólo en la primera mitad de 2016. De esos, el 80 % corresponde al Mediterráneo, señaló la organización. "Desde inicios de 2016, la tasa de mortalidad en el Mediterráneo central es de una muerte por cada 23 personas que intentan atravesar este mar, lo que es una estadística chocante", señaló el director del Centro de Análisis de Datos de la OIM, Frank Laczko.

La OIM también advirtió que todos esos datos están subestimados, ya que muchas víctimas desaparecen en el mar o en zonas remotas y sus restos nunca son recuperados, por lo que no entran en las estadísticas.

Solo entre enero de 2016 y comienzos de mayo, 188.075 migrantes y refugiados habían llegado a Europa cruzando el mar. De esos, 155.765 entraron por Grecia y 31.219 por Italia, según las cifras publicadas por la OIM. En tanto, nueve de cada diez niños que llegaron este año a Europa por Italia entre los migrantes y refugiados lo hicieron sin la compañía de un adulto, reveló la Unicef, subrayando que el número se duplicó en relación al año pasado.

La ruta más peligrosa


Las rutas migratorias que pasan por el Mediterráneo central, entre el norte de África e Italia, son las más peligrosas y las más utilizadas, y es donde se multiplican los naufragios, con una gran parte de cadáveres de víctimas que nunca son recuperados. Incluso cuando los restos son rescatados, su identificación suele ser muy difícil.

En 2015, más de un millón de migrantes y refugiados llegaron a la Unión Europea (UE), en su mayoría sirios que entraron por Grecia. Para frenar este flujo, la UE y Turquía llegaron a un acuerdo que prevé el envío a Turquía de cualquier migrante que haya llegado a Grecia después del 20 de marzo y que no haya solicitado asilo, o cuya solicitud haya sido rechazada. En tanto, en el último tiempo la mayoría de los migrantes buscaron ingresar por Italia.

Pero desde que comenzó a aplicarse esa normativa los naufragios fueron en aumento, y eso alertó a las autoridades europeas que ahora diseñan una nueva estrategia para evitar más decesos.
La Comisión Europea presentó el martes 7 de junio un nuevo plan para frenar la llegada de migrantes desde África en travesías del Mediterráneo. El plan busca atender las "causas profundas" de la migración intentando dar a los africanos perspectivas de desarrollo en sus países. Al mismo tiempo se exhorta a los países de donde zarpan las embarcaciones a acentuar los controles.

A corto plazo, el plan propone destinar a algunos países clave de África unos 8.000 millones de euros hasta 2020. "No podemos tolerar la pérdida de vidas a esta escala, debemos hacer todo lo posible para frenarlo", dijo el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans. A largo plazo, la Comisión tiene la ambición de movilizar "hasta 62.000 millones de euros de fondos públicos y privados para la economía real", con la condición de que los Estados miembros de la UE y "otros socios" se comprometan.

Estas propuestas buscan incitar a los países de origen a ser más permeables a los pedidos de la UE para que readmitan a los migrantes que califica como económicos. Según la OIM, en 2015 se recuperaron los restos de menos de la mitad de los que murieron en el Mediterráneo. "Lo que notamos es que el riesgo de muerte es mayor, aunque el volumen de personas que intentan hacer la travesía no ha aumentado", dijo Laczko.

Desaparecidos que no se cuentan


Sobre el número de global de muertos en las distintas rutas migratorias del mundo durante las dos últimas décadas, la Organización internacional para las Migraciones indicó que las 60.000 víctimas documentadas constituyen "una estimación muy conservadora" con respecto a lo que se cree que es la realidad. Para el caso de la frontera entre Estados Unidos y México, la OIM mencionó datos de la ONG Centro Colibrí para los Derechos Humanos, que indican que en 2015 hubo 2.700 personas desaparecidas. En Sudamérica, Centroamérica y partes de África "la capacidad de recoger información es mucho más escasa".

El desafío de cruzar el Mediterráneo sin morir en el intento


27/05/2016 Decenas de migrantes desaparecieron frente a las costas libias en un naufragio, el tercero en tres días según los socorristas italianos. El 25 de mayo otro naufragio dejó cinco muertos y un centenar de desaparecidos.

20/04/2016 Unas 500 personas murieron en el Mediterráneo en el hundimiento de un barco que zarpó de Libia, según unos cuarenta sobrevivientes citados por el Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU.

05/08/2015 Más de 225 migrantes originarios de África subsahariana, Medio Oriente y del subcontinente indio murieron o desaparecieron a 15 millas al norte de Zuara (oeste de Libia). La embarcación se volcó cuando las personas a bordo se precipitaron hacia un costado a la llegada de un barco irlandés de rescate. Hubo 360 sobrevivientes.

19/04/2015 Unos 800 migrantes murieron en el naufragio de un barco frente a las costas libias, que chocó contra un carguero portugués que vino a socorrerlo. La mayoría de víctimas venían de Gambia, Senegal y Mali. Con solo 28 sobrevivientes fue el peor naufragio en el Mediterráneo en décadas. Una semana antes alrededor de 400 migrantes que salieron de Libia desaparecieron.

11/02/2015 Más de 300 migrantes, provenientes de África subsahariana, desaparecieron en un naufragio frente a las costas de Libia. Ese día 29 migrantes murieron de frío durante su rescate.

10/09/2014 Unas 500 personas murieron ahogadas luego de que traficantes de personas hundieran deliberadamente un barco frente a Malta. La mayoría de personas que iban a bordo eran sirios, palestinos, egipcios y sudaneses, que habían zarpado de Egipto.

22/08/2014 Unos 170 migrantes clandestinos de África subsahariana fallecieron frente a las costas de Libia.

03/10/2013 Un navío que zarpó de Libia con 500 migrantes del Cuerno de África se incendió y hundió frente a la isla italiana de Lampedusa. Hubo al menos 366 muertos.


Fuente: Agencias

Populares de la sección