Las negociaciones por Venezuela siguieron por la vía virtual

Los cancilleres del bloque siguen buscando una salida a la crisis.
La crisis que atraviesa el Mercosur tuvo ayer un nuevo capítulo cuando el canciller, Rodolfo Nin Novoa, se comunicó con sus colegas para intentar avanzar en las negociaciones para decidir si Uruguay le transferirá la presidencia pro témpore del bloque a Venezuela.

Tras la reunión del lunes 11 en Montevideo, que concluyó sin consensos ni signos de reconciliación, Nin Novoa anunció que se abriría un cuarto intermedio hasta el jueves (ayer), o algunos días más, para hacer consultas de alto nivel.

En el caso de Uruguay y Paraguay esas consultas se reducen a un diálogo entre el ministro y el presidente. En el caso de Brasil y Argentina, primero debían ser informados sus cancilleres dado que a la reunión en Montevideo asistieron los vicecancilleres, lo cual evidenciaba la imposibilidad de adoptar cualquier resolución el día lunes.

Por una cuestión pragmática se decidió que el nuevo contacto entre las partes fuera "virtual", explicó a El Observador, el embajador paraguayo en Uruguay, Luis Enrique Chase Plate.

El diplomático dijo que el bloque está a la espera de que Venezuela resuelva cumplir con algunos requisitos formales para completar su ingreso al Mercosur como miembro pleno, un reclamo que Brasil puso arriba de la mesa durante la corta estadía del canciller Jóse Serra en Montevideo.

El diplomático señaló que Venezuela debe dar aprobación parlamentaria a determinados acuerdos y detalló uno vinculado a derechos humanos.

La crisis regional puso en aprietos a la diplomacia uruguaya que se había comprometido a pasarle el mando del bloque al gobierno de Nicolás Maduro, según informó en su momento el presidente, Tabaré Vázquez.

Pero desde la intervención de Brasil el terreno se empantanó para el gobierno uruguayo que recibe presiones por varios frentes y no ve la hora de traspasar la presidencia.
Uruguay apostó al consenso, tal como establece el protocolo de Ouro Preto, adicional al Tratado fundacional de Asunción de 1991, en su artículo 37. Pero hasta ahora las posiciones se mantiene tan firmes como al principio.

Críticas internas

La crisis del Mercosur también pasó a ser un blanco de críticas a nivel interno. El senador del Partido Nacional, Luis Lacalle Pou, criticó la gestión de Uruguay al mando de la presidencia del Mercosur y dijo que el país no fue "artífice" de los cambios que el bloque necesita.

"Estamos en un momento complejo del bloque, ya no solo del punto de vista comercial, sino del punto de vista político. Y el Uruguay tiene que tener una posición firme, no puede ser que quince minutos de visita de un canciller brasileño traiga consigo las consecuencias de adecuarnos", dijo Lacalle Pou en referencia a la visita de Serra.

Sin embargo, el embajador del Partido Nacional señaló que "sobran motivos" para que Uruguay y el Mercosur puedan aplicar de alguna manera la cláusula democrática a Venezuela. El legislador le pidió al gobierno que se pare "fuerte" y diga "de una vez por todas que en Venezuela la democracia no rige como en otros países".

Su correligionario Jorge Larrañaga señaló, de forma similar, que "la discusión de fondo que hay que dar es que en Venezuela no hay democracia". Para el senador nacionalista "si bien asiste razón jurídica al gobierno, hay que dar la discusión de fondo sobre las condiciones políticas de Venezuela".

Populares de la sección