Las playas atraen a los turistas y a las marcas

Buscan llegar a un consumidor más distendido y con menos barreras
No es lo mismo hacer publicidad en la playa en enero, que en 18 de Julio en pleno agosto. El sol, la arena y el agua salada son un mejor marco para llegar a un consumidor más relajado y, por lo tanto, más dispuesto a recibir mensajes publicitarios.

Degustación de productos, juegos o fiestas son algunos de los ejemplos más comunes de acciones de marcas en la playa, lo que constituye una verdadera zafra para las agencias de publicidad no masivas y promocionales (BTL).

Para la directora de cuentas de la agencia Neto Arista, Jimena Castro, el verano constituye un momento ideal para este tipo de actividades: "Trabajamos mucho con eventos o activaciones que siempre se dan en los periodos de clima más lindos, esto es de diciembre a marzo", apuntó.

Playas de Maldonado y, más recientemente, Rocha, son las favoritas para este tipo de acciones. El director de Rúbrica, Germán Barcala, dijo que las campañas están llegando más al este que otros años, gracias al crecimiento de la demanda turísticas en este último departamento.

El director creativo de la agencia especializada en acciones en medios no tradicionales (BTL) Go, Damián Montañez, opinó: "En una playa en verano emerge una de las mejores versiones de nosotros mismos, donde estamos distendidos y relajados, por lo que para una marca es muy valioso acercarse en ese momento en que hay menos barreras".

En el mismo sentido, para el director de la agencia de BTL Semark, Yoel Steinhaus, la playa reúne todo lo que gente busca del verano: el placer, diversión, familia y amigos".

Barcala agregó que si bien hay una mayor predisposición por parte de los consumidores, una propuesta que no sea atractiva puede ser negativa, y hasta ser contraproducente. Para ser relevantes, algunas marcas buscan dar servicios como el alquiler de bicicletas que ofrece Itaú o el ya clásico alquiler de sombrillas y reposeras, como el que ofrece por ejemplo la marca de servicios médicos BlueCross & BlueShield.

Al atardecer
El director de Rúbrica opinó que ya no alcanza con degustar la marca. Para Barcala, por el contrario, es necesario crear actividades que capten la atención de los consumidores y les hagan vivir experiencias.

Un ejemplo de esto son los sunsets ("atardeceres" en inglés), que consisten en actividades bajo ese marco que en esta temporada se repitieron en varios puntos de Punta del Este y en las playas de Rocha. En lo que va de la temporada marcas como Antel –Vera Sunset en La Paloma–, Smirnoff en distintas playas de Rocha, el Corona sunset Music Festival en Punta del Este, o Ciroc han seguido esta tendencia.

Para Castro en tanto los Sunsets "están de moda". La especialista explicó que "por lo general la degustaciones se hacen en un punto de venta, como en el supermercado, mientras que el sunset busca generar más experiencia".

Las agencias son las que producen este tipo de evento: contratan el Dj, alquilan o arman un lugar y lo visten con la imagen de la marca, además de contratar animadores o promotores.

Por lo tanto, el costo de este tipo de actividad es mayor que el necesario para una degustación o actividad más tradicional.

Barcala explicó que las marcas internacionales están dispuestas a invertir más en verano porque los destinos turísticos reciben consumidores de la región, además de los locales. De esta forma los presupuestos desde los que extraer para pagar la puesta en escena son mayores a los que se manejan normalmente en Uruguay.

Populares de la sección