Las potencias se reúnen en China pero la paz en Siria está lejos

La cumbre tiene como trasfondo el conflicto sirio y la disputa por expansión marítima de China

Los líderes de las principales potencias del mundo nucleadas en el denominado G20 comenzaron ayer una reunión en China con el objetivo de reactivar la economía mundial y los intercambios comerciales, en una cumbre donde en paralelo se da una interminable lista de reuniones bilaterales para negociar conflictos bélicos y diplomáticos.

Pese a los encuentros anunciados, el fin de la guerra en Siria todavía parece lejano por diferencias entre Rusia y EEUU.

El G20 reúne a las 19 principales economías mundiales, industrializadas y emergentes, y a la Unión Europea, un foro que representa el 85% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial y dos tercios de la población del planeta.

La cumbre empezó con buenos augurios el sábado, con el anuncio conjunto del presidente chino Xi Jinping y del estadounidense Barack Obama de ratificar el histórico tratado del clima de París, que podría alentar a otros países y acelerar su entrada en vigor.

Sin embargo no se esperan grandes progresos durante la cumbre en esta y otras cuestiones clave, como el débil crecimiento mundial, en un contexto de repliegue y rechazo a la globalización en muchos países del mundo.

Además, los problemas geopolíticos, incluyendo la guerra en Siria o las tensiones en el mar de China Meridional, podrían dejar de lado las cuestiones económicas.

El drama sirio

EEUU y Rusia están negociando un acuerdo para intentar poner fin a la guerra en Siria, dijo ayer Obama.

Más allá de las negociaciones, el mandatario advirtió que "es un asunto muy complicado" y condenó al "régimen" del presidente sirio, Bachar Al Asad, por estar "matando a sus propios ciudadanos con impunidad, con el apoyo de los rusos y los iraníes".

"Intentar reunir a esas fuerzas en una estructura de negociaciones coherentes es difícil (...) Pero nuestras conversaciones con los rusos son clave", sostuvo.

Rusia y EUU apoyan bandos opuestos en el conflicto sirio, que empezó en marzo de 2011 cuando el presidente al Asad desató una violenta represión contra el movimiento prodemocrático. Los países, que bombardean de forma separada a los yihadistas en Siria, no logran llegar a un acuerdo sobre el futuro del dictador sirio.

Rusia es uno de los principales apoyos internacionales de al Asad mientras que EEUU respalda la alianza de la oposición y a algunos grupos rebeldes, en un conflicto complejo en el que también participan otros países y que ya dejó más de 290.000 muertos.

Un alto funcionario estadounidense que pidió reserva informó a la AFP que Rusia "dio marcha atrás" sobre algunos puntos en las negociaciones que mantiene con Estados Unidos, lo que hace imposible por el momento que las dos potencias cierren un acuerdo de cooperación.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y su homólogo ruso, Sergei Lavrov, se reunirán nuevamente hoy por la mañana.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, advirtió el domingo en Hangzhou, que Europa está "al límite" de su capacidad para acoger refugiados y pidió a la comunidad internacional que tome su parte de responsabilidad.

Más problemas

Otro foco de tensión es la expansión marítima de China. Tras más de cuatro horas de reunión con el gobierno del país asiático, Obama enfatizó la importancia de que China "cumpla con sus obligaciones" con un tratado marítimo internacional en la disputa por derechos sobre el Mar de China Meridional, un territorio rico en petróleo y peces, a través del que se transporta comercio por US$5 billones cada año.

China intenta evitar el tema de sus ambiciones en ese mar pero sus vecinos están preocupados por la reciente construcción en la zona de infraestructuras, incluyendo pistas de aterrizaje, en los arrecifes e islotes que reclama el gobierno chino pero que sus vecinos le disputan.

Una corte de arbitraje en La Haya determinó en julio que China no tiene un título histórico sobre las aguas del Mar de China Meridional y que viola los derechos de Filipinas, que presentó el caso en virtud de la Convención de Naciones Unidas sobre Derecho Marítimo.

China rechazó el dictamen y acusó a EEUU de provocar problemas en el mar donde sus reivindicaciones territoriales chocan en parte con las de Vietnam, Filipinas, Malasia, Brunéi y Taiwán.


Fuente: En base a agencias

Populares de la sección