Las primeras señales del gobierno de Trump

Marchas feministas, una reconciliación con la CIA, roces con la prensa, entre otros acontecimientos marcaron el comienzo de su mandato
Como se esperaba, a juzgar por el clima que se vivió durante la campaña electoral, la polémica no faltó en los primeros dos días del republicano Donald Trump como presidente de Estados Unidos. Si bien su gobierno aún se está instalando, la nueva administración ya dio varias señales a nivel comunicacional de una hoja de ruta radicalmente opuesta a la de su predecesor Barack Obama.

En este sentido, uno de los cambios más evidentes y que va en la línea con sus promesas electorales fue el radical giro que sufrieron las redes sociales y la página web de la Casa Blanca.

Temas rechazados o ignorados por el magnate de los negocios en sus discursos, como el cambio climático, los derechos civiles, la educación, así como también la ley de salud instaurada por Obama en 2010 (conocida como Obamacare) ya no se encuentran más en la web: www.whitehouse.gov.
En su lugar, aparece un anuncio que reza: "¡Registrate para obtener actualizaciones sobre el Presidente Donald J. Trump! ¡Unite a nuestro movimiento y juntos hagamos a América grande nuevamente!", acompañado de una foto de Trump y su vicepresidente Mike Pence.

Por supuesto, todo esto en inglés, ya que también se eliminó la posibilidad de acceder a los contenidos de esta página traducidos al español. Las cuentas oficiales de Twitter y Facebook @LaCasaBlanca también fueron borradas.

Ya durante la campaña electoral, el entonces precandidato por el Partido Republicano protagonizó varios momentos polémicos por sus críticas al uso del español en Estados Unidos, en un país donde más de 55 millones de personas hablan ese idioma.

Feministas vs Trump

Conocido por sus tuits filosos, Trump continúa lanzando dardos desde su cuenta personal de Twitter, pese a que también cuenta con la oficial asignada al presidente (@POTUS).

Esta vez sus dichos fueron contra las más de un millón de mujeres que se movilizaron el sábado en Washington DC y otras 700 ciudades de Estados Unidos y el mundo, en las llamadas Marchas de las Mujeres en contra de la llegada de Donald Trump al poder.

"Vi las protestas de ayer (sábado), pero bajo la impresión de que acabamos de tener una elección", tuiteó ayer Trump, quien ha protagonizado reiteradas polémicas por realizar declaraciones misóginas y machistas. "¿Por qué esas personas no votaron?", ironizó el flamante presidente estadounidense.
Además, escribió que las celebridades presentes en las manifestaciones –entre los que se encontraban las cantantes Madonna y Alicia Keys, las actrices Scarlett Johansson y Ashley Judd, y el cineasta Michael Moore– "dañaron gravemente la causa".

No obstante, en otro tuit posterior, Trump enfatizó que "las protestas pacíficas son un sello distintivo" de la democracia estadounidense. "Aunque no esté siempre de acuerdo, reconozco los derechos de las personas a expresar sus puntos de vista", añadió el mandatario.

Conciliación con la CIA

Por otra parte, la relación de Trump con los servicios de espionaje del país ha sido bastante tensa en los últimos tiempos, sobre todo por las reticencias del mandatario a dar por buena la conclusión, compartida por agencias como la CIA y el FBI, de que Rusia orquestó una estrategia de ciberataques para ayudarle a ganar las elecciones presidenciales.

Sin embargo, el pasado sábado, tras asistir a primera hora del día con su familia a un servicio religioso en la Catedral Nacional de Washington que puso fin a los actos oficiales de su investidura, el presidente de Estados Unidos se desplazó a Langley (Virginia) para visitar las instalaciones de la CIA.

Trump llegó a la Agencia Central de Inteligencia con un mensaje muy claro: "De verdad les apoyo", les dijo. "No hay nadie que tenga una mejor consideración de la comunidad de inteligencia que Donald Trump", subrayó el mandatario entre aplausos.

"Les quiero. Les respeto", comentó también Trump, quien enfatizó, por otro lado, que es necesario "deshacerse" del Estado Islámico (EI) y que el "terrorismo radical islámico" debe ser "erradicado".
Contra la prensa

Como sucedió durante su campaña, Trump continúa como presidente una relación ríspida con la mayor parte de la prensa estadounidense. Durante su comparecencia a la CIA, dejó claro que la "guerra" con la prensa que mantuvo durante su campaña electoral va a continuar y acusó a los medios de mentir sobre las cifras de asistencia a su investidura presidencial el viernes pasado.

Trump dijo que los periodistas están "entre los seres humanos más deshonestos de la tierra", al explicar que la multitud asistente a los actos de su investidura "parecía" englobar a entre un millón y 1,5 millones de personas, y que los medios mostraron imágenes y fotos de "un terreno donde prácticamente no había nadie".

Populares de la sección