Las propiedades saludables del picante

Varios estudios demuestran que los chiles y otro tipo de picantes adelgazan, funcionan como analgésicos y liberan endorfinas.
En Uruguay es cada vez más popular ver lugares en donde venden comida mexicana, no solo en restaurantes, sino en cadenas de supermercados. Los tacos y los nachos ya son tradición en muchos hogares uruguayos. Y una de las características de este tipo de cocina es el uso del picante. El chile es uno de los ingredientes preferidos por los mexicanos y, a pesar de su efecto picante en las papilas gustativas, sus propiedades son muchas y muy variadas. Está comprobado que adelgaza, funciona como analgésico y aumenta la felicidad al liberar endorfinas.

La capsaicina es el compuesto químico de los picantes. De acuerdo con el director del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos de la Universidad de Granada, Jesús Francisco Rodríguez, al igual que cuando la persona sale a correr libera endorfinas, así también sucede luego de consumir chiles. Eso se debe a que cuando se ingiere un alimento picante la sensación de calor y acidez activa los receptores de dolor (nociceptores), que se encuentran en las mucosas, y generan calor en el cuerpo. Esto libera endorfinas en el organismo para pasar del sufrimiento al placer. "Es puro masoquismo", dice Rodríguez.

"Ya se usa como analgésico en enfermedades como psoriasis, artritis reumatoide o neuralgias. Si se aplica sobre la epidermis –donde la concentración de nociceptores es menor y por tanto no se provoca la sensación de fuego–, engaña al sistema nervioso, pues hace que, por la prolongada activación de la proteína TRPV1 de estos receptores, disminuya la sustancia P, partícipe de la sensación de dolor".

En 2015 un estudio del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Pekín publicado en la revista británica British Medical Journal descubrió que los individuos que consumen comida picante una o dos veces a la semana, tienen 10% menos de tasa de mortalidad que quienes solo lo hicieron una vez por semana. Además, también en China en 2012 un equipo de nutricionistas de la Universidad de Hong Kong se experimentó con hámsters y se encontró que los picantes ayudan a descomponer el "colesterol malo", que obstruye la circulación de la sangre en las arterias e inhibe que actúe un gen que provoca que los vasos se contraigan.

El hecho de que active el corazón y el metabolismo y aumente la temperatura corporal, hace que se quemen calorías más rápido y elimina las reservas de grasas del cuerpo.

Pero no todo es tan bueno. El consumo excesivo de picantes es un factor de riesgo para enfermedades vinculadas con daños del tracto gastrointestinal superior por su efecto irritante. Un estudio realizado por el Departamento de Gastroenterología del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, y publicado por el Nutrition Journal, explica que el consumo frecuente de salsa picante está relacionado con una enfermedad denominada colitis ulcerosa, que surge por la alteración del balance de la mucosa protectora y la producción de ácido.



Populares de la sección