Las voces de la ópera prima

Realizadores y productores uruguayos explican los principales desafíos que afrontan al momento de encabezar sus primeras películas y cortometrajes
Como sede de la Dirección del Cine y Audiovisual Nacional (ICAU), el edificio sobre la calle Juan Carlos Gómez –una casa estándar uruguaya del 1900 reorganizada para alojar al organismo público–, no es ajena a la cordialidad entre sus visitantes. Al fin de cuentas, la industria del cine nacional tiene el tamaño necesario para que sus integrantes se conozcan moderadamente entre sí.

Eso se demostró en un encuentro organizado en el ICAU con algunos de los realizadores que ganaron la primera convocatoria del Fondo de Fomento Cinematográfico y Audiovisual, entregado por la dirección para el apoyo financiero de la producción audiovisual local, tanto en cine como en televisión.

Los directores Agustín Banchero, Lucía Garibaldi, Emilio Silva y Lorenzo Tocco, así como los productores Virginia Bogliolo y Francisco Magnou dialogaron con El Observador sobre los desafíos que surgen en el debut de un cineasta al dirigir su primera película o cortometraje.

La primera vez

El peso que acarrean las palabras "ópera prima" –término que se utiliza en la jerga cinematográfica para referirse a la obra que un director considera como primera– es uno de los temas iniciales que surgieron en la conversación entre los cineastas uruguayos.

"En las óperas primas está la personalidad del director", señaló Francisco Magnou, productor de Clever (2015), integrante de la productora Montelona Cine, que está realizando el primer largometraje de Lucía Garibaldi, Los tiburones. "Esa persona está sacando mucho de lo que ha vivido, de cómo entiende el mundo y lo pone ahí".

Por su parte, Garibaldi, quien dará el salto de la dirección de cortometrajes a largometrajes, dijo que Los tiburones –un drama adolescente situado en un balneario uruguayo– fue la primera idea que tuvo al hacer el guion de una película. "Los cortos no me gustan mucho", detalló. "Los hice porque es la manera de empezar. Siempre quise hacer una película", señaló.

Lorenzo Tocco, cuyo cortometraje Bodas de oro recibió el apoyo del ICAU, entendió que una duración breve es lo que su historia –una comedia ambientada en el aniversario de una pareja de adultos mayores– necesita. "Es una historia que no es personal, pero tiene mucho de los conflictos de mi familia y de amigos, que viví y sigo viviendo. Quería contar una historia en la que plasmar eso".

De la misma forma, los directores Agustín Banchero y Emilio Silva también trabajan en largometrajes que tratan tangencialmente experiencias personales u obras influyentes en su vida, aunque desde géneros diferentes.

Mientras que Silva prepara el documental Directamente para video, sobre la película uruguaya de culto Acto de violencia en una joven periodista y su director, Manuel Lamas, Banchero trabaja en Las vacaciones de Hilda, una ficción dramática que retrata el quiebre de una familia contado en dos tiempos diferentes.

Ambas películas cuentan con el trabajo de Virginia Bogliolo, productora en Tarkiofilm y colaboradora en una decena de películas uruguayas. Para Bogliolo, en Uruguay la ópera prima puede llegar a tener un peso mayor que en otras industrias cinematográficas.

"En nuestro escenario la ópera prima te acompaña muchos años, porque una segunda película a veces es muy difícil de remontar", comentó. "Si uno ve a los directores uruguayos y su producción cinematográfica, hay algunos contados con los dedos de la mano que tienen más de dos películas".

"No solamente está la presión de hacer la ópera prima, sino también está la rosca de la línea del éxito y fracaso que para el autor es terrible", agregó Banchero. "Es un proceso creativo que debería ser lo contrario. Hacer, equivocarte y probar de vuelta".

Contra el tiempo


En la conversación, los directores y productores coincidieron en que el tiempo total que lleva hacer una película en Uruguay –que puede insumir años desde la finalización de un guion– es el factor más desmotivante para que un cineasta continúe por el camino de la dirección. El tiempo que una película nacional se mantiene en los cines también fue resaltado como una problemática.

Por su parte, Silva describió el vínculo entre el autor y su obra a través del tiempo como "complejo". Para el realizador, en la industria local uno de los roles fundamentales de los productores es apuntar a que los directores se mantengan "enamorados" de sus proyectos.

Desde su rol como productor, Magnou señaló que en su trabajo encuentra siempre un momento en el que debe "sacarle el proyecto de las manos al director. Uno de los roles como productor es devolverle al proyecto la energía que el director le impregnó al principio", agregó.

"Yo creo que hasta el rodaje, el director tiene la obligación de estar actualizando su proyecto", acotó Banchero. "Evidentemente hay una esencia que es la de la película, y lo peor que te puede pasar es que te quede viejo eso. Pero el resto, todo el tiempo está cambiando".

Planes futuros


El filme de Banchero, Las vacaciones de Hilda, se apoyará en una coproducción con Brasil y espera "fortalecer su financiamiento", explicó Bogliolo. El rodaje está previsto para los comienzos de 2018 y la película continúa avanzando en su casting, diseño de producción y búsqueda de locaciones.
El año próximo también será el tiempo elegido para filmar Los tiburones, que según Magnou recién está asegurando su rodaje a través de los fondos del ICAU.

Con un rodaje significativamente más pequeño, Tocco planea programar tres días de rodaje en el mes de setiembre para filmar Bodas de oro. La elección, aseguró, es debido a la luz natural de la época, un recurso visual que planea explotar en su debut profesional como director detrás de cámaras.

Cineastas cercanos al debut


Lucía Garibaldi

Lucia Garibaldi

Proyecto: Los tiburones (largometraje de ficción)

"El tiempo que pasa te llena de dudas e incertidumbres. Querés corregir y terminás destruyendo el primer proyecto que te gustaba y tenía la esencia de lo que querías contar"

Egresada de la Escuela de Cine del Uruguay (ECU), Lucía Garibaldi dirigió cortometrajes y trabaja en su primer largometraje Los tiburones. El filme, ganador del Premio SinSistema del festival argentino BAFICI, está protagonizado por una adolescente que crece en un balneario donde se corre el rumor de la presencia de tiburones en el agua. "Este proyecto fue el primero que pensé. Mi primera película", contó Garibaldi. "Es sobre la adolescencia y si no lo filmaba pronto, ya no iba a entender nada". La directora también está escribiendo un segundo largometraje titulado La última reina.

Emilio Silva

Emiliano Silva

Proyecto: Directamente para video (largometraje documental)
"Desde que en un momento ves una película y decís quiero hacer cine, pensás, ¿qué tiene que ser mi primera película?"
Emilio Silva nació el mismo año que Acto de violencia en una joven periodista (1988), película de culto uruguaya dirigida por Manuel Lamas. El director y su obra son el objeto del documental que Silva prepara y titulado Directamente para video. "Esa búsqueda del tema de la memoria, de la nostalgia de lo que uno no vivió, era algo que estaba rondando casi todos mis proyectos", comentó el cineasta, coguionista y director de la serie animada Anselmo quiere saber . "(Esta película) soy yo. Engloba el tipo de historias que me interesaría contar más adelante".

Agustín Banchero

Agustin Banchero

Proyecto: Las vacaciones de Hilda (largometraje de ficción)
"Es fundamental que los autores intenten mantenerse concentrados en la obra. Es de las cosas más difíciles"
Las vacaciones de Hilda, la primera película del egresado y actual docente de la ECU, Agustín Banchero, deriva de un guion que viene trabajando desde hace tres años y que pasó por talleres audiovisuales en concursos de Chile, México y Holanda. "La película consiste en un desarme familiar contado en dos tiempos: a fines de la década de 1990 y en el presente", señaló el cineasta. Se rodará en locaciones de Dolores, Solís y Montevideo. El proyecto también recibió el apoyo del Fondo para el Fomento y Desarrollo de la Producción Audiovisual Nacional.

Lorenzo Tocco

Lorenzo Tocco

Proyecto: Bodas de oro (cortometraje de ficción)
"(La ópera prima) es una tarjeta de presentación. Una segunda película la gente la ve en base a lo que hiciste primero. Siempre va a estar ahí, dando vueltas a lo que hagas después"
Lorenzo Tocco es estudiante de la licenciatura en Comunicación en la Universidad ORT y ha trabajado en la industria audiovisual, tanto en publicidad y televisión, desde los 16 años. Bodas de oro fue su debut directorial en la industria uruguaya. "Se sitúa en las bodas de oro de un matrimonio y desde ahí se ven los conflictos familiares y personales de la familia y los amigos. Es un cortometraje de comedia", señaló el realizador. "Es un lindo proyecto para arrancar como ópera prima porque también tiene el estilo de cine que me gustaría hacer", señaló.

Extranjero


Otro de los realizadores uruguayos que se embarcará en su primera película como director será Alex Piperno, quien actualmente está filmando en Filipinas la película Chico Ventana también quisiera tener un submarino.

Cifras


US$ 125mil recibió cada uno de los largometrajes de ficción premiados por el fondo con un jurado conformado por Diana Sánchez, Javier Palleiro, Sandino Saravia Vinay, Javier Rebollo y Fernando Castets

$ 20,2 millones fueron los fondos otorgados en la primera convocatoria del Fondo de Fomento Cinematográfico y Audiovisual de ICAU a para la producción de 12 proyectos audiovisuales de cine y televisión


Populares de la sección

Acerca del autor