Laura Moratorio: cuando la vida es una carrera

Aunque solo hace seis años despertó su interés por el running, Laura Moratorio -o Lali, como la llaman habitualmente- hizo de esta actividad el leitmotiv de su vida

Por Cecilia Amorín

Hasta hace seis años fue exclusivamente cocinera y una dedicada madre de mellizos, pero algunos tropezones de la vida la llevaron a hacer cambios radicales y mejorar su salud. Asegura que al menos el 70% de su felicidad es consecuencia del deporte. Hoy corre carreras de aventura junto al equipo Charlton, que ha sido campeón nacional los últimos dos años.

¿Qué motivó que a los 30 años comenzaras a correr?

Lo más importante de mi biografía es que tengo mellizos de casi 12 años. Cuando tenían 6, venían de la escuela con ese discurso de "tenés que dejar de fumar". Tenían razón. Por otro lado, mi mamá, que era muy joven, fumaba mucho y no estaba bien de salud. Entonces acusé recibo y dejé. Fue muy difícil, lo logré y engordé. Entonces, uno de mis hijos me dijo: "Muy bien, ahora que paraste de fumar, podés dejar de engordar". En esa época los llevaba al club y un profe me aconsejó que hiciera deporte y me comentó que tenía un grupo que salía a correr los miércoles. En ese momento miraba a la gente correr y pensaba "qué embole, por favor, no tienen ni una pelota".

¿Cómo terminó siendo tu principal actividad?

Un día decidí ir a la clase y fue horrible. Corrí un minuto y medio y no podía más. Sentía que no era para mí, pero el profesor era muy tozudo y me interceptaba en el club para que fuera. En ese momento además —a los 31 años— me encontraron un bulto en un seno y me asusté mucho. Como distracción ese día decidí salir a correr con el grupo. Corrí muy rápido y al volver estaba Coco, que fue mi primer entrenador. Se me notaba que estaba angustiada y me preguntó qué me pasaba. Le conté y le prometí correr una maratón si todo salía bien. Tuve que cumplir. En ese proceso de entrenar para la maratón me enamoré de la disciplina, salía a cualquier hora, los entrenamientos eran largos, salía con lluvia, con frío o con calor.

¿En qué aspectos de tu vida influyó el deporte?

Hoy soy una persona absolutamente distinta y mi capital más grande es que sé que tengo muchísimo para mejorar. El deporte te enseña a ser humilde porque te encontrás con barreras a las que sin esfuerzo no sorteás. Me equilibra, pero además me conecta con mi entorno, con la naturaleza y con otra gente. He encontrado gente preciosa corriendo y otra que se ha puesto a correr porque me ha visto a mí y eso es lo mejor que me está pasando ahora.

MORATORIO 03

Todo esto tiene mucho que ver con tu actual ocupación de entrenadora...

En mi vida todo tiene una carga emocional muy importante, es un motor para mí. Estaba muy triste cuando mamá murió con 56 años. Ella estaba muy mal, muy flaquita y fumando muchísimo. Empecé a entrenar mujeres de su edad y hubiese deseado mucho tener la oportunidad de hacer algo así por ella. Encontré el secreto de la felicidad, la fuente de la juventud, de la seguridad y del amor propio. Corro porque me hace mejor persona, allí busco autoestima para enfrentar las cosas importantes de la vida, que no son un juego. Estaría buenísimo que todos tuvieran la oportunidad de sacar esa fortaleza.

¿Qué lugar ocupa el entrenamiento en tu vida?

Entreno muchas horas. En un día normal me levanto a las 5, ando en bici, después doy clases desde las 6:30 hasta las 10:30. Luego hago el segundo turno en la tarde, que implica correr y otra tanda de clases; y termino en el club, adonde voy a nadar.

Los domingos me levanto a las seis de la mañana y hago tres horas de bici y no me cuesta. Cuando se acerca una carrera entreno mucho más, he llegado a hacer fondos de 40 kilómetros entrenando sola.

El año pasado comenzaste a hacer deporte aventura. ¿Qué motivó ese cambio?

Corrí el Ultra Trail Cabo Polonio, que este año es el 3 de abril y que organizan Ruben Manduré y Federica Frontini, que hoy son mis entrenadores. Corrí esa carrera como un acto de rebeldía, estaba triste porque iba a hacer un año de la muerte de mi mamá, no conocía el Cabo y corrí sin reloj. La distancia era corta, de 21 kilómetros, pero me fue bárbaro, llegué segunda en la general, un solo hombre llegó antes que yo. Ahí Ruben y Fede me prestaron atención y apoyaron y estimularon mi crecimiento. Me invitaron a entrenar con ellos y a correr en Catamarca (Argentina). Allá corrí una distancia no tan ambiciosa, 35 kilómetros, pero era en el desierto y gané. Estuvo increíble, fue una gran experiencia y a partir de esto le dije a Ruben que quería correr carreras de aventura (carreras de equipo multidisciplinares).

MORATORIO 04

Hoy formás parte del equipo Charlton, primero del ranking de carreras de aventura 2014 y 2015 a nivel nacional, ¿cómo entraste al equipo?

Quería correr De Sol a Sol, que era una carrera que también organizaba Ruben. Él se ofreció a conseguirme un equipo. En la prueba que me hizo Charlton salimos cinco horas en bici e hicimos más de 100 km. La verdad es que cada vez que agarraba un repecho quería morir, pero tenía tantas ganas que defendí muy fuerte esa oportunidad de correr aventura. Dos semanas después corrí en pareja con Nacho (Garrone) la Expedición San Carlos. Hubo tormenta eléctrica, mucho frío, la carrera en la noche, con lluvia y en el medio de la sierra. Pasé la prueba. Nacho me dijo "Si arrancaste con esta carrera y nunca te quejaste de frío o hambre, estás bien". Lo que no tuvo en cuenta es que soy madre de mellizos, no me quejo de nada.

¿Qué es lo que disfrutás de este tipo de competencias?

En estas carreras no conocés el camino, te dan un mapa, una brújula y tenés que ir encontrando distintos puntos. Creo que las carreras de aventura forman mucho a la gente. El trabajo en equipo es increíble, porque tenés la obligación de estar ahí para tu compañero, tenés que exacerbar todas tus virtudes y maquillar los defectos del otro. La solidaridad se ve en la carrera de aventura como en pocos otros lados. Necesitás fortaleza, paciencia, perseverancia y mucho de trabajo en equipo. Vos solo no salís de ahí y entender eso para la vida está buenísimo.

Con el equipo Charlton organizan campamentos ¿Qué fines persiguen?

Tratamos de promover que más personas se incorporen, fundamentalmente mujeres, porque hay muy pocas corriendo aventura. Organizamos campamentos de entrenamiento en el Salto del Penitente, donde hay un equipo que trabaja con cuerdas, tirolesa y rápel. Hacemos salidas en bici por los alrededores y trekking. La información está en la fanpage Charlton Adventure Team y el sitio web charltonadventure.com.

¿Cuáles son los planes del equipo para este año?

Tenemos el campeonato nacional de la Asociación Uruguaya de Corredores de Aventura (AUCA), este año vamos a correr todo lo que podamos, pero nuestra prioridad es salir al exterior, tanto a nivel de equipo como personal. Yo tengo planteado correr por lo menos dos veces fuera del país, que es en la disciplina que soy más fuerte. La parada más importante para el equipo va a ser la Expedición Guaraní —una etapa del circuito mundial de aventura que se desarrollará en julio— que se realiza en cinco días y 650 kilómetros; y también intentaremos hacer algo del circuito latinoamericano, alguna XK Race.

¿Qué evaluación hacés de la elección que tomaste al dedicarte a este deporte?

A veces me gustaría haber tomado decisiones más cómodas, pero la libertad de no tener nada que perder y todo para ganar es alucinante. Las carreras me las planteo así, fundamentalmente cuando corro individualmente. Quiero ser la mejor siempre, pero voy pensando en gozar toda la carrera. Sí voy a dejar todo para que nadie pase antes que yo la meta, pero, si eso sucede, voy a tener la humildad de reconocer que fue más fuerte, voy a aprender de mis errores, a revisar por qué no estuve a la altura, y la carrera seguro me va a enseñar algo de mí o del resto que yo aún no sabía.

Fusión de pasiones

MORATORIO 06

La cocina y el deporte se conjugarán en el nuevo emprendimiento que Lali Moratorio está por lanzar. Esta nueva iniciativa pretende difundir conciencia sobre lo que se consume y dar de baja muchos mitos sobre la alimentación de un deportista. Con la premisa de cuidar el cuerpo y estar sano y ligero, pondrá en práctica sus conocimientos culinarios para presentar un servicio de menú semanal con cuponeras a domicilio.


Populares de la sección