Letras redujeron atractivo en los últimos meses por menor oferta

Pasaron de rendir más de 16% en setiembre a menos de 14% en enero
Las letras de regulación monetaria se convirtieron en los últimos años en el instrumento por excelencia de los inversores financieros locales, que aseguraban rendimientos altos en moneda local en tiempos en los cuales el peso se fortalecía frente al dólar o perdía poco terreno. Sin embargo, la nueva dinámica de la moneda y el cambio en la política cambiaria del Banco Central del último año –que inyectó dólares en el mercado y redujo el circulante de su deuda–, quitaron atractivo a las colocaciones en letras.

La tasa media anual que pagaban las letras de regulación monetaria al cierre de enero era de 13,8%, muy por debajo de los 16,5% que alcanzó en los últimos días de setiembre. Los datos surgen del relevamiento que realiza diariamente la Bolsa Electrónica de Valores (Bevsa) a través de su Índice de Tasas de Rendimiento de Emisiones Soberanas en Moneda Nacional (Itlup).

Puntualmente, las letras con vencimiento a un año pasaron de una rentabilidad de 17,2% a 14,2% durante los últimos cuatro meses.Si se tienen en cuenta las perspectivas de inflación que manejan los analistas privados, en ambos períodos de tiempo la rentabilidad era positiva en términos reales: quien adquiría una letra a un año, tanto en setiembre del año pasado como a fines de enero, podía esperar una mejora en el poder de compra al recuperar su inversión.

Teniendo en cuenta el pronóstico de inflación que surge de la mediana de respuestas a la Encuesta de Expectativas Económicas de El Observador, la tasa de interés real esperada de una letra en los últimos cuatro meses pasó de 7,5% a 4,5%. Los analistas pasaron de prever una inflación a 9% en los 12 meses posteriores a setiembre, a 9,3% en enero.

Al mismo tiempo, si se analiza en dólares corrientes, el rendimiento esperado tuvo una baja todavía más significativa. Durante el mismo período pasó de 3,7% a cero. Esto quiere decir que, en el escenario de tipo de cambio más esperado por la mediana de los expertos locales consultados por El Observador, aquellos que se aventuren a la compra de letras de regulación monetaria van a poder adquirir la misma cantidad de dólares al fin de su inversión.
Los analistas encuestados esperaban en setiembre una suba de 13,1% en el tipo de cambio de cara a los próximos 12 meses, a 14,2% en el relevamiento de enero.

Política cambiaria

La venta de dólares por parte del BCU para contener el ritmo de aumento del dólar en la segunda mitad del año pasado tuvo su correlato en el mercado de letras de regulación monetaria.

Con los pesos obtenidos por la autoridad monetaria en esas operaciones, el Central cubrió el vencimiento de letras y no las volvió a renovar. De esa manera, a través de una reducción del volumen de emisión semanal de títulos, la oferta de letras se redujo en los últimos meses. Eso permitió reducir la tasa de interés a la cual se colocan los títulos emitidos por la autoridad monetaria, aun cuando las proyecciones de inflación se agravaron y se espera un mayor empuje del dólar a 12 meses.

Bonos siguieron bajando de precio

Los bonos uruguayos cerraron enero a la baja, acentuando el retroceso del último año. Según el índice IBVMBG de bonos globales emitidos por el Estado uruguayo, relevado por la Bolsa de Valores de Montevideo, bajaron 0,6% durante el primer mes del año. En todo 2015, el indicador registró una baja de 1,7%, dejando atrás la fuerte apreciación de 2014, de 14,5%. El desempeño del último año se dio en el marco de una caída generalizada de los mercados emergentes.

Populares de la sección