Leyendas no tan urbanas

Columna de opinión publicada en El Observador Agropecuario
Por Ruy Gil, especial para El Observador

Los jóvenes hablan constantemente de leyendas urbanas. Son una especie de relato inverosímil o creencia popular ampliamente difundida que se presenta como un hecho real sumamente exagerado. Si bien son simples anécdotas que adornan el folclore cotidiano y resultan sumamente redituables como guiones de películas, también pueden afectar nuestra capacidad de comprensión del entorno cuando se reiteran una y otra vez. Estas "leyendas" se incorporan lentamente como guías que explican lo que sucede, o bien, arrojan dudas sobre lo que creemos entender.

Si lo llevamos al plano de los negocios y estrategias, en lugar de discutir abiertamente cuáles son nuestras fortalezas y debilidades, y cómo construimos ventajas competitivas en un mundo colmando de amenazas y oportunidades, invertimos tiempo en debatir sobre afirmaciones que la propia realidad se encarga finalmente de derrumbar.

"Producir carne sin el uso de hormonas sólo nos condena a producir menos kilos por animal faenado". Obviamente el uso de hormonas determina un potencial de canales más pesadas. Esto a su vez implica diluir costos por kilo faenado, o lo que es lo mismo, aumentar los rendimientos industriales por hora. Como contrapartida se trata de sistemas de producción más intensivos, donde los efluentes y la carga microbiana de los animales representan desafíos a resolver. Pero más allá de lo lineal del análisis poco exhaustivo, ¿qué piensan los compradores de los mercados?; ¿qué constatan nuestras empresas exportadoras al respecto?

"Restringir o segregar animales por el uso de antibióticos es una medida extrema, innecesaria y forma parte de las barreras no arancelarias". Es cierto que en muchos países la producción local permite el uso de antibióticos y que las exigencias sobre lo importado son más severas. Sin embargo, el uso de antibióticos ha determinado una mayor resistencia de los patógenos a los medicamentos. En Estados Unidos el 80% de los antibióticos que se venden se administra a animales que son criados para el consumo humano. Empresas como Tyson, McDonald's y Subway se han comprometido a reducir la venta de carne vacuna, porcina y de ave proveniente de animales criados con antibióticos. Pero más allá de esto, ¿qué señales nos brindan los mercados cuando adquieren carne de Uruguay?

"La producción a cielo abierto durante todo el año no es valorada por los mercados". Casi un argumento que va de la mano del uso de hormonas. Si usamos hormonas, obtenemos más kilos y en realidad a nadie le importa si los animales engordaron entre cuatro paredes. Al igual que en el caso de las hormonas, es importante indagar si comercialmente tiene algún valor.

"No insistamos con el concepto de lo natural, está sobre utilizado en el mundo y para cada mercado tiene significados distintos". Es cierto que en algunos mercados está regulado lo que se entiende por natural, siendo paradigmático el caso de Estados Unidos, donde significa que la carne no tiene ningún agregado artificial. La pregunta es si para otros mercados este término representa algún valor diferencial de nicho.

Pero, ¿los mercados reconocen la trazabilidad de campo e industrial como valor?

"La trazabilidad de campo e industrial obligatoria representa una inversión que no se justifica y una intromisión de lo público en lo privado". Esta es una de las discusiones más interesantes, sobre todo para darnos la oportunidad de acordar métodos eficaces de medición del impacto de la inversión de una política bajo el concepto de bien público. En cuanto la intromisión, es una afirmación que sólo puede hacerse si no se conoce cabalmente el proceso de discusión entre productores e industriales, donde más bien podría decirse que lo público estuvo a la altura de las demandas del sector para trabajar conjuntamente. Pero, ¿los mercados reconocen la trazabilidad de campo e industrial como valor?

"La producción a pasto es un exceso innecesario que no reconocen los compradores". Esta afirmación da a entender que la producción de carne en base a pasto no posee un diferencial sobre la producción terminada a grano. Claro está que cuotas como la Hilton y certificaciones de carne mundialmente utilizadas bajo el término "alimentados a pasto" dan por tierra todo intento de explicación. Pero, ¿es relevante a la hora de ofrecer carne internacionalmente?

Quienes comercializan carne de Uruguay pueden responder con certeza que valoran los mercados de nuestra oferta exportable. Las respuestas: sin hormonas, sin antibióticos, a cielo abierto, natural, 100% trazable y a pastos. El resto, simplemente son leyendas no tan urbanas.

Populares de la sección